Antonio Zaragoza Robledo
 

LOS CATÓLICOS, COMO EL ACEITE EN EL AGUA

 
Viernes 10 de febrero de 2017 0 comentarios
 

Señor director,
Sabía que su carta a su prestigioso periódico iba a tener polémica y una rápida respuesta, como así ha sido. No me ha sorprendido nada. Los católicos están acostumbrados (muy mal, yo diría) a querer quedar encima, como el aceite. Pero conmigo lo tiene crudo, porque si me contestan, yo también contesto. Pero sin faltar.
Quien contesta a mi carta me dice que debo leer el Evangelio de San Mateo. Pues mire usted, no sólo lo tengo leído y releído hasta el máximo. Es el único Evangelio que habla de la matanza de los inocentes y el único que habla de la visita de los Magos de Oriente. Pregunto, asimismo, a todos los católicos: ¿Están ustedes seguros de que San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan escribieron ellos, y no otros, los evangelios que llevan su nombre?
La Iglesia Católica es la continuación del paganismo grecorromano. ¿Qué pruebas tienen ustedes de que el apóstol Pedro estaba en Roma cuando la persecución decretada por Nerón? Ah, claro. La novela Quo Vadis, del polaco Henrik Sienkiewicz. ¿Por qué no se practica la autopsia a los papas? ¿Están seguros de que todos murieron en la cama y “en paz con Dios”?
Acusan de intolerantes a los musulmanes, pero, ¿acaso la Santa Inquisición practicada tanto por católicos como por protestantes (en el caso de éstos últimos ver la película Dies Irae, y el caso real de las Brujas de Salem), es modelo de tolerancia y de paz y amor?
La matanza de San Bartolomé, que nuestro buen rey Felipe II celebró a bombo y platillo, ¿no es acaso prueba de un fundamentalismo cristiano católico igual de reprobable que el musulmán del ISIS?
En cuanto a lo referente a la Virgen maría, diré que sólo es una y que las otras son invención de ustedes, señores católicos, y he aquí lo que uno como yo, que fue católico y que fue protestante, piensa sobre María: “Sin duda alguna, es la más bendita y santa de las mujeres, habiendo sido la madre del Hijo de Dios (no de Dios sólo, como tozudamente ustedes sostienen) en su encarnación; por tal motivo es por lo que merece ser amada, honrada e imitada”.
“Pero la Virgen María, pese a su inigualable perfección moral, necesitó, como todos los mortales, un Salvador: ‘Engrandece mi alma al Señor, declaró ella misma, y mi espíritu se alegró en Dios Mi Salvador’ (Lucas 1: 46-47).
No sólo hay que leer a San Mateo, sino también a San Marcos, Lucas y Juan. Ustedes insultan a María cuando en Semana Santa y otras festividades la visten con manto y con corona de oro, como si fuese una divinidad pagana. Sólo en su equivocada mente existen la Virgen de las Angustias, la Del Carmen, la de Fátima, Lourdes… Eso de la advocación es un invento católico que se las trae.
Finalmente, en lo que hay que creer es en lo siguiente: 1) Que María sí estuvo en el monte Calvario viendo como su Hijo era clavado en la cruz; 2) Que María concibió a Jesús por obra y gracia del Espíritu Santo; 3) Que Jesús nació por todos nuestros pecados, ya que sólo su muerte en la cruz es la que nos salva, y no nuestras propias obras; 4) Que como dice Santiago en su Epístola Universal, la fe sin obras es una fe muerta; 5) Que por gracias somos salvos por medio de la fe y esto no de vosotros, pues de dar de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe (Efesios 2: 8 y 9); 6) Que pretender salvarse por medio de las obras sin tener fe te lleva a la condenación; 7) Que la fe auténtica es la que produce obras; 8) Que sólo hay un Dios, y un sólo mediador entre dios y los hombres, Jesucristo Hombre (1ª Timoteo: 2: 5), por tanto, decir que María es nuestra abogada es rotundamente falso.
9) Que Jesús murió en la cruz, que permaneció tres días en el sepulcro, que el cabo de los tres días resucitó; 10) que estuvo durante un tiempo con los apóstoles hasta que decidió subir a los cielos, prometiéndoles a éstos la llegada de un Consolador y 11) Que está (Jesús, Hijo de dios) sentado a la derecha del Padre y que su Reino no tendrá fin y que vendrá en su Segunda Venida a juzgar a vivos y a muertos.
Si ustedes los católicos siguen empeñados en quedar como el aceite, encima de mí, estamos discutiendo sobre esto hasta la consumación de los siglos. Porque ustedes no me van a callar, por mucho que se lo propongan.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

Despilfarro de agua
Miguel Ángel Bermúdez 15 de septiembre
PROFES DE RELI UNIDOS
Profesores de Religión de la Provincia de Alicante 15 de septiembre
LAS DOS, LAS TRES
Bernardino Gago Pérez 11 de septiembre
LAS VÍCTIMAS SON NECESARIAS
Pedro Morante Gutiérrez 11 de septiembre
IN MEMORIAM
Vicente Luis Valero 1ro de septiembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.