NATACIÓN
 

La XXII edición de la Travesía bate los récords en seguridad

 
Viernes 14 de julio de 2017 0 comentarios
 

Desde el Club Natación Alone, organizador de la XXII Travesía a Nado Tabarca-Santa Pola, aseguran que “tras dos años sufriendo mucho, creemos que ha sido un éxito en mayúsculas”. Éxito en la organización del evento y éxito porque se ha vivido la Travesía más segura hasta el momento, “hemos dado un salto de gigante en la prueba reina en aguas abiertas. La gente no confiaba en las boyas, creían que la salida iba a ser una hecatombe, pero ha resultado perfecta”.
Otra de las grandes novedades que se han puesto en marcha en esta edición han sido las plataformas flotantes, colocadas en dos puntos del recorrido para que los nadadores pudieran situarse sobre ellas, “que, también afortunadamente, no hemos tenido que utilizarlas, porque no ha habido bancos de medusas”.
También reseñable ha sido el hecho de que, pese a que la mar estuvo un poco en contra, no ha habido que lamentar incidentes personales, “los típicos vómitos de algunos participantes, hipotermia y extenuación. Todo y que fue una auténtica travesía, con el mar en contra, oleaje, corriente adversa. De hecho, a las dos horas no había entrado ni la mitad. Una prueba dura”.

Tranquilidad
Los nadadores han transmitido al club Alone que toda la infraestructura que gira alrededor de la Travesía dota, especialmente, “de tranquilidad. Especialmente la señalización del recorrido, con boyas que permiten no sólo ubicarse, también anclarse en caso de cansancio”. El club está seguro de que organiza la travesía a nado “que ofrece las mayores condiciones de seguridad, al menos en España, sin olvidar el avituallamiento a lo largo del recorrido (km. 3, con agua y plátanos – de un total de 5.900 metros, aunque con la deriva del domingo se llegó a nadar 6.700)”.
La tranquilidad se dota a los nadadores no sólo con boyas y señalización, también con más de 150 embarcaciones “entre paddle surf y kayaks, que acompañan a los 1.400 deportistas durante todo el recorrido. Todo ello de forma voluntaria, para poder llegar a una media de embarcación por nueve personas”. Sin contar, además, con las cuatro lanchas de Cruz Roja, Guardia Civil, Policía Local y otras tantas embarcaciones de apoyo, “más las tabarqueras, que se pusieron a nuestro servicio y un barco estuvo expectante hasta el final, en caso de que hubiera que suspender y sacar a los nadadores del mar”.
De haber tenido que evacuar a un participante al puesto de atención urgente, ubicado en la meta, en la Playa de Varadero, “el tiempo de respuesta, desde la isla de Tabarca, eran siete minutos”. La Fundación Trinidad Alfonso, de hecho, premió a la prueba por su seguridad, “premio que ha permitido adquirir las plataformas, de hecho”.
Por primera vez en la historia, y dentro de la categoría Acero de Barco, participó una persona disminuida psíquica, “un S14, según la clasificación del Comité Paralímpico Internacional. Además, era un menor y estuvo encantado”.

Retrasos en la salida
Le gustaría aclarar a la organización de la XXII Travesía el retraso que hubo en la salida (pequeño, doce minutos), “y todo proviene porque se retrasó, hasta en 40 minutos, la subida a las tabarqueras. Pero no puedes obligar a los participantes a subir a un barco, ni azuzarlos para que lo hagan rápido. La prueba tiene tres partes vitales: organización, voluntarios y participantes. Esta última parte también ejerce su fuerza y nos dimos cuenta de que la gente estaba hiperfeliz, hablando, sin tensión… pese a que los achuchamos, el primer barco se llenó con casi 40 minutos de retraso”.
El Club Alone asegura que siguen teniendo fallos, “errores que pueden llegar a molestar, lo que lamentamos enormemente”.

Clasificaciones
En categoría femenina, la vencedora de la prueba fue Eliana Krist Sotelo (del CA Benidorm), con una hora, 35 minutos y 27 segundos; le siguen en el podio Ainoa Román, del The Roman Sisters, con 1.35.40; y Ángela Cerdán, del CN Arena, con 1.35.59. La primera nadadora local en atravesar el arco de meta fue Esther Arroyo Lafuente, con un crono de dos horas, siete minutos y 30 segundos, seguida de Leticia Serrano Muñoz, con 2.10.58 y María Sempere Orts, con 2.45.54.
En categoría masculina, los más rápidos en completar el recorrido fueron: Haigor Aranguren, del CD Fortuna, con una hora, veinte minutos y 30 segundos. Prácticamente pisándole los talones vino Alberto Esquitino, del CN Churriana, 1.20.55 y el tercero fue Oscar Aldabe, del Padel Arena, con 1.23.00. A nivel local, el nadador más rápido fue Fernando Fernández Lázaro, con una hora, 50 minutos y 49 segundos; le sigue a la zaga Mitxel Sagarzazu (1.55.28) y cierra la terna local Vicente Manuel Pastor Valero (2.00.43).

 
 

Portafolio

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.