FERVOR POPULAR
 

Un año más, los santapoleros acompañan a la Virgen del Cap

 
Viernes 30 de junio de 2017 0 comentarios
 

Poco antes de las siete de la mañana del domingo, decenas de romeros se daban cita a las puertas de la Iglesia para acompañar a la Virgen del Rosario en su traslado anual a la ermita del Cabo. Aupada por el fervor de los fieles y los cantos matutinos, partía una numerosa comitiva por uno de los recorridos más hermosos del Mediterráneo.
Pero los actos en loor de la Virgen del Cap comenzaron el día anterior, el sábado, con el pregón, que este año ha recaído en la alcaldesa, Yolanda Seva. Se retrotrayó a su infancia la alcaldesa, nacida en el seno de una familia cristiana, “donde mi padre, pescador de profesión, y mi madre, modista, siempre nos inculcaron la devoción por nuestras vírgenes. Mi padre no era de mucha iglesia, pero a “la seua mare de Déu de Lorito” nadie se la tocaba, la procesión de la Virgen del Carmen era obligada y venir en el Seat 127 a ver a la Virgen del Rosario a su ermita, también”.
Comenzó Seva a participar como romera hace diez años, ya que los compromisos familiares se lo impidieron, “pero desde el 2002, con alguna ausencia obligada, he participado al lado de la Virgen de todo el camino por nuestro mar Mediterráneo”. Tuvo palabras de recuerdo para Santi Maciá y su mujer Puri, así como para Paco y Rita, que el año pasado ya le dieron los buenos días a las seis y media de la mañana.

Leyenda e historia viva
También describió a la ermita, blanca y de aires coloniales, donde a principios del siglo XIX, “se cuenta que unos hombres que trabajaban y buscaban esponjas encontraron unos ladrillos de cerámica que tenían ciertas pintadas y que a modo de puzzle reconstruyeron y observaron que en ellos quedaba representada la imagen de la Virgen del Rosario, que civilizaciones pasadas la consideraban símbolo de la luz y de amor”. Los vecinos le dieron tal importancia al hallazgo que con el permiso del alcalde de la época construyeron una ermita a las faldas de los acantilados de la sierra y a pocos metros del Mar, “una auténtica ermita de vocación marinera donde la imagen de la Virgen del Rosario tiene su morada”, con bancos de obra a su puerta, que invitan a descansar y reflexionar mirando al mar.
Pregón, Ofrenda, Serenata, Sopar, Romería y Misa han hecho sentir de nuevo a santapoleros y visitantes la alegría de compartir momentos y recuerdos de antaño en un marco incomparable.
Finalmente, Yolanda Seva pidió tres deseos, al tiempo que tiraba (metafóricamente hablando) de la cuerda de la campana de la Virgen del Cap: “por la salud de mi gente, de mi pueblo; por el empleo; y por la concordia entre todos y cada uno de nosotros, porque de ese modo Santa Pola caminará hacia adelante con paso firme y decidido”.

 
 

Portafolio

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

Supresión de estacionamientos para discapacitados
Virgilio Gómez Arjona 17 de noviembre
Separatismo
Manuel Arroyo Martín 7 de noviembre
Lo que debe hacer Puigdemont
Pedro Morante Gutiérrez 7 de noviembre
Aclaración
Pedro Olivares Martinez 7 de noviembre
Despilfarro de agua
Miguel Ángel Bermúdez 15 de septiembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.