Víctor Corcoba Herrero
 

TOCA ENSANCHAR EL CORAZÓN

 
Viernes 19 de mayo de 2017 0 comentarios
 

El mundo necesita unirse y reunirse para solucionar los muchos trances que nos acorralan. Todo ello, hemos de hacerlo de manera conjunta y dialogada. Ciertamente, acortadas las distancias entre nosotros, nos falta fusionar culturas hasta hermanarse; porque, si en verdad queremos prevenir inútiles contiendas y preservar lo armónico, hay que reorganizarse, rehacerse y renacerse como humanidad reconciliada. Sea como fuere, debemos pasar página y reforzar la confianza entre nosotros. En consecuencia, alistamos una necesidad de que la ciudadanía se halle así misma y todo se ponga a su servicio, mediante el activo de una cultura inclusiva y de justicia, igualitaria, que dignifique a todo ser humano, cualquiera que sea su creencia, raza, sexo, posición económica u otra condición. Ya está bien de tantos desprecios discriminatorios hacia nuestros análogos. Ha llegado el momento de cobijar y auxiliarse, de enfundar las espadas de los unos contra los otros, de establecer el lenguaje del respeto ante todo y sobre todo y en todas partes, de recuperar la gratuidad como abecedario de una globalizada civilización del encuentro, y no del encontronazo, ni de la venganza. Sin duda, toca ensanchar el corazón para poder vivir una vida más profunda; y, de este modo, reencontrarse con el vínculo de la amistad y la apertura hacia nuestros semejantes, desde la más genuina libertad y en un ambiente seguro de su persona.
En demasiadas ocasiones, olvidamos que son las asistencias a los que sufren, lo que nos humaniza y nos hace ser mejores personas. Ahí tenemos este clima de deshumanización, viciándonos como jamás, en parte debido a nuestra pasividad. Con otro corazón más fraterno, se disipa y vence cualquier ambiente de soledad, o la tentación de desesperación que cualquiera de nosotros podemos sufrir mañana mismo. A veces, nos falta esa mirada de amor y nos sobra esa otra visión de altanería, que nos ciega e impide formar parte de una existencia realmente asistencial y coexistida, estimando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que todo ser humano, por ínfimo que nos parezca, no se vea constreñido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

UN RECUERDO PÓSTUMO AL MÚSICO ANTONIO ESPINOSA BONMATÍ
Emiliano García Alcázar - Crítico e investigador musical 12 de enero
¿Viven bien los españoles?
Pedro Morante Gutiérrez 15 de diciembre de 2017
Agradecimiento de Cáritas Santa Pola
Cáritas Parroquia Santa Pola 15 de diciembre de 2017
Playas en Santa Pola
Miguel Ángel Gómez 1ro de diciembre de 2017
Servicios bancarios, cada vez menos
Miguel Ángel Bermúdez 1ro de diciembre de 2017

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.