DÍA DE LA MUJER
 

Una fecha, una lucha, millones de voces

 
Viernes 15 de marzo de 2019 0 comentarios
 

Más de un centenar de mujeres y hombres de Santa Pola se congregaron a las puertas del Ayuntamiento, para celebrar y reivindicar las miles de mejoras que quedan pendientes, en el Día de la Mujer, el pasado 8 de marzo. Yolanda Seva, alcaldesa de Santa Pola, acompañada de otros representantes del consistorio y de la Plataforma Feminista Voces, se dirigió a los congregados antes de la lectura del manifiesto oficial, recordándoles la importancia de la unión a la hora de defender unos derechos “que algunos nos quieren quitar. Cuando era niña, recuerdo que era la rara. Porque llevaba el pelo corto, porque jugaba al fútbol, porque me gustaba preguntar por qué ellos sí y nosotras no, porque quería participar de todo con todas y con todos. Por eso era la rara. Hoy, quiero continuar siéndolo. La que lucha por nosotras, la que no da un paso atrás. Porque os quiero unidas, vivas, juntas y valientes, porque aún queda mucho por lo que luchar”.

En el manifiesto se puso en relieve que, durante la huelga feminista del pasado año, “millones de mujeres de todo el mundo” pararon en todos los lugares. “Ocupamos las calles para hacernos visibles y demostramos que, si paramos nosotras, se para el mundo”. Se han impulsado y desarrollado propuestas e ideas para pensar “en otras vidas y otro mundo.

Desgraciadamente, se tuvo que volver a recordar que las vidas de muchas siguen marcadas por las desigualdades, por las violencias machistas, por la precariedad, por procesos de exclusión derivados de sus empleos y por la “no corresponsabilidad, ni de los hombres, ni del Estado, en los trabajos de cuidados” a niños, mayores y enfermos.

De ahí que esta año volvieran a la carga, “a convocar otra huelga feminista”, sabiendo que sus reivindicaciones ni comienzan ni terminan el 8 de marzo. Un proceso que comenzaba mucho antes, lanzando propuestas, “tejiendo redes, hasta llegar a ese día, en el que se visibilizan las denuncias y exigencias”.

Las posibilidades de participar en esta huelga no son las mismas para todas las mujeres, porque las desigualdades y precariedades y las diversas realidades cotidianas de procedencia de clase, raza y orientación sexual “nos sitúan en lugares muy diversos. Por eso la huelga feminista es una propuesta abierta a que todas podamos encontrar una forma de participar. Formamos parte de las luchas contra las violencias machistas, por el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida, por la justicia social, el trabajo digno, la vivienda, la salud, la educación, la soberanía alimentaria y la laicidad. Formamos parte de las luchas que protagonizan mujeres que defienden sus tierras y los recursos de sus pueblos, incluso arriesgando su vida”.

Son muchos los motivos para secundar la huelga que se esgrimieron: desde la mera e indispensable libertad hasta la necesidad de erradicar con todo tipo de formas de violencias machistas, “pues es una cuestión que atañe a toda la sociedad”, pasando por el respecto a la identidad y libertad sexual y de género.

No quisieron olvidar la necesidad de realizar un cambio desde la base, la educación, con especial interés en que la afectivo-sexual esté contemplada en el currículo escolar y “sea integral, libre de estereotipos sexistas, racistas y LGTBIfóbicos”.

La huelga del día 8 ha de servir para generar un prisma capaz de arrojar luz y que se visibilice y reconozca el valor y dignidad del trabajo doméstico y de cuidados “que realizamos las mujeres, y los derechos de quienes los realizamos”. Una lucha femenina y feminista que se extiende al aparato económico-adminsitrativo, “para que podamos tener vidas dignas, y que las Administraciones Públicas garanticen de forma irrenunciable y prioritaria los servicios públicos y de protección social: sanidad, educación, servicios sociales, ayuda a la dependencia y acceso a la vivienda social”, sin olvidar la sacralidad de la vida, de la igualdad entre mujeres y hombres de todas las razas y procedencias, muchos de los cuales se ven obligados a morir en el mar o ser considerados ilegales, cuando ningún ser humano es ilegal.

Propusieron, en definitiva, que el mundo se abra a otra forma de ver, entender y estar, de relacionarnos, en definitiva “un nuevo sentido común”.

Las convocantes son conocedoras de que hay que seguir avanzando y “tenemos una propuesta positiva para que todas y todos, desde nuestra diversidad, tengamos una vida digna. Defendemos una forma de convivir y lo queremos hacer todas, unidas, fortaleciendo nuestras alianzas con otros movimientos sociales. Así nos enfrentamos a quienes hacen su política desde la mentira y el desprecio a las mujeres, desde el miedo, el ocio, la victimización y el resentimiento. Y en el proceso de reconocer, defender y ampliar nuestras libertades y derechos contraponemos la esperanza y desarrollamos lazos de apoyo y solidaridad entre todas”.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

DERROCHE DEL AGUA POTABLE
Miguel Ángel Bermúdez 5 de julio
AVENIDA DE RONDA (TAMARIT), VELOCIDAD SIN LÍMITES
Mari Carmen Echedorra 5 de julio
CONTENEDORES DE BASURA, ¿ubicados a perpetuidad en el sitio donde están?
Adolfo Martínez Baeza 5 de julio
EL PARTIDO DEL TERCER CUBATA
Pepe Martínez Fuentes Un ciudadano cualquiera 21 de junio
¿Y EL ALCANTARILLADO PA CUANDO? LA SUBVENCIÓN DE DIPUTACIÓN TERMINA EN AGOSTO DE 2019
Gema Pérez Lledó 21 de junio

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.