EDITORIAL
 

LA LOCURA DE LA CORDURA

 
Viernes 21 de julio de 2017 0 comentarios
 

Qué intención es la que mueve al pirómano que, tras provocar los incendios, va como rey triunfante a imponer cordura. ¿Quizás intentar quedar como un superhéroe de esos tebeos que tanto quería escribir pero sin éxito alguno? Claro, la prosa no se le daba bien. Bueno... y el verso tampoco. Para lo demás, había que trabajar mucho. Es que cuando uno es un periodista, o escritor frustrado, el siguiente paso es la política. Todo el mundo sabe que, de la política, a superhéroe, hay un paso. Pero un superhéroe al más estilo Torrente: chabacano, soez, grosero y casposo.
Hasta qué punto llega el cinismo. Muchas veces al de no tener la vengüenza ni la decencia de utilizar los estamentos públicos para impartir su “justicia”. En vez de aprovechar la oportunidad que de nuevo le brinda la vida, para intentar limpiar su conciencia y poder hacer el bien para su pueblo. Pero no, mejor entrar a hombros por la puerta grande del purgatorio.
Ésa es la política que queremos, la del político utilizando las redes sociales con perfiles falsos para intentar influenciar la opinión pública... qué bajo hemos caído. Una cosa es el cambio y otra la destrucción, guerra en la que siempre perdemos todos, más si cabe. Vencedores y vencidos, todos sufren y todos tienen bajas en sus filas, o heridas que tardarán en cicatrizar.
¿No sería mejor, ya que el destino y la trigonometría han permitido el alzarse con un gobierno, el cambiar sin dividir? Eso sí, conforme a las políticas que procesionan sus idearios.
Políticas que, aunque bastante variopintas en el ámbito local, no deberían de diferir mucho para alcanzar un nexo de unión. Es tan fácil, o tan difícil, como realizar el cóctel con un poquito de democracia, pluralidad, empatía, participación. Todos deberían recordar que, una vez que termine su mandato (cuatro, ocho o los años que sean), volverán a ser vecinos, gentes del común. Y debe ser duro, muy duro, el tener que ir escondiendo la cara durante el resto de tu vida porque te has cebado con el prójimo. Cicerón dijo:“Todos los hombres pueden errar, pero insistir en el error es sólo propio de los necios”.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

UNA TARDE CON JOSÉ IRALA VIDAL
Margarita Tomás López 18 de agosto
PEDRO SÁNCHEZ Y EL CIS
Pedro Morante Gutiérrez 18 de agosto
SOMBRILLAS VOLADORAS
Pedro Morante Gutiérrez 18 de agosto
PACO CONEJERO: DOS AÑOS Y TODOS SIGUE IGUAL
Juan Bautista Pérez Martínez, ‘Batiste’ 11 de agosto
12ª CENA DE LA LUNA LLENA EN SANTA POLA
Manuel Arroyo Martín 11 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.