FC BAHÍA SANTA POLA
 

¿Qué pasa cuando te roban?

 
Viernes 24 de febrero de 2017 0 comentarios
 

Cuando vas a un campo con cinco jugadores titulares sin estar disponibles, ya se sabe que el partido va a ser más que complicado. A pesar de que un equipo que va por la zona media de la tabla se enfrente al penúltimo clasificado, no es sinónimo de victoria asegurada. Estos son los partidos que se suelen complicar. Son los partidos donde se pierden grandes oportunidades. Y eso es lo que le pasó al Bahía el pasado domingo en Torrellano. Se sintieron engañados. Estafados. Y robados.
El partido comenzó con ambos conjuntos tanteándose para conocer los puntos flacos del otro. El Bahía intentaba aprovechar la velocidad de Fran Rivera por la banda izquierda para profundizar en el área, mientras que en el centro del campo Javi Mateo movía el balón con soltura para oxigenar al equipo. El nuevo fichaje marinero destacó en su debut, hasta que tuvo que retirarse lesionado. Para el minuto 23 el árbitro señaló un penalti a favor del Torrellano, que les lanzó a la búsqueda de otro tanto para ampliar distancias en el marcador. Y lo consiguieron justo al borde del descanso. Un gol psicológico en el 44 que haría que los marineros se encaminaran al vestuario con la cabeza gacha. Un tiempo que agradecerían para reflexionar sobre lo que estaba sucediendo sobre el terreno de juego, en un partido que rompió totalmente el guion que se tenía previsto.
Para romper los esquemas trazados por los locales, saltaron al campo con el ansia de acortar distancias en el marcador. Y lo consiguieron en el minuto 53, después de que Alberto sacara un córner que aprovechó Fran Rivera para anotar el primero del Bahía. Aunque la esperanza les duró 12 minutos, ese fu el tiempo que necesitó el Torrellano para volver a marcarle a Monty en un partido loco. Eso fue un jarro de agua fría para los ánimos de remontada, pero ni en la peor de las situaciones son capaces de bajar totalmente los brazos. Siguieron luchando para sacar algo positivo de allí. No querían venir al pueblo con las manos vacías. Por eso empezaron a acechar la portería local, hasta que en el 80 Jose remataba un rechace del disparo de Fran Rivera, para acercar a los marineros al objetivo. Un objetivo que rozaron tres minutos después con el gol de Emilio. El 3-3 en el 83 suponía una inyección de positivismo para los santapoleros. Pero cuando estaban todos arriba, buscando más que nunca la victoria, el Torrellano aprovechó la situación para rematar el encuentro en el último minuto con el 4-3 que mató toda esperanza.
Con esta derrota se quedan octavos con 32 puntos, a 10 puntos del Pinoso (líder de la clasificación). A pesar del resultado, siguen siendo los más goleadores con 49 tantos, pero también han encajado bastantes convirtiéndose en el quinto conjunto más goleado de la liga (34 goles en contra). Su próximo rival será Bigastro, que va decimocuarto, el domingo a las 11:30 en el Manolo Maciá. Pero los azulones se fueron de Torrellano con la sensación de haber sido robados. Porque cuando sales de un campo y escuchas en la entrada del vestuario local afirmar que “Estos la semana que viene también amañarán su partido en casa” se te queda cara de tonto. Ahí se entendió la actitud y las decisiones arbitrales durante todo el encuentro. Si a eso se le suma que la rifa estaba amañada, pues arrancaron todos los números acabados en 1 (que casualmente salió esa terminación), todos se van indignados del lugar.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

UN RECUERDO PÓSTUMO AL MÚSICO ANTONIO ESPINOSA BONMATÍ
Emiliano García Alcázar - Crítico e investigador musical 12 de enero
¿Viven bien los españoles?
Pedro Morante Gutiérrez 15 de diciembre de 2017
Agradecimiento de Cáritas Santa Pola
Cáritas Parroquia Santa Pola 15 de diciembre de 2017
Playas en Santa Pola
Miguel Ángel Gómez 1ro de diciembre de 2017
Servicios bancarios, cada vez menos
Miguel Ángel Bermúdez 1ro de diciembre de 2017

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.