SUCESOS
 

Espectacular incendio sin heridos en una nave del Polígono Industrial

 
Viernes 12 de mayo de 2017 0 comentarios
 

Más de 14 horas tuvieron que intervenir efectivos de bomberos procedentes de los parques de Elche, Crevillente, Orihuela y San Vicente para sofocar el incendio que se declaró, pasadas las 20.00 horas del martes, en una de las cuatro naves propiedad de la empresa Caumed, en el Polígono IN 2 de Santa Pola. Una empresa que, a través de su responsable de producción, Antonio Gómez, daba gracias porque no ha habido que lamentar ningún tipo de desgracia personal, “la nave y lo que hay dentro se repone. Una vida, no”, añadía.
Sin embargo, sí que se vivieron momentos de tensión porque algunos de los trabajadores que se concentraban en las zonas acotadas por los servicios de emergencia y seguridad estaban realizando llamadas para comprobar que todos sus compañeros habían salido.
Sí confirmaba que, instantes después de declararse el incendio, un operario que estaba terminando de cambiarse “intentó sofocarlo con uno de los extintores”. Esta persona fue trasladada con posterioridad al Centro de Salud por inhalación de humos. Siguiendo el protocolo, se le derivó al Hospital de Elche, donde lo mantuvieron en observación hasta la una de la madrugada. También por fortuna, no presentaba un cuadro de intoxicación, “y, esta misma mañana (por el miércoles) ya se encuentra trabajando con nosotros”.

Sin explosiones
Dentro del desgraciado accidente, también hay que agradecer que el incendio se declarase en la nave donde se depositaba el producto final y “aunque en la empresa no hay ningún tipo de combustionante, sí que hay goma EVA, que es inflamable”. Descartaba también Gómez el hecho de que hubiesen ocurrido hasta tres explosiones, como se ha llegado a afirmar: “Lo que se pudo escuchar, y están los bomberos para asegurarlo, es que las placas de las naves caían al suelo. Unas placas de hormigón de seis o siete metros”.
De hecho, el comportamiento adecuado de la estructura de la nave permitió que colapsara, en primer lugar, el techo, para que pudieran salir las llamar por arriba. En segundo término, lo hicieron las paredes, para que el calor no se concentrase.”.

Inexplicable
No se explicaba Gómez la génesis del incendio, el motivo por el que salió ardiendo esta instalación y de forma tan rápida. “No había nadie trabajando, la nave estaba parada, porque salieron a las ocho”. Adelantó que el operario que estaba cambiándose “escuchó ruidos raros, salió del vestuario, e intentó apagar un fuego que se había iniciado en un palé. Aparentemente, lo habría conseguido pero, al ir a coger otro extintor, y dado el calor que acumulaba el material, ya se extendió y no pudo controlarlo. A partir de ahí, salió de la nave para evitar males mayores”.
Algo “muy, muy raro” y que se esclarecerá tras la investigación que está llevando a cabo la Guardia Civil, tal y como confirmaba la Comandancia de Alicante, los peritos del seguro y bomberos.

Se mantienen los puestos
Toda vez descartado que el fuego se extendiera a naves aledañas y que no había heridos o atrapados en el incendio, la preocupación del alrededor de cincuenta personas que componen la plantilla del grupo era qué pasará al día siguiente. Si tendrían trabajo. Gómez confirmaba, aún en shock, que “todos están en activo. La suerte que hemos tenido es que sólo ha afectado a una, a la de producto final. Nosotros estamos produciendo y toda la plantilla está volcada en ello”. Lo único que necesitan es “un poco de tiempo para recuperarnos y apoyo de nuestros clientes y proveedores para seguir trabajando”.
Como decíamos, dentro de lo malo, ha habido suerte. “Nuestra principal preocupación es que todo el mundo estuviera bien, que no les haya pasado nada a los bomberos (quienes hicieron un trabajo increíble)”. No quería olvidarse de destacar el apoyo de sus clientes, “e incluso nuestra competencia, que se ha brindado para echar una mano”.

La fuerza del fuego
Los efectivos de bomberos se desplegaron tanto por delante como por detrás de la ubicación del incendio, enfriando las paredes de las naves contiguas. Tal y como explicaba uno de ellos al Periódico: “por ahora (a las 21.30) hemos conseguido que no se extienda. Enfriaremos y controlaremos”. El material que había almacenado tiene la cualidad de generar y mantener una gran cantidad de calor, por lo que no podían descartar que afectase a diversas estructuras.
Durante la mañana del miércoles, se retiraba con ayuda de un toro mecánico material incendiado, escombros y resto de la estructura. “Dada la potencia calórica, hay que estar muy atentos, pues al desplazarlo se reavivan algunos focos”, declaraban fuentes de bomberos. La alcaldesa y concejala de Seguridad Ciudadana, Yolanda Seva, confirmaba al medio que “hasta por la tarde, el dispositivo de seguridad se ha mantenido activo”. Fue así hasta las siete de la tarde, cuando el mismo Antonio Gómez daba aviso a los bomberos para que acudiesen nuevamente, ya que se había reavivado un nuevo foco. El nuevo incendio, que provocó otra gran columna de humo, fue extinguido alrededor de las 20.45 horas del miércoles. Los bomberos del parque de Elche comentaban al Periódico Santa Pola que “estaremos aquí toda la noche para prevenir nuevos conatos”. Mientras tanto, volvían a enfriar, sirviéndose, al igual que ayer de las tomas de incendio instaladas en el polígono.

Pudo haber sido peor
La misma alcaldesa declaraba que “la nave estaba muy bien construida”. De hecho, uno de los peores temores durante todo el desarrollo del suceso fue que venciera la pared frontal, “aplastando dos coches que se encontraban aparcados allí”. Las fuerzas de seguridad aseguraron al medio en el lugar de los hechos que “la retirada de los vehículos fue imposible, dada la potencia de las llamas”. De no haber sido convenientemente enfriados, habríamos tenido que lamentar una auténtica desgracia si hubiesen explosionado los depósitos de gasolina. La fortuna, nuevamente, hizo acto de presencia.
Sin embargo, pese al peligro, un número considerable de personas se aproximó a la zona como testigos, “llegando a entorpecer y, en algunos momentos, colapsar algunas vías tanto de entrada como de salida, que podrían haber sido de utilidad para los servicios de emergencia”, declaran algunos de los integrantes de los mismos.
Fuerzas de seguridad y bomberos que no se explican “hasta la presencia de niños en el lugar. Más con una nube de humo tóxico del que aún se desconocen las posibles consecuencias que pueda llegar a tener”, agregaban no exentos de “incredulidad e indignación” ante la “irresponsabilidad de algunos, porque su presencia puede llegar a dificultar la labor de todo el contingente y, en ese momento, no sabíamos las consecuencias que podrían derivarse del incendio. Si los coches hubiesen ardido, si se hubiese extendido a las otras naves… afortunadamente, la labor de todos fue excelente”.

 
 

Portafolio

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

UNA TARDE CON JOSÉ IRALA VIDAL
Margarita Tomás López 18 de agosto
PEDRO SÁNCHEZ Y EL CIS
Pedro Morante Gutiérrez 18 de agosto
SOMBRILLAS VOLADORAS
Pedro Morante Gutiérrez 18 de agosto
PACO CONEJERO: DOS AÑOS Y TODOS SIGUE IGUAL
Juan Bautista Pérez Martínez, ‘Batiste’ 11 de agosto
12ª CENA DE LA LUNA LLENA EN SANTA POLA
Manuel Arroyo Martín 11 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.