SERVICIO DE ATENCIÓN AL MIGRANTE
 

Cuando nacer en España no te convierte en español

 
Lunes 3 de abril de 2017 0 comentarios
 

A nivel jurídico-administrativo, la saturación forma parte del día a día y las personas migrantes la padecen a la hora de intentar ser ciudadanos de pleno derecho. El principal problema, nuevamente, es el económico. Económico por falta de ingresos remunerados a causa de trabajos en precario y discontinuos, “de lo que depende el permiso de residencia, que exige acreditar capacidad económica o medio de vida”, según apunta la abogada de Servicios Sociales, Gema Mollá.
La situación no varía si los hijos son nacidos en España pues, aunque los padres tengan permiso de residencia, los niños no tiene por qué ser españoles, “es un gran error, muy común. Depende del derecho internacional, si existe un acuerdo entre ambos países dada la nacionalidad propia de los padres. Los hijos de un argentino y una italiana, pueden tener esta última nacionalidad, por es ius sangini, derecho de sangre, ya que uno de los progenitores es italiano”.
Los hijos de migrantes que no sean de nacionalidades europeas o no tengan un acuerdo bilateral, residen en el limbo administrativo, “por eso les orientamos en función de las circunstancias. Incluso antes de la inscripción en el Registro Civil o consulado. De hecho, en algunos casos es hasta una vía de regularización, el tener hijos nacidos en España”.
Los determinantes económicos en una situación tan catastrófica e inestable como la que estamos viviendo a nivel laboral, pueden poner trabas a la hora de la renovación, “que no una expulsión inmediata. El mero hecho de no renovar implica que la persona se queda administrativamente en una situación irregular. Cuando la autoridad les requiere y no pueden disponer de la documentación, se abre un proceso en el que la persona migrante será asistida por abogado de oficio del turno de extranjería. Nosotros nos coordinamos con ellos en este punto”.
La escolaridad, sin embargo, está muy bien resuelta y no presenta ningún problema, “porque hasta los 16 años es obligatoria”.

Migrante, mujer y víctima
Problema aparte presentan los casos de la mujer migrante víctima de violencia de género. “Si en cualquier ámbito es un drama, en estos casos ha de ser una prioridad, porque pesa una doble condición sobre la mujer. Más barreras a la hora de denunciar, de esclarecer la situación, de dar protección”.
Mollá declaraba que “han de saber que pueden y deben denunciar, independientemente de su situación administrativa. No van a ir a la comisaría y las van a detener por ello. De hecho, por esta vía también hemos regularizado a alguna que otra mujer y sus hijos”.
Samuel Ortiz, edil de Participación Ciudadana, quería insistir en la diferencia entre irregularidad e ilegalidad, “porque ninguna persona es ilegal y, aquí, serán tratados como irregulares en el ámbito administrativo. Trataremos a las personas como personas y ayudaremos en sus trámite en la regularización administrativa, pero nunca desde una acusación de ilegalidad”.
Todos aquellos que precisen de los servicios jurídicos a migrantes, pueden ponerse en contacto a través de los teléfonos 96 669 62 08 (Agencia AMICS); 96 669 42 00 (Centro Cívico) y 96 669 60 50 (Gran Alacant, con atención en inglés y francés).

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

PACO CONEJERO: DOS AÑOS Y TODOS SIGUE IGUAL
Juan Bautista Pérez Martínez, ‘Batiste’ 11 de agosto
12ª CENA DE LA LUNA LLENA EN SANTA POLA
Manuel Arroyo Martín 11 de agosto
LA ASUNCIÓN DE MARÍA
Miguel Atencia 11 de agosto
ATENCIÓN, NIÑOS EN LA PLAYA
Eva María Ruiz Fernández 11 de agosto
LEVANTE Y SUS SOMBRILLAS
Miguel Rosa Morentes 4 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.