PLAN DE HUMANIZACIÓN
 

¿Un centro para los peatones es positivo para todos?

 
Viernes 28 de abril de 2017 0 comentarios
 

Cuatro son los núcleos que tiene Santa Pola: Gran Alacant, Santa Pola del Este, Gran Playa y Playa Lisa-Tamarit y Centro. Un casco urbano, este último, que “no admite más tráfico rodado” para el concejal de Hacienda y uno de los especiales impulsores del Plan de Humanización. “Hemos de crear un circuito que circunvale una zona de paso, que sólo sea para residentes. No tiene sentido gente dando vueltas por la zona alta de la ciudad buscando aparcamiento”. De ahí el concepto de las bolsas de aparcamiento (hasta cuatro, públicas: Ronda Norte, Viguetas y Barranco de Catarra; y privadas: Parking de Amfisa y Parking del Castillo”.
Con la primera Fase de este Plan, aún es pronto para pensar en una peatonalización del centro. Hace falta actuar sobre la Avenida Pérez Ojeda, “quitando la plaza frente a la ermita de la Virgen del Carmen y sustituyéndola por una rotonda elíptica (a fondo del Galp este proyecto, del que se hablará con posterioridad), más supresión de carriles en esta misma vía y cambio de dirección en la Avenida de Granada. “¿De qué sirven cuatro carriles en Pérez Ojeda cuando van a morir en uno? Sin olvidar de semáforos que tardan eternidades y “todo para qué, ¿para recoger el tráfico de Hernán Cortés? El puerto puede tener entrada y salida perfectamente con el cambio de dirección de la Avenida de Granada”, declaraba Ignacio Soler.

Arterias fundamentales
Cuando se tienen las arterias fundamentales, como San Antonio (vertical, para entrar y salir por la zona norte), y las alternativas al tránsito por el centro implementadas, quedan expeditas a la peatonalización los alrededores de la Glorieta y hasta el Mercado de Abastos. A partir de ahí, la lógica dicta que sea peatonal la Calle de Elche hasta Marqués de Molins, del mismo modo, lo es Santa Isabel. Iglesia (que ya lo es), más Maria López, pasarían a tener la misma consideración que el tramo comprendido entre ésta última y Deán López hasta l’Antina y la Calle de la Cruz (que tendrían un tráfico restringido y controlado).

Por abajo
Eso, por arriba. Por abajo, con el cruce con Santa Isabel, la oportunidad para la peatonalización total se presenta con Muelle y Hernán Cortés (hasta Espoz y Mina) y Miguel Hernández hasta el cruce con la calle San José (que serviría para girar de Espoz y Mina y salir a la Avenida Portus. La zona de la plaza de abastos, con salida por Marqués de Molins, puede presentar una zona de aparcamiento restringido o zona azul, según indique el estudio de la Universidad de Alicante.
Para el edil de Hacienda, “las posibilidades que se abren con este Plan para Santa Pola son increíbles. Esto no es más que un proyecto, una idea, porque si queremos avanzar como ciudad hemos de tener claro a dónde queremos llegar y cuál es nuestro objetivo”. Una ciudad más humana, peatonal “y que permita a la gente pasear y consumir, como en cualquier gran capital de Europa”.

No es atractiva
Ante el futuro proyecto de peatonalización del centro, la presidenta de la Asociación de Comerciantes, Pepa Garri, es clara: “Nosotros la peatonalización no la vemos atractiva”. Los principales motivos que arguye Garri son la falta de bolsas de aparcamiento cercanas, la dificultad en la carga y descarga y las barreras que se pondrían a la movilidad de los consumidores más mayores. Una medida “más viable” sería la de la zona azul o zona de aparcamiento temporal, dado que “mejora la rotación y la movilidad” de los consumidores.

El cierre por eventos
Según Garri, “está demostrado” que cuando se cierra el centro por la celebración de eventos, “se dificulta el acceso y el comercio sale perjudicado. Pues en un sábado los comerciantes podemos perder entre un dos y un tres por ciento de nuestras ventas”. Garri proporciona datos sobre este perjuicio y afirma que afecta a unos 250 comercios, dado que el potencial comprador no tiene un acceso fácil al centro cuando éste se cierra y que no se tiene una zona donde poder dejar el coche. Según la presidenta de la Asociación de Comerciantes, “No hay que empezar la casa por el tejado. Antes de peatonalizar se deberían habilitar unas zonas donde poder dejar el coche para que el consumidor se concienciara, dado que se está acostumbrado a aparcar a pie de tienda”. Al fin y al cabo “Santa Pola se percibe como un pueblo y la gente busca comodidad”.

Muere el comercio
En este sentido, recuerda que en el momento en que se peatonalizaron zonas de Elche o Alicante, “automáticamente el comercio murió” y sólo fue a fuerza de realizar pasos y aparcamientos subterráneos el comercio y la hostelería volvió a revivir. Por lo que para Garri, si no existe una zona donde dejar los vehículos, el futuro de Santa Pola será el mismo. Pese a que existe un aparcamiento en el Castillo, Garri insiste en que es necesario habilitar nuevas bolsas de aparcamiento, más si cabe cuando ese parking se llena en verano y que el ciudadano quiere comodidad.
Algunos comerciantes de la Calle Elche argumentan que, cuando se cierra la Glorieta, se nota un descenso en el consumo. Garri pone, además, el ejemplo de la Calle de la Cruz o de la Calle Mayor, donde “por el simple hecho de poner una valla, se dificulta el acceso a éstas y a las calles adyacentes”.

Movilidad del consumidor
Otro punto añadido a la posición de Garri es la carga y descarga, y considera que la peatonalización puede afectar negativamente a la actividad y acceso de camiones. En tercer lugar, Garri hace referencia al tipo de comprador: “Muchos de los usuarios de los comercios del centro son gente mayor que tienen dificultades para moverse”, por lo que peatonalizar puede repercutir en la actividad compradora de estos ciudadanos al obligarlos a ir andando de un comercio a otro.

 
 

Portafolio

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.