ENTREVISTA
 

Enric Nomdedéu: “Me gustaría que el Servef fuera un espacio de oportunidad en lugar del último recurso”

 
Viernes 16 de febrero de 2018 0 comentarios
 

El secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu visitó Santa Pola días atrás. El responsable de la Generalitat Valenciana del Servef y de las políticas empleo que desa-rrolla en Consell participó en la villa marinera en un encuentro de empresas del sector náutico y acudió también a conocer el alumnado del Proyecto T’Avalem Villa de Santa Pola I, el servicio puesto en marcha por la Agencia de Desarrollo Local para que un gru-po de jóvenes consigan una próxima inserción laboral. En estos dos campos, la apertura de nuevos mercados y la formación son dos de los ejes de la gestión que quiere desarro-llo este político castellonense, miembro de Compromís.

¿Porqué ha puesto en marcha el Servef los programas Avalem Joves, Avalem Terri-tori y Avalem Experiència?
Nosotros como servicio público de empleo necesitábamos, en primer lugar, tener una imagen clara de lo que queríamos hacer. Eso es Avalem Territori, saber hacia dónde va la economía y hacia dónde va la formación. Nosotros nos dirigimos a colectivos con riesgo de exclusión, con menos posibilidades de contratación. Uno es el de menores de 30 años, que entran en Avalem Joves, con personas descolgadas de la formación o jóvenes recién licenciados que salen al mercado y necesitan una primera oportunidad. Hemos ofrecido ayudas para la contratación de empresas y Avalem Joves Plus ha permitido con-tratar a más de 4.000 jóvenes en toda la Comunitat Valenciana. Y luego está Avalem Experiència, para mayores de 45 años, que han quedado fuera del circuito por la crisis, personas que necesitan las cotizaciones con urgencia. Tienen cargas familiares pero su experiencia, fuera del mercado laboral, nos hace perder competitividad. Y estamos bus-cando con las empresas fórmulas para incentivar contratos para ellos, en lo que hemos llamado grupo de trabajo de ‘empresas tractoras’.

Estos programas duran un año. ¿Y luego qué?
Los programas con fondos europeos exigen un mínimo de 6 meses y un máximo de 1 año. No se trata de meter a la gente por la puerta de atrás en los ayuntamientos. El objeti-vo es inaugurar su curriculum profesional, cubrir un paso intermedio para incorporarse a las empresas, que a su vez piden esa experiencia mínima.

La ‘Ocupación Azul’ es un concepto que busca fomentar el empleo entre empresas del sector náutico y marítimo. ¿Qué tiene que decir ahí Santa Pola? ¿Qué se va a ha-cer a partir de ahora?
Teníamos grandes yacimientos de empleo confirmados como son la Economía Verde, basada en la agricultura, y la Economía Naranja, donde prima la la cultura y sus sectores productivos, y ahora hemos detectado que en la Economía Azul hay entre 30 y 70.000 puestos de trabajo en la Comunitat Valenciana, en 540 kilómetros de costa, donde tene-mos desde pescadores que se les rompe la barca y ya no quedan calafates para repararla o camareros de un trasatlántico, que deben llevar una bandeja en movimiento y tienen un gran nivel de inglés. Y ahí tenemos los deportes náuticos, puertos comerciales, puer-tos industriales, los estivadores. Cosas pequeñas que en su conjunto representan un elevado porcentaje de empleo.

Este sector reivindica mucha más formación. ¿Qué tiene que decir al respecto?
Me alegra que pidan formación, te da ánimos. Estamos acertando el camino. No todo es empleo. Hay que poner el valor la orientación y la formación. Hay una petición de em-presas que quieren emplear a gente con formación adecuada. Estamos detectando esa necesidad y por primera vez, el Servicio Valenciano de Empleo ha salido a preguntar al sector. ¿Vamos a poder hacer formación adecuada en cada sector? Pues depende. En navieras que contratan a mucha gente, sí. En empresas pequeñas que van a necesitar seis trabajadores todo el año, se trata de hacer clusters, de encontrarse varias empresas pequeñas para juntar 80 personas y permitirnos una formación específica para esa per-sona. Grandes empresarios de pequeñas empresitas. No podemos olvidar que el sector productivo valenciano se nutre de esas empresas.

Uno de los principales sectores productivos vinculados con el mar son los clubes náuticos que trabajan con mucha incertidumbre al no tener licencias de actividad que les den garantías. ¿Cuándo se va a arreglar esta situación?
Los clubes realizan una gran labor con los bautismos de mar, con personas con movilidad reducida, con tareas que repercuten en el bienestar social. Y es cierto que hay una problemática específica. Es un problema de difícil resolución, que no va a resolver el Servef ni el ministerio. La voluntad de todas las administraciones está en el sentido común y encontrar soluciones. No es cuestión de ponerse medallas. Apostamos por la re-solución de los problemas.

¿Un sector tan tradicional como la pesca está englobado entre los nuevos sectores productivos que recoge la Economía Azul?
No está definido aún. Tenemos que estudiarlo, pero es cierto que algunas embarcacio-nes están teniendo problemas para encontrar marineros o ya no quedan calafates, car-pinteros de ribera para arreglar barcas. No parece lógico que un trabajo con riesgos físi-cos no tenga una formación, como mínimo en seguridad y en otras materias. Una línea de ayuda de la Unión Europea es la pesca y eso conlleva condicionantes muy estrictos que no debemos obviar.

Las cifras de desempleados mantienen la línea en descenso. En Santa Pola, a lo lar-go de 2017 se ha reducido en unas 180 personas las cifras de parados. ¿Satisfecho?
Somos prudentes. Las grandes cifras acompañan pero la precariedad está instalada con fuerza. Mientras siga habiendo 160.000 familias sin ingresos no vamos a estar contentos. Pero baja el desempleo mes tras mes, estamos consolidando el empleo en el sector industrial. Y otra de debilidad es el paro femenino, por las grandes cifras son un acicate.

El Servef ha sido y es de los organismos más criticados de toda la administración valenciana. ¿Cómo se cambia esa imagen? ¿Con un logo? ¿Cómo puede hacer amigos el Servef?
El otro día escuchaba una comparación que me gustó. El Servef es como una ballena, un animal muy poderoso, varada en la playa a la que antes de meter mar adentro hay que poner toallas húmedas para que no se seque. Hemos hecho un proceso participati-vo, hemos preguntado a los usuarios y las empresas con una metodología científica gra-cias a una empresa que nos ha audio a tabular. Nos gustaría ser un espacio de oportu-nidad, en lugar de ser una puerta de recurso último donde llamas y se abre una oficina “siniestra”, con perdón, donde vas a disgusto a contar tus penas. Queremos que el Servef te acompañe toda tu vida profesional, desde el primer empleo a la búsqueda de mejora de empleo, hasta quince años antes de la jubilación. Que sea un sitio amable. Problemas que detectamos: el Servef tiene los funcionarios peor pagados de toda la Generalitat Va-lenciana, y eso genera que el personal busca moverse e irse a otra conselleria. Y eso ocasiona precariedad y un alto grado de interinidad. Hay que consolidar el talento que hay en la casa, que es mucho, y pagarle en función de su labor.
Por otro lado, tenemos que resolver cómo son físicamente las oficinas para dar un me-jor servicio. Y eso es complicado porque compartimos espacio con el SEPE. Nos gustaría que una persona que viene en un momento de dificultad, sin trabajo, se tenga que sentar a un palmo de otra persona que también viene a contar su vida. Eso no genera empatía. Los cambios en las oficinas pasan por rediseños, hay 55 oficinas y muchas compartidas con el SEPE. La gente nos dice que lo que no quiere es llegar a una oficina y lo pri-mero que te encuentras sea un robot, para eso no salen de casa. Tenemos que humanizar el servicio. Existen dinámicas de trabajo muy interesantes en algunas oficinas y va-mos a ver como contagiamos esas experiencias.

Santa Pola no tiene oficina propia de Servef. La ADL realiza muchas gestiones, pero los usuarios se deben desplazar a Elche cada vez que tienen que ir al Servef, con los problemas que eso conlleva. ¿Han planeado crear una oficina del Servef en Santa Pola?
El Servicio Valenciano de Empleo descarga en los ayuntamiento el 80% de las gestiones relacionadas con el empleo. La ADL funciona como un centro colaborador, donde se rea-liza una labor magnifica, y ahora nuestro objetivo es agilizar esa estructura, no crear nuevas oficinas del Servef.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

TRES MINDUNDIS
Pedro Morante Gutiérrez 17 de agosto
FUMIGAR CUCARACHAS
Álvaro Ajamil García 17 de agosto
PACO CONEJERO, TRES AÑOS DESPUÉS
Juan Bautista Pérez Martínez 17 de agosto
LAS ABUELAS Y ABUELOS, EJEMPLO DE AMOR Y SABIDURÍA
Miguel Atencia 7 de agosto
AGRESIÓN EN LA PISCINA
Fran Miguel Parra 7 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.