Miguel Atencia
 

SE AHOGA MÁS GENTE EN LOS VASOS QUE EN LOS RÍOS

 
Viernes 12 de mayo de 2017 0 comentarios
 

ades no hay nada más angustiante que la pérdida de control de su vida. De ahí que su inmediata reacción a cualquier revés es esgrimir los más retorcidos argumentos parta evitar afrontarlo. O justificar su desánimo con razones externas “hay cosas que nadie puede controlar”. A los que poseen tan bajo nivel de ánimo bien podría atribuírseles el proverbio que afirma “Quien carece de valentía, siempre encuentra una filosofía que la justifica”.
Estas personas no pueden evitar percibir las dificultades de la vida, sí como los pequeños problemas, en adversidades tan difíciles de superar como ascender al Everest en bicicleta.
O en catástrofes dignas de figurar en la primera plana de los principales periódicos del mundo. Esta forma de pensar, impregnada de ansiedad, conduce a la idea de que cualquier problema nunca puede tener una solución fácil, sino que generan necesariamente otros múltiples problemas en cadena. Pero si uno consiente que un problema lo deprima, ¡lo habrá convertido en dos problemas!.
Para afrontar la adversidad es de gran importancia la capacidad de persistencia del ser humano, que poco tiene que ver con la inteligencia y mucho con la fuerza de voluntad. Esto es, la confianza, el empeño la esperanza y la perseverancia.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

Despilfarro de agua
Miguel Ángel Bermúdez 15 de septiembre
PROFES DE RELI UNIDOS
Profesores de Religión de la Provincia de Alicante 15 de septiembre
LAS DOS, LAS TRES
Bernardino Gago Pérez 11 de septiembre
LAS VÍCTIMAS SON NECESARIAS
Pedro Morante Gutiérrez 11 de septiembre
IN MEMORIAM
Vicente Luis Valero 1ro de septiembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.