INMIGRACIÓN
 

Despliegue de sanitarios y Cuerpos de Seguridad

 
Jueves 8 de octubre de 2009 0 comentarios
 

La historia se repite. Muchos inmigrantes abandonan a sus familiares y amigos dejando atrás su vida, su pasado, en el otro lado del mar. Cruzan el charco, intentando sobrevivir a las penurias, al hambre o a la pobreza en busca de una ilusión, de una esperanza, anhelando esa nueva vida que tantas veces han soñado. En definitiva, en busca de un resquicio de felicidad. Todo ello les empuja a la aventura de emigrar a países desconocidos sin saber que futuro les espera. Esta semana hemos presenciado el incesante goteo de pateras en las costas levantinas, siendo Santa Pola uno de esos destinos para los inmigrantes.
Según el edil de Seguridad Ciudadana, Antonio A. García, todo comenzó sobre la una de la madrugada del pasado lunes cuando una patrulla de la Policía Local sorprendió a varios inmigrantes, de origen magrebí, en los alrededores de una vivienda ubicada en la zona de Santa Pola del Este. Esta actitud levantó las sospechas de los agentes que pensaron que venían de cometer alguna fechoría o robo. Cuando los interceptaron comprobaron que llevaban la ropa mojada e iban descalzos, acto seguido, avistaron a los lejos una pequeña embarcación varada en las rocas. A partir de ahí, y en el intervalo de tres horas, fueron interceptadas hasta tres embarcaciones más, y una de ellas en la Isla de Tabarca. A bordo de estos cayucos iban cerca de 35 inmigrantes magrebíes, procedentes de Argelia, entre los que se encontraban tres menores de edad.

La coordinación y afinidad entre las diferentes Fuerzas y Cuerpos de Seguridad permitió localizar a la mayoría de los inmigrantes al poco de haber comenzado su aventura en territorio español. Sin embargo también hay que resaltar la labor que realizó Cruz Roja de Santa Pola. Durante más de 15 horas, ocho personas, atendieron, en una sala habilitada al efecto, a los 28 inmigrantes que poco a poco iban llegando, entre los cuales se encontarban tres menores de edad. Según nos ha contado el secretario y coordinador de Cruz Roja, Carlos Buil, la mayoría de ellos presentaban hipotermia y deshidratación salvo uno que sufrió quemaduras de segundo grado en la cintura y en la pelvis y tuvo que ser trasladado al centro hospitalario. Además de la adecuada atención sanitaria, el personal de Cruz Roja intentaba, y así lo ha relatado Buil, darles calor humano y cobijo, hacerles sentir cómodos a pesar de las circunstancias acontecidas. “Los inmigrantes llegaron un tanto desorientados, hambrientos, sedientos y algo cansados. En un primer momento tenían una actitud de rechazo y temerosa, sin embargo, conforme pasaba el tiempo, esta actitud iba cambiando gracias, en gran parte, a la comunicación y al entendimiento ya que contábamos con un mediador social y un intérprete lo que nos permitía conocer de primera mano las necesidades de los argelinos. Entonces fueron conscientes de que sólo queríamos ayudarles”, ha apuntado Buil. Poco a poco el cansancio provocado por tantas horas de trabajo hacía mella en los voluntarios de este organismo internacional, pero pese a ello, no escatimaron en esfuerzos para ofrecer lo mejor de cada uno de ellos y realizar un servicio impecable.
Esta calidez humana que ofrecía cada uno de los voluntarios de Cruz Roja fue tal que algunos de los detenidos, muchos de ellos parcos en palabras, les contaron que iban a bordo de un barco nodriza en el que se encontraban cerca de 10 pateras, con más de 8 inmigrantes en cada una de ellas. Algo que coincide con las hipótesis que barajaron en un primer momento tanto la Policía Local como la Guardia Civil. El motivo de tal sospecha nace del tipo de pateras (zodiac) en la que llegaron a la costa, embarcaciones de entre 4 y 6 metros de largo por entre 2 y 1,5 de ancho, y con motores de poca potencia entre 30 y 40 caballos. Según el edil de Seguridad Ciudadana, Antonio A. Garcia “Es casi imposible que con esas embarcaciones puedan haber llegado desde Argelia”. Además, ha destacado que “toda la fuerza de la ley debe recaer sobre los responsables de los hechos”.
Cruz Roja de Santa Pola ofreció a la sociedad una lección magistral en cuanto a solidaridad y humanidad se refiere
Todos los inmigrantes pasaron a disposición judicial de la Policía Nacional que iniciará los preceptivos trámites para su expulsión del territorio nacional.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

Es una vergüenza
Elvira Castro Plaza 6 de marzo
OCTUBRE, MES DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA
AECC SANTA POLA 8 de noviembre de 2019
¡URGENTE! PLAYAS LIMPIAS, OCÉANOS LIMPIOS
Miguel Ángel Bermúdez Gómez 8 de noviembre de 2019
PACO CONEJERO, POR FIN!!!
Batiste 14 de agosto de 2019
RESONETO DE LA 14ª CENA DE LA LUNA LLENA
Manuel Arroyo Martín 14 de agosto de 2019

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.