LA MUJER Y LA NIÑA EN LA CIENCIA
 

Santa Pola visibiliza el papel de la mujer en la Ciencia

 
Viernes 26 de febrero de 2021 0 comentarios
 

En el año 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió establecer el 11 de febrero como Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Este día se estableció para reconocer el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología.

Este año desde la Concejalía de Cultura a través de las Bibliotecas Municipales, la Concejalía de Igualdad, y con la colaboración del IES Santa Pola, IES Cap de l’Aljub y el CEFIRE de Elche, no se ha querido perder la oportunidad de realizar actividades que ayuden a promover una educación y una sensibilización pública mayor. Lo que se pretende lograr con estas actividades es una mayor participación y progreso de las mujeres y las niñas en la ciencia.

Estas actividades empezaron el 11 de febrero y terminarán el 11 de marzo de 2021. Las Bibliotecas Municipales de Santa Pola se han querido unir a dicha iniciativa y hasta el próximo 8 de marzo se realizarán diferentes actividades en torno a la mujer y la ciencia con animaciones científico lectoras.

El pasado día 18 se programó entre otras actividades, una mesa redonda. En esta toma de contacto, con motivo del Día Internacional de la Mujer y la niña en la Ciencia, mujeres provenientes de varias ramas científicas se reunieron telemáticamente junto con los institutos para contar cómo ha sido su vida estudiantil y su actual vida profesional.

Un total de siete mujeres científicas contaron su experiencia a niños de tercero de la ESO, y primero y segundo de bachiller.
Además de dar a conocer personalmente el trabajo de las ponentes, la acción busca generar vocaciones científicas, crear roles femeninos y promover prácticas que favorezcan la igualdad de género en el ámbito científico.

La concejal de Cultura y Educación, Trini Ortiz, agradeció a todas las participantes su implicación en esta iniciativa, así como a los Institutos, Bibliotecas y al CEFIRE. La edil declaró que están poniendo un granito de arena hacia esa igualdad, consiguiendo sensibilizar y mostrar que la ciencia es una opción tan válida y alcanzable como cualquier otra profesión.


Melissa Belló. Es biotecnóloga licenciada por la Universidad Miguel Hernández.
Al terminar la carrera realizó dos másters; el Máster en Ingeniería y el Máster en Profesorado. Aunque fue gracias a su tesis doctoral en el Grupo de Estrategias Antivirales lo que le permitió entrar a trabajar en el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC. Actualmente es investigadora postdoctoral y forma parte del grupo “Replicación, interacción virus-huésped y protección en coronavirus” liderado por los Dres. Luis Enjuanes e Isabel Sola, que es referencia mundial en el estudio de los coronavirus. El principal interés de su investigación es desarrollar candidatos a vacunas del SARS-CoV-2.
Es de Santa Pola y estudió en el IES Santa Pola, hizo aquí la ESO y bachillerato de ciencias, “tuve magníficas profesoras de ciencia que me motivaron mucho a hacer lo que después hice. Luego en la UMH estudié el grado en Biotecnología porque me apasionaba la ciencia y luego cuando terminé, mi profesora de Virología, también mujer, me incentivó a que estudiase una tesis doctoral. Pero para hacer eso tuve que hacer antes un máster en ingeniería y también un máster en profesorado porque me encanta enseñar. Gracias a la tesis que hice ahí, actualmente trabajo en Madrid en el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC y, más concretamente trabajo en el grupo que nos encargamos de desarrollar candidatos de vacuna de Coronavirus”.
El centro en el que trabaja es bastante grande y en cada una de las plantas se dedican a una disciplina diferente, hay una planta dedicada solo al virus. En su grupo de trabajo mayoritariamente son hombres pero también hay muchas mujeres. “De hecho Isabel Sola es una de las jefas del grupo y también tenemos otras figuras de mujeres como por ejemplo Sonia Zúñiga y yo, que somos doctoras, Li Wang que está estudiando el doctorado y Marga González que es técnico”.
Tal y como cuenta Melissa, normalmente trabajan en la típica bancada de laboratorio donde no corren ningún riesgo, pero también tienen otros escenarios como por ejemplo cuando trabajan con muestras humanas donde sí que pueden correr algún riesgo y por eso tienen otro tipo de vestuario, y por último el nivel de seguridad biológica 3, donde trabajan con virus que son letales y les pueden matar, por tanto se utiliza una indumentaria especial.
Melissa quiso mencionar a unas referentes científicas en España como son “Margarita Salas, que ha sido un referente en nuestro país y murió recientemente, pero fue una de las impulsoras de las pruebas de PCR que nos están ayudando ahora a combatir la pandemia”. Gabriela Monreale, que fue la creadora de la prueba del Talón que permite diagnosticar precozmente a los niños que tienen hipotiroidismo y evitar así que tengan cretinismo. Y María Blasco que, como indica Melissa “ella debe ser una referente para todas nosotras porque además es alicantina y es la persona que más sabe en el mundo sobre los telómeros”.


Ángela Cantos García. también es de Santa Pola y cursó los estudios de ESO y bachillerato en uno de los institutos de la localidad. Es biotecnóloga por la Universidad Miguel Hernández.
Ángela explicó a los asistentes cómo estudiando una misma carrera puede haber varias salidas profesionales. “Melissa y yo hicimos la misma carrera y ahora mismo profesionalmente no nos dedicamos a nada parecido aunque un poco con el mismo fin, pero nuestro día a día es completamente diferente”.
Cuenta a los asistentes que “una vez acabada la carrera me quería dedicar a la investigación, principalmente estuve haciendo unas prácticas en el laboratorio de medicina reproductiva y me di cuenta de que no era lo que realmente me gustaba. Entonces empecé a indagar un poco sobre qué otras opciones tenía e hice un Máster en Gestión de empresas Biotecnológicas en Madrid en una escuela de negocios, y fue un poco lo que me impulsó y lo que me hizo entrar en la industria farmacéutica. Actualmente soy visitadora médica. El trabajo en la industria farmacéutica era un mundo totalmente desconocido para mí”.
De esta forma inició su vida laboral en la farmacéutica Pfizer, laboratorio que ha impulsado la primera vacuna de la COVID-19, en el departamento de marketing. Ahora trabaja en el laboratorio Boehringer que es alemán y se dedica más a la parte comercial. Su trabajo es el de informar al médico de todos los productos que se comercializan y que se hacen.


Maria Ángeles Pomares. Es de Santa Pola, cursó sus estudios en el IES Santa Pola y posteriormente estudió Ingeniería Técnica de Telecomunicaciones en la Escuela Politécnica de la UMH. Cuando se graduó empezó a hacer proyectos de telecomunicaciones durante unos tres años y durante ese periodo la suerte no le acompañó ya que por la crisis económica de ese momento no había mucho trabajo, “no tenía muchas salidas profesionales y fue cuando empecé a plantearme en meterme en el campo de la educación a dar clases, aunque nunca me lo había planteado. Comencé en la docencia, una docencia más técnica. Estoy dando clases en el IES Cavanilles en formación profesional. Soy profesora técnica de formación profesional de instalaciones electrotécnicas. Doy clase a los alumnos de electricidad, en lo que se llama automatismos industriales, que se encarga de hacer cuadros eléctricos para manejar máquinas que hacen que la industria funcione”. Afirma que el 99% de la clase son hombres.


Mar López Botella. Es Técnico de Laboratorio. Es la más joven de las ponentes y acabó hace poco los estudios. Mar también estudió en el IES y quiso aprovechar el momento para saludar a sus antiguos profesores , Trini y José Vicente. Mar comenzó estudiando Biotecnología en la UMH pero después de dos años dicidió que no era lo suyo y optó por hacer FP de grado superior. “Ahora soy técnico de laboratorio, hace poco que terminé y tengo que decir que en mi clase el 90% eran mujeres. A mi me concedieron una beca Bankia para poder trabajar en el Biobanco del Hospital de Alicante. Con la pandemia parte del contrato no lo pude realizar y me he quedado un poco a medias. Ahora estoy cubriendo algún día en el hospital, en el laboratorio de bioquímica y estoy esperando a opositar para poder trabajar en un hospital en un futuro” . Finalmente también quiso hacer referencia a María Blasco por ser en parte quien la impulsó a empezar a estudiar Biotecnología, ya que el año que Mar acabó el bachillerato a María le dieron un premio de mujeres a seguir en el 2016. Mar estuvo en varias charlas suyas lo que le motivó a seguir este camino.


María Rodríguez. Estudió de forma simultánea el Grado en Medicina y el Grado en Nutrición. Con 29 años terminó su especialidad en medicina oncológica y un año después está trabajando en el Hospital Clínic de València como oncóloga.
María explica “ mis inicios en Ciencias fueron en el IES Santa Pola y después para estudiar medicina me tuve que ir a Tarragona. Allí a la par que medicina por la inquietud que tenía en cuanto a las ciencias de la salud, cursé también el grado en nutrición a la vez. En un inicio no sabía si sería factible, pero luego organizándome lo pude conseguir. Una vez terminé, en medicina generalmente te sueles subespecializar, yo escogí oncología y la terminé hace un año. Ahora desarrollo el trabajo aquí en el hospital clínico como oncóloga. Desde hace unos meses mi inquietud por la investigación ha hecho que ahora esté cursando un máster en Oncología Molecular por la Universidad Juan Carlos III en Madrid. Si tenemos que hablar de alguna mujer referente, desde hace años tengo en la cabeza a Marie Curie la descubridora del elemento químico radio.


Estela Baeza Es ingeniera de Obras Públicas. Explica que su trabajo le encanta y que anima a estudiar ingeniería porque es la gran olvidada entre las mujeres.
Es de Santa Pola y estudió bachillerato en la rama de Ciencias, “éramos un montón de mujeres en bachillerato, aunque luego en ingeniería de Obras Públicas la verdad es que había muy pocas. Creo que en las ramas tecnológicas siempre hay muchas menos mujeres que en la sanitaria y en la investigación. He trabajado en empresas expositoras, en despacho de arquitectos, he dado clase en una academia y ahora estoy trabajando en el Ayuntamiento de Santa Pola.


Raquel Navarro. Estudió ciencias en el IES Monastil de Elda y es licenciada en Química por la UA. Después de realizar una tesis doctoral con una beca del Ministerio durante tres años, se dio cuenta que a lo que se quería dedicar era a la docencia. Actualmente es profesora de química y directora en el IES Santa Pola donde lleva ya más de 20 años dando clases. A Raquel le encanta su profesión

Las ponentes contestaron las preguntas de los estudiantes

Los estudiantes también fueron partícipes de esta mesa redonda y procedieron a realizar preguntas de todo tipo. Aun así, las preguntas que más se repitieron fueron los motivos que les impulsaron a estudiar una carrera de ciencias. Casi todas ellas coincidieron que sus asignaturas favoritas en el instituto eran las relacionadas con biología, matemáticas etc. y que en sus cabezas no cabía estudiar otra cosa porque como dice Ángela Cantó, “cuando se te da bien algo y te gusta, decides escoger ese camino”.

A Melissa Melló los alumnos le preguntaron, sobre todo, si tenían mucha presión por sacar la vacuna y si se les está pidiendo desde el Gobierno hacerlo cuanto antes. Ella respondió tajantemente que sí. “Tenemos mucha presión y además muy injustamente porque están invirtiendo muy poco en ciencia, pero quieren resultados y muy rápido. Nos piden resultados todas las semanas. En el grupo de investigación somos 15, si miráis en una empresa farmacéutica como por ejemplo en Pfizer, son 10 veces más. Además, nosotros tenemos también mucha presión porque la mayoría no está en un puesto fijo, solo dos personas tienen un puesto de trabajo fijo allí. Estamos todos con contratos, no temporales, pero que no son indefinidos”, declaraba la biotecnóloga.

Los alumnos tuvieron también mucha curiosidad en saber qué porcentaje de cargos principales ostentan las mujeres a lo que María Rodríguez, orgullosa, respondió que en su caso alrededor del 50 - 70% son mujeres. Aunque sin embargo, los cargos de directivos o jefatura escaseaban.

Fue una mesa que duró alrededor de una hora, donde los alumnos y alumnas pudieron hacerse una idea sobre las salidas laborales de las carreras universitarias y donde se alentó a las chicas a orientar su formación hacia futuros trabajos relacionados con la ciencia.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 
 

 

CARTAS AL DIRECTOR

A LAS TRABAJADORAS SOCIALES DE SANTA POLA
Carlos A. Pinto 23 de diciembre de 2020
A ROBERTO LÓPEZ
María del Carmen López Pomares 23 de diciembre de 2020
CUANDO EL KARMA EMPIEZA A DEVOLVER A CADA UNO LO SUYO
Roque Miguel Alemañ Bonet 20 de noviembre de 2020
OBITUARIO JULIO BAEZA
Manuel Ortuño Cerdá-Cerdá 20 de noviembre de 2020
Es una vergüenza
Elvira Castro Plaza 6 de marzo de 2020

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.