EDITORIAL
 

EL ‘CHÉRI’ DE LA BAHÍA

 
Viernes 21 de abril de 2017 0 comentarios
 

Yo vendré, con mi espada justiciera. Por su filo pasarán justos e injustos y serán sometidos a mi divino tribunal. Porque yo soy el abanderado de la verdad, el profeta que trae el nuevo Verbo. La Ley. El Orden. El ‘chéri’ de la Bahía.
De justicieros está la historia plagada. Individuos que, llegado un momento de su vida y cuando acarician un poco de poder, se vienen arriba. No han aprendido aquello de la tolerancia a la frustración, por muy jóvenes o viejos que sean. Se ve que se saltaron alguna fase cuando eran bebés. Quizás sufrieron algún tipo de amor no correspondido. O se metían con ellos en el cole por ser bajitos, o altos, o delgados, o con gafas... O se pasaron de rosca en una noche de fiesta, y así han quedado.
Sienten que su dolor ha de ser compartido, su furia palpada y su bilis degustada. Es gente de postulados cuasi mesiánicos, porque tienden a empatizar mucho consigo mismos. Más allá de ellos y su camarilla de acólitos interesados, poco importa.
El mundo se circunscribe a ellos y su vena. Esa vena que se les hincha en el cuello o la frente. Palpitante, nerviosa. Vena y venazo que terminan en jaleo. Porque les gusta y entusiasma la jarana. Da igual que tengan razón o no, porque aquí hay que hacer lo que yo digo, que para eso llevo las pistolas, la chapita, el sombrero, la barba de tres días, la mula y el palillo amarillento en la comisura de los labios.
Son todo un problema, porque ni tan siquiera tienen puntería. Sus tiroteos verbales no terminan con los malos de verdad, sino que acaban dándole a inocentes que llevan toda una vida en el pueblo (trabajando por y para todos). Tras vaciar el tambor y con su pistolita humeante (hay que indicar que también son muy fálicos, otra marca para reconocerlos) se dan media vuelta y se meten al bar. Establecimiento donde se le ríen las gracias y le dan palmaditas en la espalda.
Mientras tanto, clubes deportivos, funcionarios, asociaciones, y los pobres vecinos han de recoger y amortajar el cadáver... Otro más.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

De la Venus de Willendorf a la Nancy
Antonio Baile Rodríguez 23 de junio
PIEZAS DE LA HISTORIA NO CONTADA
Vicente Sempere Orts 16 de junio
¡OJO, PELIGRO!
Miguel Ángel Bermúdez 16 de junio
GRACIAS AL IES SANTA POLA
Cristina Caballero González 16 de junio
INDIGNANTE
Isabel García Revenga 16 de junio

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.