PESCA
 

Los pescadores de arrastre ven peligrar su medio de vida

 
Viernes 30 de abril de 2021 0 comentarios
 

El sector pesquero de Santa Pola ve peligrar sus puestos de trabajo con las restricciones europeas del Plan Plurianual del Mediterráneo que afecta a las embarcaciones de arrastre. El plan de gestión para la conservación de los recursos pesqueros demersales (zona en el mar donde habitan los animales acuáticos, son aguas profundas o cerca del fondo de las zonas litorales) en el Mediterráneo, prosigue su curso y con ello la ruina del sector pesquero en el Mediterráneo, declaran los pescadores. En palabras de Ángel Luchoro “se trata de una reconversión encubierta en contra de la pesca de arrastre que perjudica gravemente a la economía de muchas familias”.

A pesar de la reducción de la flota en los últimos años el Gobierno español continúa exigiendo más y más reducciones. Desde la Cofradía de Pescadores han manifestado en numerosas ocasiones alegaciones y propuestas, a través de la Federación Nacional de Cofradías Pesqueras y directamente tanto al propio Ministerio de Pesca como a la Comisión y Parlamento Europeos. Además, las cofradías de pescadores ya han presentado, con datos reales, la reducción de un porcentaje que no se está valorando ni teniendo en cuenta.

Declaran que “nuestra flota ya tiene una reducción bastante importante comparada con otros países”. Por ejemplo Italia y Francia ya han indicado que cumplen con los objetivos al haber reducido su flota, sin embargo en España cada año van reduciendo más la actividad forzando a la extinción de la flota pesquera en el Mediterráneo. Italia ha reducido desde el año 2007 a la actualidad un 13% su flota y España en el Mediterráneo un 67%, de 1.100 barcos de arrastre quedan 570.

La alcaldesa, Loreto Serrano, ha mostrado su total apoyo “puesto que la repercusión sería nefasta para el municipio afectando a puestos de trabajo directos e indirectos ya que el Peix de Santa Pola abarca al sector pesquero, la cultura santapolera e incluso el turismo al ser un producto que comercializan muchos hosteleros de la localidad”. En Santa Pola hay 39 barcos de arrastre, lo que se traduce en el perjuicio a unos 200 pescadores de forma directa, más todos los afectados de forma indirecta. Las principales capturas que se realizan con estos barcos son la merluza, salmonete, gamba roja, gamba blanca, cigala, jurel, calamar, etc.

Los pescadores reivindican su derecho a subsistir y poder vivir de su trabajo diario. Afirman que en el 2020 se vieron obligados a una reducción del 10% y este año un 8,3%, unas reducciones que cada vez son mayores además de tener que cumplir medidas técnicas que requieren adaptar las artes de pesca con sus consiguientes gastos. La Orden plantea una reducción de hasta un 40% en 2025, permitiendo pescar tan solo seis meses al año y con una pesca selectiva que condiciona las jornadas de pesca y perjudica al pescador, lo que causaría un daño irreparable en la villa marinera.

El Ministerio ha ratificado sin reticencias la aprobación del reglamento de la Comisión Europea, lo que ha sentado muy mal a los pescadores que no se sienten defendidos por el Gobierno. Les acusan de no haber querido defender los intereses del sector pesquero de arrastre del país.

Han reducido el porcentaje a todos los países por igual sin tener en cuenta el número de embarcaciones que faenan en cada territorio, las reducciones que ya se habían realizado en España en años anteriores, las horas que trabajan al día, los paros obligatorios que ya se efectúan, ni el esfuerzo pesquero.

Los pescadores afirman que con una nueva reducción de los días permitidos para faenar no será rentable salir a pescar. Se sienten cansados de que se les criminalice por todos los problemas que sufre el Mediterráneo sin tener en cuenta otros factores como las depuradoras, el cambio climático, la pesca recreativa, la protección del atún rojo que al aumentar su población consume muchos peces y los desplaza, etc.

Recuerdan que los pescadores creen necesaria su contribución a la mejora de los recursos pesqueros pero que esta debe realizarse de forma gradual para que la flota pueda operar y sea sostenible.

Ministerio de Pesca

La secretaria general de Pesca, Alicia Villauriz, se reunió la pasada semana con los representantes del sector pesquero de arrastre, dando a conocer el informe del Comité Científico, Técnico y Económico de la Pesca (STECF), en el que se han evaluado las vedas espaciotemporales expuestas por el Gobierno para cumplir en 2021 con las obligaciones del reglamento de EU que establece el plan para la pesca demersal.

El STECF propone la inclusión de mejoras en la selectividad de las artes como posibilidad para cumplir con los objetivos de proteger a los reproductores y juveniles de especies como la cigala o la gamba blanca.

Respecto a la asignación de los días de pesca para 2021, Villauriz ha anunciado que tras estudiar las alegaciones recibidas durante el proceso de consultas están en disposición de llevar a cabo dicha asignación mediante una resolución con todas las mejoras de gestión introducidas, tales como una flexibilidad entre los dos tipos de días asignados para la pesquería de costera y la pesquería de profundidad.

Queda pendiente para julio la asignación de la reserva del 5% de los días disponibles para las cofradías que gestionan de forman conjunta los días asignados a sus barcos asociados.

El Gobierno a través de la Secretaría General de Pesca ha reiterado su compromiso con gestión pesquera sostenible en el Mediterráneo, aplicándolo de manera progresiva y equilibrada dentro de las medidas de la UE.

Esta semana se van a reunir las cofradías de la cuenca mediterránea a través de la Federación Nacional para preparar un manifiesto unido y consensuado con las reivindicaciones que solicitan y exponer hasta dónde sería viable para el sector. Posteriormente se le hará llegar o se reunirán directamente con el ministro para que se les escuche, y si tras esa reunión no se atienden sus peticiones se manifestarán y llevarán a cabo diferentes tipos de acciones.

Entre las propuestas que planteará Santa Pola, es que no van a admitir la separación de días entre pesca de litoral y de profundidad, expondrán el umbral mínimo de días para que una empresa sea viable, ya han sacado números y sería entre 185 y 190 días anuales y destacarán que entre las medidas de selectividad hay sustitutivas sin que les afecten la pérdida de unas determinadas especies.

 
 

Portafolio

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

A LAS TRABAJADORAS SOCIALES DE SANTA POLA
Carlos A. Pinto 23 de diciembre de 2020
A ROBERTO LÓPEZ
María del Carmen López Pomares 23 de diciembre de 2020
CUANDO EL KARMA EMPIEZA A DEVOLVER A CADA UNO LO SUYO
Roque Miguel Alemañ Bonet 20 de noviembre de 2020
OBITUARIO JULIO BAEZA
Manuel Ortuño Cerdá-Cerdá 20 de noviembre de 2020
Es una vergüenza
Elvira Castro Plaza 6 de marzo de 2020

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.