PLAYAS
 

Los chiringuitos ven su futuro incierto al rechazar su prórroga el Gobierno Local

 
Viernes 2 de febrero de 2018 0 comentarios
 

Frente a la Playa del Bancal de L’Arena, en pleno Cabo de Santa Pola, un cartel avisa de la fecha de apertura del Chiringuito Azul. Habitualmente, desde el último fin de semana de mayo, este negocio familiar ofrece desde 1980 platos de cocina local, basados en el pescado fresco, comidas frente al mar que lo han convertido en uno de los reclamos turísticos más destacados de la zona, que atrae hasta mediados de septiembre a miles de visitantes. Sin embargo, este año, sus responsables todavía no saben si podrán levantar la persiana.
“Todo está en el aire”, asegura Francisco Valero, gerente del Chiringuito Azul, una persona muy preocupada por el negocio familiar, que a primeros de febrero todavía desconoce “lo que vamos a poder hacer. Primero tiene que salir el pliego y debemos conocer las condiciones para tomar una decisión”. Esa falta de información llevó a Valero a presentarse en el último pleno ordinario, celebrado el 26 de enero. Superada la medianoche, el grupo hosteleros locales que aguantaron en el salón de plenos, después de muchas horas de espera, manifestaron en el apartado de participación ciudadana su malestar, incerteza y contrariedad por una situación que está poniendo en juego la continuidad de sus negocios.
En ese mismo pleno, el Gobierno Local, con el voto de calidad de la alcaldesa, rechazó la moción apoyada por PP y Ciudadanos que pedía prorrogar las licencias de los chiringuitos. Su supervivencia quedaba en manos del próximo Pliego de Explotación de Playas, anunciado hace más de un año y todavía en fase de elaboración. Una vez que comience la tramitación, incluida la fase de licitación (mínimo 15 días), la valoración de propuestas por parte de los técnicos, el periodo de alegaciones, la concesión, los trámites administrativos que deben realizar los adjudicatarios y la firma de contrato, llegará la instalación del nuevo modelo de kioscos y chiringuitos que quiere impulsar la Concejalía de Playas. Es decir, los cuatro meses que faltan hasta primeros de junio no parece que sea tiempo suficiente para poder comenzar la temporada de verano con garantías.
La edil de Playas, Mercedes Landa, aseguró ayer que el pliego “está practicamente acabado y debe salir antes de mediados de febrero”. Según Landa, “vamos a hacer todo lo posible, pero en un proceso de licitación no se sabe cómo van a ser los plazos. De todos modos, como la concesión saldrá mínimo por 6 años, si hay problemas este verano, no los habrá el año que viene“.
Con el objetivo de tranquilizar los ánimos, el pasado lunes tuvo lugar una reunión en el Ayuntamiento con asistencia de varios representantes de los chiringuitos, la alcaldesa Yolanda Seva, la concejala Mercedes Landa y cuatro técnicos municipales. La gerente del Chiringuito El Ancla, Carmen Molina, comentó ayer que han dado “un pequeño margen de confianza porque se han comprometido a estudiar una salida. Estamos a la espera de contestación”. Molina mantiene su negocio en el Varadero desde hace 38 años. Ella abre siempre en Semana Santa “porque ya es temporada alta en Santa Pola”, pero sabe que este año, salvo que llegue una solución in extremis, no lo va a poder hacer. “Y no se pueden dejar las playas sin servicio”, recalca.
Más pesimistas son Encarni Ramírez, responsable del chiringuio Carloti, y Manuel Berenguer, propietario del kiosco ‘On the Beach’, ubicado en el Cabo. Si no hay cambios de última hora, ambos han desaparecido en el nuevo pliego. A Berenguer le ofrecen que puje por el nuevo kiosco de la playa canina, en la Caleta dels Gossets, y él contesta: “Respeto a la gente con perros, sin embargo, ese negocio es minoritario y no es para mí”.

 
 

Portafolio

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.