MEDIO AMBIENTE
 

Una Sierra con opciones para todos

 
Miércoles 14 de agosto de 2019 0 comentarios
 

Siete son las rutas de que dispone la Sierra de Gran Alacant, a las que se añaden una Ruta Urbana por la villa santapolera y una Vuelta al Término (de casi 52 kilómetros, toda una prueba de resistencia). Dentro de las rutas de la Sierra, podemos encontrar la Cicloturista, con un recorrido de veinte kilómetros; el PR CV 69 son 13 Km., y el resto son más pequeñas en distancia y dos altamente populares son la Ruta del Tamarit y la Ruta del Pinet (ya fuera de la Sierra y dirigiéndose hacia el otro costado del municipio). En esta última, se pueden ver tres paisajes de una tacada: salinas, paisaje dunar y la bahía de Santa Pola, un recorrido lleno de naturaleza y belleza gracias a las espectaculares vistas, la presencia de las aves migratorias en las salinas y el color de las dunas.
Dentro de la Sierra, hay localizaciones en las que uno puede pensar, perfectamente, que se encuentra en cualquier sitio, menos en Santa Pola. Nuestra sierra es un verdadero tesoro geológico, no en vano se incluye dentro de las rutas de interés geológico europeo. Este hecho fue contrastado por los geólogos que acudieron al Geolodía, hace aproximadamente tres años, quienes “afirmaron de forma categórica que Santa Pola posee el segundo mejor arrecife fósil del mundo”. Algo que se puede disfrutar en la ruta PR CV 61, que es la que da la vuelta por encima de la sierra.
Aunque no todas las rutas son adaptables, sí que existen posibilidades para personas con movilidad reducida y capacidades diferentes, algunas tienen un sendero pedregoso, complicado para el acceso con silla de ruedas o quienes andan con dificultad. Sin embargo, hay que apuntar que se han realizado adaptaciones del recorrido para personas invidentes, como ya se ha hecho con anterioridad desde el Departamento de Turismo. “Para poder hacer eso, se tienen que poner en contacto con nosotros. Del mismo modo, cualquier grupo que esté pensando en realizar una excursión puede consultarnos los tiempos y pormenores de cada uno de los itinerarios para planificar su viaje”.
La mayoría de las rutas que presenta Turismo Santa Pola son de un nivel medio-bajo, practicables para todo el mundo y cargadas de atractivo. No solamente es el paisaje privilegiado (con fantásticas vistas al Mediterráneo o la Isla de Tabarca), no solamente es el arrecife fósil, también es la singular vegetación (orquídeas, en este caso), más la fauna (conejos, perdices, paso migratorio de aves, como el Picapinos, el Abejaruco...). El atractivo, en sí, es estar en pleno contacto con la naturaleza, estando a tan sólo seis minutos del centro del pueblo, en el Castillo.
Las rutas son practicables durate todo el año, sólo hay que ser conscientes de las horas y fechas en las que se quieran recorrer, tanto andando como en bici. Es contraproducente que una persona del norte de España o norte de Europa empiece una ruta de senderismo a las doce del mediodía en verano. El monte tiene su respeto, del mismo modo que nadie se lanzaría al mar con fuertes corrientes.

Auténticos bonsáis
Evidentemente, es imposible encontrarse pinos de once o trece metros en la zona alta de la Sierra, dadas las condiciones climáticas y del terreno. La Sierra tiene la particularidad de que no supera los veinte centímetros de la capa orgánica, lo que significa que los pinos viven como auténticos bonsáis, con aportes de agua mínimos. Estas alturas sí se pueden alcanzar en las vertientes de los barrancos, porque ahí sí les llega el agua y materia orgánica, que les facilita el sustrato para alimentarse.

Siempre el sendero
Es muy importante que la ciudadanía se mantenga dentro del circuito de los senderos marcados. Donde han abierto senda, a escasos dos meses se convierte en camino. Tal es así que se ha creado una “ruta” de bicicleta paralela a la carretera del Faro.
La permanencia dentro de las rutas indicadas asegura la total seguridad para los viandantes y ciclistas, máxime cuando hablamos que coto de caza y sierra comparten espacio. Hay carteles anunciadores de las fechas y periodos. Nunca ha pasado nada, pero para asegurar este hecho siempre, y en todo momento, se ha de transitar por las rutas indicadas.

Históricas defensas
En medio de toda la exhuberante naturaleza mediterránea se conservan los restos de las baterías antiaéreas, bunkers defensivos y barracones que el Bando Republicano construyó durante la Guerra Civil y que en su proyecto estaban orientados a la prevención de ataques aéreos por parte del Bando Nacional, procedentes de Baleares.
Un proyecto que nunca llegó a terminarse y que puede definirse como uno de los más ambiciosos emprendidos durante este negro periodo de nuestra historia. Dos baterías, instaladas prácticamente en el borde del acantilado del arrecife coralino, se conectan mediante túneles a un búnker. Perviven los restos de barracones junto a cinco instalaciones más de baterías sin finalizar.
El enclave completo de la Bahía de Santa Pola sumaba diez búnkeres distribuidos en los casi seis kilómetros de costa, aunque sólo se conservan cinco de ellos. El senderista puede disfrutar de dos de ellos al pie de las Salinas, en la Playa del Tamarit, de fácil accesibilidad.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

OCTUBRE, MES DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA
AECC SANTA POLA 8 de noviembre
¡URGENTE! PLAYAS LIMPIAS, OCÉANOS LIMPIOS
Miguel Ángel Bermúdez Gómez 8 de noviembre
PACO CONEJERO, POR FIN!!!
Batiste 14 de agosto
RESONETO DE LA 14ª CENA DE LA LUNA LLENA
Manuel Arroyo Martín 14 de agosto
AGRADECIDO
Ramón Vaquero Alosete 14 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.