BAHÍA FEMENINO
 

Injusta derrota en un partido bronco

 
Viernes 27 de enero de 2017 0 comentarios
 

La segunda vuelta ha dado su pistoletazo de salida para las féminas del Bahía. Se volvían a enfrentar al primer rival con el que se midieron en el primer encuentro, La Villajoyosa. En Santa Pola, las marineras no fueron rival para unas adversarias que tienen experiencia y que confirmaban ser uno de los equipos más fuertes de su Liga. Un 0-3 a favor de La Vila era el resultado que acompañaba a las santapoleras hacia su partido fuera de casa. Lo que no se esperaban sus rivales era que el equipo hubiera tenido tanto margen de mejora, porque lo que creían que sería un partido fácil, se convirtió en toda una batalla. Las guerreras están acostumbradas a pelear minuto a minuto en todos sus enfrentamientos. Es su medio natural. Están cómodas en esas situaciones. Se mueven sin problemas sobre el campo y saben cómo afrontar las situaciones adversas, y así lo volvieron a demostrar.
La ilusión y la confianza son la mayor energía que puede mover a un conjunto de chicas que están viviendo su sueño. Las ganas de superarse partido tras partido son la prueba fehaciente de ello, por ello todo volvió a comenzar en una más que fría tarde de invierno… Los sentimientos estaban a flor de piel después del homenaje que realizó La Vila a una fiel seguidora fallecida del equipo. Cuando la colegiado indicó que comenzaban los primeros 45 minutos fueron una señal de que se avecinaba otro partido intenso en emociones. Unas emociones que saltaron por los aires cuando en el minuto 9 Alexandra mandaba el balón al fondo de la portería, después de que las jugadoras realizaran varios disparos sin suerte. Fue un momento de felicidad absoluta que saborearon con todo su ser. Adelantarse en el marcador, ante todo un grande de la Liga era algo que sus rivales no esperaban. Estaban descolocadas por la situación, porque el Bahía estaba muy bien plantado sobre el terreno de juego y no le permitían tener muchas opciones para empatar. Hasta que llegó lo que no se quería. La Vila igualó las fuerzas en el 13, pero eso no hizo que las azulonas se vinieran abajo. Continuaron buscando ese gol que volviera a adelantarlas en el marcador, aunque se encontraron con el 2-1 a un minuto del descanso. Un gol que hizo mucho daño, pero que los 15 minutos de pausa iban a hacer mucho bien.
Así regresaron al campo, con más fuerzas y más ganas que antes. Pero las locales saben muy bien cuáles son las estrategias para descentrar al rival, la mayoría no son dignas de la deportividad, pero cada uno actúa en consecuencia a sus ideales. Los continuos parones para que se ataran los cordones de las botas es la nueva técnica para perder tiempo. Desde el primer minuto hasta el 90 se vio a una Vila con miedo, mucho miedo. No dejaban de ralentizar el ritmo para sacar del partido al Bahía, pero no lo consiguieron. Fue precisamente en el minuto 68 cuando dejaron de perder ese preciado tiempo que iban a necesitar. Porque Marine convertía una falta escorada fuera del área en un auténtico golazo digno de Messi o de Cristiano. Un golpeo magnífico con su pierna derecha que superó a la barrera y tomó una parábola perfecta que quitó las telarañas a la escuadra izquierda de la guardameta. Ese fue el instante preciso en el que las santapoleras se volvían a crecer, demostrando que se han convertido en un rival duro de roer. Ya no se les gana fácil, es más, es muy complicado ganarles. Hay que luchar, luchar y volver a luchar para arrebatarle los tres puntos a estas chicas. Así que eso hizo La Vila, que por arte de magia ya no se le desataban los cordones. No perdían tiempo, no les interesaba, pero sí que cometían falta tras falta provocando a sus rivales. Aunque para eso ya estaba la grada, que se vio cómo “animan” a sus jugadoras, porque de animar poco pero de menospreciar al rival mucho. A pesar de eso, las santapoleras seguían en su lucha particular para ganar. Pero no les dejaron. La árbitra señaló un penalti inexistente en el 76 que las locales se encargaron de anotar.
Y ahí acabó todo. La Villajoyosa volvía a dejar pasar los minutos, que corrían demasiado deprisa, les volvía a interesar eso, claro. Pero que el partido terminara con un 3-2 y con toda una Vila pidiendo el tiempo dice mucho del carácter, el ímpetu, la lucha y la garra de todas y cada una de las jugadoras del Bahía. Ahora les toca volver a creer, porque eso no lo pierden nunca, para conseguir otros tres puntos en casa frente al Monóvar. Un partido en el que volverá a estar esa magnífica afición que nunca las deja solas.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

UNA TARDE CON JOSÉ IRALA VIDAL
Margarita Tomás López 18 de agosto
PEDRO SÁNCHEZ Y EL CIS
Pedro Morante Gutiérrez 18 de agosto
SOMBRILLAS VOLADORAS
Pedro Morante Gutiérrez 18 de agosto
PACO CONEJERO: DOS AÑOS Y TODOS SIGUE IGUAL
Juan Bautista Pérez Martínez, ‘Batiste’ 11 de agosto
12ª CENA DE LA LUNA LLENA EN SANTA POLA
Manuel Arroyo Martín 11 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.