IES SANTA POLA
 

El IES Santa Pola acerca la “realidad digital” al alumno como herramienta

 
Miércoles 14 de agosto de 2019 0 comentarios
 

El IES Santa Pola contará, el próximo curso, con alrededor de 650 alumnos, manteniéndose con respecto a años anteriores. Estos alumnos son atendidos por una plantilla de 65 a 70 profesores, en función de las unidades finales que sean necesarias al finalizar los plazos de matrícula a mediados de septiembre. 
Por tanto, la ratio, quedará “más o menos estable, alrededor de 30 alumnos por clase en la ESO y de 35 como máximo en Bachillerato”, si bien, como explica Raquel Navarro, directora del IES Santa Pola, esta ratio puede incrementarse hasta un 10 por ciento “por circunstancias sobrevenidas” como, por ejemplo, que un alumno cambie de domicilio y se incorpore al centro. 

Ratio y número de horas
Navarro compara la ratio y el número de horas de trabajo con respecto a otros países de Europa y afirma que, según su experiencia con docentes de otros países como Finlandia y Dinamarca -dado que el IES Santa Pola se encuentra dentro del programa Entre Erasmus-, “tanto la ratio de alumnos por clase como el número de horas que trabajamos los profesores es muy similar a la de otros países europeos”. En el lado opuesto se encuentran otros países como Polonia o Lituania. Como explica Navarro, “en los países punteros en aprendizaje de idiomas sí que se baja la ratio, algo que también hacemos nosotros aquí con los desdobles en las materias instrumentales y en los idiomas”. 

La confianza, clave
Dentro de estas experiencias Entre Erasmus, una pregunta que se repetía entre docentes era ¿cuál es la clave del éxito de los sistemas educativos del norte? A lo que, según narra Navarro, los profesores nórdicos contestaban que es “la confianza en el funcionamiento del sistema y del trabajo conjunto entre gobierno y profesorado, familias y profesorado, profesorado y alumnado; así como los valores que se da a la educación”. Algo sorprendente en estos países, además, como es el caso de Finlandia, es el prestigio y respeto de que goza la educación, “llamaba la atención que una de las profesiones más deseadas por los alumnos finlandeses es ser profesor”. Por su parte, el éxito de Estonia reside en el uso de las nuevas tecnologías, “siendo el país que más infraestructura tiene en esta materia. Por ejemplo, todos los alumnos llevan su móvil, su tablet o ebook y se trabaja a través de plataformas”.

Mala prensa
Ante estos gigantes, que tienen un proyecto y unos valores educativos claros por los que se diferencian, España cuenta con una mala prensa sobre sus resultados en informes como PISA. Navarro está de acuerdo en que “se vende más lo malo que lo bueno”, y lo ejemplifica con el centro que dirige: “Nosotros estamos por encima de la media en cuanto al número de alumnado que acaba estudios y calidad del sistema educativo”. 

Metodologías activas
Dentro de las nuevas metodologías que demanda la evaluación por competencias que recomienda la Unión Europa, el IES Santa Pola ha puesto en marcha el Plan de Innovación ISIA (Instituto Santa Pola Innova y Avanza). Su finalidad es englobar todas las acciones necesarias para mejorar la calidad de la enseñanza, como puede ser la formación del profesorado, el aprendizaje cooperativo o el aprendizaje-servicio.
La finalidad es que el alumnado adquiera las habilidades necesarias o bien para seguir su formación o bien para incorporarse al mundo laboral. Habilidades como “la comunicación, el pensamiento crítico o la creatividad” son clave en la formación real del discente, lo cual se está consiguiendo a través de metodologías activas como “el aprendizaje cooperativo, el trabajo por proyectos y sacarlos a la localidad... es decir, aplicar los contenidos y estas habilidades al entorno y que los alumnos no vean el instituto como un ente aparte del resto de la localidad”. 

Desmotivación
Antes de la crisis económica, se tenía la percepción de que, con trabajos poco cualificados se ganaba bastante dinero. Por tanto, la importancia de los estudios se reducía. “Pero sí que es cierto que con la crisis cambió esta percepción y nosotros, ahora, vemos que los alumnos quieren seguir estudiando Bachillerato y los ciclos de Formación Profesional están abarrotados, con listas de espera”, aclara Navarro. 
Para la directora del IES Santa Pola, la desmotivación no viene tanto de la relación entre futuro laboral y estudios, sino “de lo alejado que ven a los institutos de su vida, es decir, de la cantidad de estímulos que reciben constantemente. Del alejamiento que perciben entre su realidad y la nuestra”. Por ello, desde el centro, “estamos introduciendo herramientas como el móvil y las tablets”, como ejemplo, en matemáticas, “se está trabajando con la gamificación, con el juego en el que los alumnos tienen sus avatares y lo hacen todo a través de la tablet o del móvil, sin libro de texto”. Y el mismo sistema se está integrando con el inglés. 

Adolescentes en la ciencia
Históricamente disciplinas como la ciencia y las matemáticas han estado copadas por hombres. Actualmente, se están realizando ímprobos esfuerzos para abrir estos campos del saber a las mujeres y a las adolescentes que han de decidir su carrera profesional. Desde el IES Santa Pola se están llevando a cabo acciones en este sentido: “por ejemplo, este año hemos realizado un proyecto aprovechando que era el año internacional de la tabla periódica. Participamos en el proyecto del Ministerio ‘Yo quiero ser ingeniera’, por el que las alumnas de 1º de ESO iban a la Universidad de Alicante a conocer las carreras científico-técnicas”. A través de estas acciones, Navarro muestra confianza en el futuro y afirma que “a través de este tipo de acciones, aumentará el número de chicas que quieran estudiar carreras de corte científico”.

“Una lluvia fina”
Por su parte, la Comisión de Igualdad y Convivencia del instituto realiza acciones a lo largo del año dedicadas, entre otros aspectos, a fomentar la igualdad entre adolescentes de ambos sexos. Una labor difícil si se tiene en cuenta la alta exposición que los jóvenes tienen a letras y tipos de música de éxito como el trap y el reguetón, que no fomentan precisamente dicha igualdad (aunque cabe aquí mencionar que lo mismo se dijo del Rock n’Roll en sus inicios). 
Ante ello, la mencionada Comisión es “muy activa”. Navarro pone el ejemplo de “nuestra obra de teatro ‘Micromachismos’, que se ha representado en los colegios como aprendizaje servicio y que ahora van a ir a representarla a Francia, lo cual sirve, además, para debatir entre los alumnos sobre los alumnos”. 
La tensión entre las dos fuerzas (determinado consumo musical y esfuerzos de los institutos) se traduce en “una lluvia fina que al final cala. Creo que nuestro mensaje cala porque se habla más y se es más consciente del problema ahora que hace seis años”, explica Navarro.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

OCTUBRE, MES DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA
AECC SANTA POLA 8 de noviembre
¡URGENTE! PLAYAS LIMPIAS, OCÉANOS LIMPIOS
Miguel Ángel Bermúdez Gómez 8 de noviembre
PACO CONEJERO, POR FIN!!!
Batiste 14 de agosto
RESONETO DE LA 14ª CENA DE LA LUNA LLENA
Manuel Arroyo Martín 14 de agosto
AGRADECIDO
Ramón Vaquero Alosete 14 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.