SANTA MUJER VERÓNICA
 

Ana Sempere: “No puedo fallar. Ni a mis chicas, ni al Nazareno, ni al pueblo”

 
Miércoles 12 de abril de 2017 0 comentarios
 

Aunque, como cada año, el Encuentro entre el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno y la Santa Mujer Verónica a las puertas del Castillo fue todo un éxito, la capataz de la Verónica, Ana Sempere, comentaba días antes de que se produjera al Periódico Santa Pola que han ido “justitos¨ de gente en los ensayos, “no pudiendo coordinar mediante ensayos ambos pasos. Un poco agobiados”.

Pese a ello, los varales de la Verónica han vuelto a ir repletos de mujeres. Como viene siendo por costumbre desde mediados de los años noventa del siglo pasado. Pero, tal y como declara Sempere, no hay precisamente lista de espera para formar parte de las 54-56 mujeres que han de portarla. “Siempre hay que buscar para conseguir que los varales estén llenos”. Hace historia y narra que es portada por mujeres “porque el resto de las cofradías ya iban a hombros, y teníamos que igualarnos a ellas”.

Como capataz, asegura que cambia todo porque “el peso del trono, se lleva. El peso de un capataz es enormemente superior al peso físico, digamos. Son muchos dolores de cabeza, entre buscar gente, ensayos, el momento de la procesión...”. Además, toda la responsabilidad, todas las miradas recaen sobre la persona que está al frente, tocando la campaña. Cuando se es un costalero “hay que ensayar, hay que acudir el día de la procesión y, si quieres, tu responsabilidad acaba ahí”.

Sempere quiere hacer constar que hay una gran diferencia entre dirigir mujeres a dirigir hombres, siendo éstos “muchísimo más fáciles de comandar. Al menos según mi parecer. Son más disciplinados. El punto díscolo, cuando hay muchas mujeres juntas, siempre existe”. Más complicado, sí, “pero se suple con negociación y diálogo”.

La Verónica es un trono pesado, por lo que se necesita una gran coordinación entre la sesentena de féminas que la portan. Siempre de mayor a menor en altura, “midiendo desde hombros a calzado. Unas llevan un poco de cuña, otras van descalzas”. Todo hay que tenerlo en cuenta. Ana Sempere lleva muchos años (seis) haciendo promesa y también sale descalza. Algo que no afecta directamente al trono, “pero que sí has de contar cuando hablamos de porteadores. Hay que estar atentos, porque siempre existe la posibilidad de que le pisen, de clavarse algo, de llagas...”.

Para llevar un trono como el de la Verónica tiene claro que la técnica manda, “y se consigue sólo con ensayos. Cuando hay años, como éste, en los que no hemos podido ensayar mucho, únicamente podemos confiar en que todo salga bien”. Sus pasos guían el procesionar de la talla desde el año 2005, “y aún me pongo nerviosa. Arrancan en el instante donde toco por primera vez la campana para salir. Se me pasan cuando veo bajar al Nazareno por la calle de la Cruz”.

Tensión, sí, pero también seriedad, “porque el capataz no puede ir riéndose, ya que manda a las personas que van portando el trono. Si yo estoy de fiesta y cachondeo, ellas también, y no es así. Las risas las puedo tener en los ensayos, que son algo más privados, o cuando llego al almacén. Quien me conoce sabe que yo no soy seria, para nada. Pero este momento requiere seriedad, concentración. No puedo fallar ni a mis chicas, ni al Nazareno, ni al pueblo”.

Hay una gran particularidad en esta talla: que abre sus brazos cuando se mueve, “y lo espera la gente, por lo que hay que saber imprimirle este movimiento”.

De toda la Semana Santa, podríamos hacer que el Encuentro es uno de los momentos más esperados. No sabe decir Sempere el porqué, “puede que porque sea algo distinto, porque son imágenes que se encuentran, procedentes de recorridos distintos. Aquí no vamos uno detrás de otro”. Recomienda a toda la ciudadanía que acuda a las procesiones, “que admiren las imágenes, pues creo que no se les da la debida importancia. Son preciosas y las tratamos con devoción y cariño. Salen con fervor y ganas. No estamos en la calle como en una fiesta más. Salimos por fe. Quiero transmitirles el mismo sentimiento que yo tengo”.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 
 
 

CARTAS AL DIRECTOR

De la Venus de Willendorf a la Nancy
Antonio Baile Rodríguez 23 de junio
PIEZAS DE LA HISTORIA NO CONTADA
Vicente Sempere Orts 16 de junio
¡OJO, PELIGRO!
Miguel Ángel Bermúdez 16 de junio
GRACIAS AL IES SANTA POLA
Cristina Caballero González 16 de junio
INDIGNANTE
Isabel García Revenga 16 de junio

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.