Miguel Atencia
 

QUE LA VEJEZ NO TE ROBE LA ALEGRÍA

 
Viernes 19 de mayo de 2017 0 comentarios
 

¿Cómo te sientes cuando piensas en la vejez? A muchos les llena de preocupación, ansiedad o incluso terror. Esto les sucede porque, normalmente, envejecer se asocia con cosas negativas como, las arrugas, las canas, el cansancio, la pérdida de memoria y los achaques.
Sin embargo, no a todos les pasa lo mismo al hacerse mayores. Hay quienes conservan su salud física y mental. Otros, gracias al progreso de la medicina, han podido tratar sus enfermedades y controlar sus síntomas. En nuestro país, cada vez hay más personas que disfrutan de una vida larga y saludable.
Sea que gocemos de buena salud o no, todos queremos envejecer con dignidad y sin perder la alegría. ¿Cómo se logra eso? En parte depende de nuestra actitud y habilidad para adaptarnos a esta nueva etapa de la vida. Si tú ya has entrado en esa etapa, te presento algunos consejos sencillos pero muy prácticos.
Ser modesto en la vejez implica reconocer y aceptar las limitaciones que llegan con los años, en vez de cegarse a la realidad: “Quien vive muchos años se hace viejo. No hay vuelta atrás”.
Sin embargo, ser modesto no significa rendirse y pensar: “Estoy hecho un viejo que no sirve para nada”. “En las cuestas, hay que cambiar la marcha; si no lo haces, el auto se para”. Así es a medida que uno envejece hay que cambiar de marcha.
Hay que procurar ir bien arreglados. No vestir de cualquier manera, aún hay quien piensa: ¡Bah! Yo soy mayor ya. ¡Qué más da! También hay de los que piensan. “De vez en cuando me compro ropa nueva para levantarme la moral”, y trato de ir siempre elegante, con ropa limpia. “También me ducho y me afeito todos los días”.
Si bien la apariencia es importante, no hay que obsesionarse con ella. Ahí también entra en juego el buen juicio.
Tal vez te deprimas al recordar la energía que tenías cuando eras joven y todo lo que hacías entonces. Y es comprensible. Pero no permitas que esos pensamientos te hundan. Estar pensando siempre en el pasado solo hace que el presente sea más triste. Concéntrate en las cosas que sí puedes hacer. Y trata de disfrutar con ellas.
La lectura y el aprendizaje te ayudarán a sentirte mejor y a expandir tus horizontes. No pierdas la oportunidad de leer y aprender cosas nuevas.
Si compartes lo que tienes, incluido tu tiempo con los demás, tendrás un sentimiento de logro y serás feliz. Llama por teléfono a tus amigos que estén enfermos, hazles alguna visita, llévales algún postre etc.
La generosidad es contagiosa, “cuando tratas a los demás con cariño, ellos te responderán con el mismo amor”. Y es así, las personar generosas crean un ambiente de cariño y afecto que hace sentir a gusto a los demás.
Aunque habrá ocasiones en las que tú querrás estar solo, evita aislarte y encerrarte en casa. Rodéate de gente de todas las edades. “Trata de estar con gente joven. Su energía es contagiosa; te harán sentirte de nuevo como un muchacho”. No esperes a que los demás te inviten. Toma la iniciativa e invita a tus amigos a casa de vez en cuando. Las personas amigables son abiertas y comunicativas. Pero recuerda que también hay que saber escuchar. Interésate por lo que piensan y sienten los demás.
Asegúrate que su conversación sea siempre agradable, que esté “sazonada de sal”, y diga siempre cosas consideradas motivadoras.
Si alguien te hace un favor, no olvides dar las gracias. Quién es agradecido se gana el cariño de la gente. Recuerda: la vida es un regalo que tenemos que agradecer.
Si cultivas la debida actitud y eres capaz de adaptarte, envejecerás con dignidad y sin perder la alegría.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

De la Venus de Willendorf a la Nancy
Antonio Baile Rodríguez 23 de junio
PIEZAS DE LA HISTORIA NO CONTADA
Vicente Sempere Orts 16 de junio
¡OJO, PELIGRO!
Miguel Ángel Bermúdez 16 de junio
GRACIAS AL IES SANTA POLA
Cristina Caballero González 16 de junio
INDIGNANTE
Isabel García Revenga 16 de junio

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.