ENTREVISTA
 

“Nos hemos sentido totalmente abandonados y dejados por parte del Gobierno de España”

 
Viernes 7 de diciembre de 2018 0 comentarios
 

La embarcación santapolera ‘Nuestra Madre Loreto’ ya ha vuelto a su trabajo habitual después de estar nueve días a la espera de una solución eficaz por parte del Gobierno de España. Pascual Durá, Patrón del barco, tomó la decisión de regresar a la localidad el pasado uno de diciembre al no recibir noticias de Salvamento Marítimo. Pero horas mas tarde, tras la concentración de la villa marinera en la Glorieta, les concedieron permiso para atracar en el puerto de Malta. José Durá y Pepi Irles, padres del patrón, explican cómo han vivido estos nueve días donde la tensión, la incertidumbre y la falta de noticias han sido la tónica habitual. Pese a esto están muy orgullosos de que su hijo, junto al resto de la tripulación, rescataran a los doce migrantes del mar Libio.

¿Actualmente cuál es la situación en la que se encuentra la tripulación?
José Durá:
Ahora mismo están pescando, han vuelto a la normalidad y están trabajando. No llegaron a entrar a Malta, porque a unas trece millas de allí vino un barco de salvamento e hizo el transbordo de los migrantes. El ‘Nuestra Madre Loreto’ repostará combustible en el puerto de Sicilia. Continúan faenando más al norte, fuera de la ruta.

¿Están más animados ahora que se ha solucionado el problema?
José Durá:
Están contentos de que se haya terminado un poco el problema, ya están más animados.

¿Cómo han vivido estos nueve días donde han tenido que estar esperando una solución que no llegaba?
Pepi Irles:
Ha sido muy agobiante, desesperante y con mucha impotencia. Ha sido un cúmulo de malas sensaciones porque no veías salida. Esperabas la llamada de uno y de otro, a ver quién te daba una solución. Las familias lo hemos sufrido bastante. El mecánico es de Campello y tiene dos hijos, uno de ellos de trece años, que no dejaba de preguntar por su padre. Yo no sabía qué decirle. Siempre le decía que mañana se solucionaría, pero nunca llegaba de verdad. Las familias hemos estado comunicadas todo el tiempo y yo les informaba de lo poco que iba sabiendo.

¿Temieron en algún momento que se produjera algún motín?
Pepi Irles:
No teníamos ningún miedo de que esto ocurriera. Si hubieran entrado en Libia sí que nos habríamos preocupado más, porque a un barco de Santa Pola ya le pasó, se le amotinaron entrando a Libia. Los armadores del barco lo pasaron fatal porque no sabes cómo te van a responder. Los migrantes sí que tenían móviles encima, aunque no tenían cobertura para poder localizar a nadie. Imagino que los llevarían atados al cuerpo o tapados con plásticos para que no se mojaran.

¿Qué les ha parecido el apoyo del pueblo?
Pepi Irles:
No tenemos palabras para describir cómo se ha volcado el pueblo con nosotros. Estamos súper agradecidos y le damos las gracias a todo el pueblo por el calor y por todo el apoyo a la tripulación y a las familias. Estamos orgullosos también de nuestro pueblo y de nuestra gente.

¿Cómo se han sentido en el barco ante esta situación?
José Durá:
Ellos se han sentido totalmente abandonados, esperando que los que llevan la batuta de tu Gobierno te dirijan, pero se han sentido dejados. En ningún momento han recibido una llamada por parte del Gobierno.
Pepi Irles: Ellos hablaban con Salvamento Marítimo, que obedecían las órdenes del Gobierno. Ellos eran los que no le permitían rescatarlos. El fallo principal ha sido del Gobierno. Los días que duró el temporal les dejaron solos en el mar, todos huyeron a refugiarse del mal tiempo, pero ellos se quedaron esperando instrucciones y noticias que no llegaban.

¿Esta situación va a tener repercusión económica?
José Durá:
Ahora mismo no nos importa esto porque la situación ya está solucionada.
Pepi Irles: Sí que es verdad que al principio sí que se te pasa por la cabeza que se pierde la campaña de Navidad. Pero llega un momento en el que tan solo piensas en que tanto la tripulación como los migrantes estén a salvo, que les llevaran a donde tuvieran que hacerlo, que para eso le pagamos a los gobiernos, y que el barco continúe trabajando. Que se solucionara este “marrón” que nos había caído sin buscarlo.

Si tuviesen que destacar algún tipo de agradecimiento por su implicación y preocupación en este problema, ¿a quién se lo darían?
Pepi Irles:
Hemos tenido apoyo por todas las partes y, aunque no podemos destacar a nadie por encima de los demás, sí que es verdad que Lora Cascales ha estado ahí en todo momento al cien por cien. Por su parte el Ayuntamiento ha estado trabajando desde atrás, intentando buscar una solución al problema y, como no tenía novedades ni informaciones de última hora no nos llamaba a menudo.

¿Qué solución se podría poner para que este tipo de casos no se vuelvan a repetir en el futuro?
José Durá:
Esto tendría que hacerse desde el Gobierno que son los que hacen las leyes, nosotros somos meros peones. Sí que es verdad que debería de haber algo para que, si ocurriera de nuevo algo parecido, saber dónde apoyarte o qué cosas se deben hacer. Cuando ves la reacción, los días que han pasado y todos los comentarios malos te planteas si has hecho un acto humanitario o si has delinquido. No sabes si lo has hecho bien o lo has hecho mal cuando la reacción es tan tardía y no te aclaran nada. Esta pregunta es para hacérsela a ellos: ¿usted en este caso qué hubiera hecho: los habría abandonado o los habría recogido? Aunque estés trabajando en aguas internacionales el barco es parte de España, por eso yo creo que ellos deberían de protegernos y de mirar por nosotros. Aunque estando el barco del Open Arms, que es un barco de una ONG, que recoge a personas que se están ahogando y que lo teníamos al lado, creo que no era tan complicado autorizarles a que los recogieran del ‘Nuestra Madre Loreto’. Sácanos del apuro y después, el gobierno, que mire qué se hace con ellos y así la bola no se haría tan grande. Aunque a lo mejor es mi opinión que no vale nada. He escuchado casos en los que barcos han entrado a puertos con migrantes rescatados que les han acusado de traficar con personas, por lo que el barco ha estado paralizado y ellos han ido a la cárcel.

¿Creen que es lamentable que se haya tenido que llegar a tomar la decisión de volver a Santa Pola, pese a quien pese?
José Durá:
bb Esto ha sido lamentable, y si no se hubiera tomado esta decisión creo que todavía seguiríamos en la misma situación. Fue decisión nuestra el venir al pueblo, porque ya no hacíamos nada allí sin tener soluciones. ¿Qué teníamos que hacer? ¿Esperar a que se les acabaran los víveres y todo? Pues no. Los “palos” que me los den en casa, porque si me meto en un país que no es España estoy desamparado.

¿Si hubieran venido hasta España a qué se podrían haber enfrentado?
José Durá:
No lo sabemos, pero íbamos a asumir lo que viniera, aunque fuera injusta esta situación. Estos son casos excepcionales, porque estas cosas no suelen ocurrir. Hacía siete años o así que no pasaba una situación así con barcos de Santa Pola.

¿Por qué no se ha solucionado esta situación con la misma agilidad que las veces anteriores?
José Durá:
Escuché que el gobierno estaba negociando con Italia y con Malta, pero ninguno de los dos países querían acoger a los migrantes. En todo este tiempo se quedaron con el combustible y víveres justos como para poder regresar a Santa Pola, porque los dos últimos días no faenaron para ver qué pasaba y no quedarse sin combustible si la decisión final hubiese sido venir directamente. Los días anteriores sí que continuaron trabajando, a pesar de tener a los migrantes en el barco, porque habían ido a trabajar y a buscar el pan de sus familias, si no lo sacaban ellos nadie se lo iba a dar. Nosotros ganamos de lo que pescamos.

Como esposa y madre, ¿ha vivido de manera distinta lo que sucedió con el ‘Francisco y Catalina’ con lo del ‘Nuestra Madre Loreto’?
Pepi Irles:
Es totalmente diferente la situación. Como madre el sentimiento es diferente, además de que esta historia ha sido peor porque antes teníamos al gobierno a favor. Aquí el gobierno está en contra, y si ellos están en contra parece que la guerra la tienes perdida. En la otra situación, al tener el gobierno a favor de ellos lo único que faltaba para desembarcarlos era la confirmación de la Unión Europea. Se involucró bastante más la otra vez, no como ahora que nos hemos sentido desamparados. Ver a una criatura, de 29 años, a quien le ha llegado este problema sin buscarlo y que el gobierno no te escuche ni te da soluciones… Se sufre mucho, la verdad.

¿Quién les ha comunicado que ya podían dirigirse al puerto de Malta?
Pepi Irles:
Ha sido mi hijo el encargado de informarnos de esto. Le enviaron un correo al medio día a Salvamento Marítimo diciéndoles que la situación era insostenible en el barco, que la gente había vuelto a caer enferma, y que querían una solución rápida. A las ocho de la tarde estábamos en la concentración y todavía no habían recibido una respuesta. Entonces, Pepe le dijo que se vinieran para Santa Pola y que no esperaran más. Esto, como salió en televisión, fue Salvamento Marítimo quien a las diez y media de la noche les informó de que si venían a España tenían que atenerse a las consecuencias. Ya a la una de la madrugada le llegó un correo de que podían atracar en Malta, por lo que el barco tuvo que dar la vuelta para ir hacia Malta.

¿Creen que la solución de desembarcar en Libia, como proponía el Gobierno de Pedro Sánchez, era la adecuada?
José Durá:
En absoluto creemos que esa era la mejor solución. ¿Cómo nos envías a un sitio que no hay ni siquiera embajada española y que se considera un país de riesgo? ¿Cómo me envías allí?
Pepi Irles: La embajada tuvo que huir de allí por amenazas. Una vez que hubieran llegado a puerto, ¿quiénes les habrían recibido?
José Durá: Además, estando allí, si te ocurre algo, estás totalmente desamparado.

Si no era seguro para el Aquarius, ¿por qué ahora lo han visto seguro para este?
José Durá:
No lo sabemos. La ley marca que te dirijas al puerto más cercano y más seguro. El más cercano sí que era el de Libia, pero no era el más seguro. El siguiente puerto que recogía ambas condiciones era el de Malta, que es donde finalmente han ido.

Ahora que han vuelto a faenar y que volverán con sus familias el 21 o 22 de diciembre, ¿le van a preparar algún recibimiento especial?
Pepi Irles:
De momento no hemos pensado nada porque después de los nueve días de agonía queremos un poco de paz y de tranquilidad. Tengo tanto mi casa como la oficina abandonada, hemos estado comiendo bocadillos y sin dormir por la situación tan difícil que hemos vivido. Los primeros días lo llevas medianamente bien, pero a partir del tercer o cuarto día las cosas se ven peor.

El Ayuntamiento le dará a la tripulación la medalla de plata.
Pepi Irles:
Nos parece bien esta medida, porque después de los nueves días que han pasado al menos se llevarán una alegría.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

NUESTRA YA TRADICIONAL CENA DE LUNA LLENA. CARTA ABIERTA
Manuel Arroyo Martín 7 de diciembre
AL COMPAÑERO RUBÉN CANALES
José Miguel Zaragoza Fernández 30 de noviembre
AUMENTO DEL SALARIO MÍNIMO
Pedro Morante Gutiérrez 16 de noviembre
SANTAPOLEROS DE BUENA FE
Pedro Pérez Jerez - Vilero - 16 de noviembre
A BUENAS HORAS
Pedro Morante Gutiérrez 16 de noviembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.