SOLIDARIDAD CIUDADANA
 

Nace el proyecto “Por Mil Latidos” con el objetivo de dotar a los centros educativos de desfibriladores

 
Viernes 16 de octubre de 2020 0 comentarios
 

El proyecto “Por Mil Latidos” surgió como consecuencia de la necesidad con la que se encontró Loles Andreu, madre de un menor de 8 años que sufre problemas cardíacos. Hace unos meses su hijo comenzó a padecer dolores muy fuertes de corazón, en un primer momento parecía tener algo inusual en el ritmo cardíaco, ”parecido a lo que podría ser el principio de un infarto”, después de realizarle innumerables pruebas en el hospital determinaron que el menor tenía una miocardiopatía debido a una mutación genética y que las consecuencias de la enfermedad conlleva más riesgo de sufrir infarto y muerte súbita, por lo que “un desfibrilador es como tener un seguro de vida”.
Loles siente que su hijo no está del todo protegido en el aula. Además, entiende que la capacidad de reacción de una ambulancia en caso de una parada cardíaca no podría ser suficiente “porque entre los tres y cinco primeros minutos son esenciales para salvarle la vida”. Por ello, urge a la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte que ponga de su parte para que los centros escolares de la localidad cuenten con espacios cardioprotegidos, no solo por su hijo si no también por otros menores que pudiesen estar en la misma situación.

Piensa “que debería tener máxima prioridad por el hecho de salvar vidas en todos los centros donde hay tanto volumen de gente igual que es obligado poner los extintores por si hay un incendio». Indica que por el momento solo una mínima parte de los centros cuentan con este sistema porque los propios estudiantes y parte de la comunidad educativa realizaron actividades solidarias para costearlo.

Andreu apunta que esta infraestructura es imprescindible porque en los colegios hay mucha actividad y la llegada de una ambulancia desde Elche puede variar y no garantiza que se llegue a tiempo ante un caso extremo. Esta madre enfatiza que ”a pesar de que parezca que los niños y jóvenes estén exentos de sufrir posibles problemas de corazón como puede ser un paro cardíaco, debemos recordar que cualquier persona es susceptible a verse afectado por este tipo de dolencia”. Recuerda, por tanto, que su hijo ha crecido como cualquier otro niño saltando, jugando y corriendo hasta que la enfermedad dio la cara hace unos meses.

Loles, madre de Raúl inició primeramente una petición para la recogida de firmas en el portal change.org y en el que en estos momentos cuenta con más de 1.000 firmas.

Posteriormente creó el proyecto solidario “Por Mil Latidos” con el objetivo de sufragar unos desfibriladores para todos los centros educativos de Santa Pola. Este camino lo emprendió a raíz de descubrir la cardiopatía de su hijo y empezar a tener conocimiento por parte de los médicos de lo importante que es tener un desfibrilador cerca ya que es su seguro de vida, “el suyo y el de cualquiera que pueda sufrir una parada cardíaca, con o sin antecedentes. Y a este camino se unió Isabel, que es mamá de Lucía, una compañera de clase de Raúl y amigos desde la guardería. Esta niña tiene otro tipo de cardiopatía, y como no, la familia está haciendo todo lo que puede”.

Más tarde conoció el Proyecto Salvados, que es una iniciativa que nació hace unos 8 años de una empresa dedicada a la cardioprotección con el objetivo de concienciar y movilizar a toda la sociedad, y en especial a empresas e instituciones públicas para promover el conocimiento sobre cómo actuar ante una persona en parada cardíaca. Para ello, hacen hincapié en la enseñanza de las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y de la cadena de supervivencia, así como el uso de desfibriladores.

Una de las opciones que le presentaron fue la venta de las pulseras solidarias, “vi una opción muy factible , y así fue como empezamos nuestra andadura Proyecto Salvados y yo” comenta Loles.

Para colaborar es tan fácil como comprar la pulsera solidaria que cuesta 3€ y se puede encontrar en muchos comercios de Santa Pola. Todos ellos tienen el cartel a la entrada informando de la venta de las pulseras.

También se puede pedir por Facebook en la página “Por Mil Latidos” para enviarlas a cualquier sitio que no sea Santa Pola o a través del correo pormillatidos@gmail.com

A Loles le gustaría dar las gracias a todo el pueblo de Santa Pola, comercios, asociaciones y personas anónimas que están ayudando tanto por esta causa.
Ahora mismo la vida de Raúl “ha dado un giro de 360°, ha coincidido su enfermedad con el Covid y las medidas son extremas. Raúl no puede ir al cole como cualquier otro niño, por lo que obliga a Pablo, su hermano a quedarse en casa también. No puede practicar deporte, no puede ir a un parque, no puede hacer lo que cualquier niño a su edad”.

A día de hoy Raúl está controlado, pero siempre tiene ese miedo en el cuerpo.
El Colegio de Raúl es el CEIP Hispanidad, y como comenta su madre “es nuestra otra gran familia. En principio este proyecto era para su cole y el Ramón Cuesta que es donde comen, y me parecía muy difícil de conseguir, pero viendo la gran aceptación de mi primer reto, pensé en que si puedo con dos colegios por qué no hacer el reto más grande y aquí me tienes, Empecé luchando yo y ahora luchamos por todos los colegios de Santa Pola para convertirlos en colegios Cardioprotegidos”.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

Es una vergüenza
Elvira Castro Plaza 6 de marzo
OCTUBRE, MES DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA
AECC SANTA POLA 8 de noviembre de 2019
¡URGENTE! PLAYAS LIMPIAS, OCÉANOS LIMPIOS
Miguel Ángel Bermúdez Gómez 8 de noviembre de 2019
PACO CONEJERO, POR FIN!!!
Batiste 14 de agosto de 2019
RESONETO DE LA 14ª CENA DE LA LUNA LLENA
Manuel Arroyo Martín 14 de agosto de 2019

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.