Manuel Arroyo Martín
 

DAÑOS COLATERALES

 
Viernes 12 de enero de 2018 0 comentarios
 

Es pequeño para entender la vida
pero igual que aprendió mucho de amor
es capaz de captar el desamor
y tristeza en la relación podrida.
Vivirá con dolor la despedida
de papá y de mamá pero es mejor
que asimile que aquel brillo y color
de la vida en común es flor perdida.
Se acabó ya el amor tras la pasión
y en prisión se tornó la libertad
de aquel niño al perder flor e ilusión.
Esa merma de su felicidad
deberá superar con protección,
comprensión, formación y humanidad.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

LAS ABUELAS Y ABUELOS, EJEMPLO DE AMOR Y SABIDURÍA
Miguel Atencia 7 de agosto
AGRESIÓN EN LA PISCINA
Fran Miguel Parra 7 de agosto
REDUCTORES DE VELOCIDAD, ¡YA!
Miguel Ángel Bermúdez 7 de agosto
AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR
Pedro Morante Gutiérrez 7 de agosto
OTRO CAMAROTE DE LOS HERMANOS MARX
Pedro Limorti Tena 7 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.