FÚTBOL: ENTREVISTA A JORGE DÍEZ, PRESIDENTE DEL SANTA POLA CF
 

Casi 350 niños juegan todos los fines de semana con la camiseta del Santa Pola

 
Viernes 5 de julio de 2019 0 comentarios
 

A día de hoy, el Santa Pola CF cuenta con veinte equipos: 7 de fútbol 11, 8 de fútbol 8 y 5 de fútbol sala. Además, por primera vez desde hace años, se incluye en la plantilla un equipo femenino senior, que milita en Primera Regional y que se ha quedado al borde del ascenso, “la asignatura pendiente que tenemos”, en palabras de Jorge Díez, presidente de la entidad.

Además de los conjuntos anteriormente mencionados, el Santa Pola posee una Escuela de Fútbol, para infantes de 4 y 5 años, que cuenta actualmente con veinte integrantes, “la puerta de entrada al Club, algo en lo que ponemos muchísimo mimo, ya que el objetivo es que se integren en nuestra dinámica y aseguren así toda su trayectoria deportiva”.

Filosofía
La filosofía que aplican al deporte base, explica Díez, se cuida también de distinguir lo que es la competición de la formación: “en todos los clubes de España se da la misma coyuntura, padres que quieren que sus hijos compitan y aquellos que sólo desean que jueguen, se formen en valores y disfruten. Nosotros, gracias al proceso de fusión y la cantidad de conjuntos que tenemos, podemos ofrecer las dos alternativas”. Es decir, cada categoría cuenta con un mínimo de dos equipos, uno que se inscribe en las competiciones más fuertes, “formado por los niños que los coordinadores consideran que pueden dar más rendimiento, y aquellos en los que no se buscan objetivos. A decir verdad, los objetivos tampoco son algo prioritario, porque las victorias sólo son indicadores de que algo se hace bien. No buscamos ganar a toda costa”.

Los primeros equipos tienen una dinámica completamente distinta, comenzando por el Senior, “compuesto por jugadores formados, a quienes se les exige la máxima entrega y la máxima competitividad”. Curiosamente, las tres útlimas temporadas se han quedado al borde del ascenso, “que es nuestro objetivo, que Santa Pola tenga un equipo de fútbol en lo más alto posible”. Una formación, la del Senior, que arrastra a la cantera (objetivo primordial de las distintas fusiones realizadas a lo largo de estos últimos años). “Queremos que la gran mayoría de los jugadores provenga de nuestra cantera. Con nuestros Juveniles hacemos un esfuerzo grande, a nivel económico, para que estos chavales que están en una edad difícil puedan practicar con la mayor de las facilidades posibles el deporte, no se dejen la práctica del fútbol, y sigan en el equipo”.

A nivel de socios, de pago, el Santa Pola CF cuenta con unos veinte, “aparte están los inscritos, los socios deportivos, que vienen a ser los progenitories. Actualmente, éstos suman 345”, indica Jorge Díez, quien apunta también que “salvo el Club Náutico, no creo que haya ningún club deportivo en la localidad que tenga un número de practicantes tan elevado como nosotros”.

Echa Díez la vista atrás, al momento en que si hicieron cargo de la gestión de un club que estaba a punto de desintegrarse, “especialmente en el fútbol base, casi desmantelado”. Directivos procedentes del Atolón, Jóvenes Promesas y Peña Barcelonista supieron reaccionar a tiempo “y luchamos contra la desintegración del fútbol base. Por eso apostamos por confluir en el Santa Pola, hacer un club grande y qué mejor que una de las entidades con más solera en la localidad”. En menos de un lustro, cuenta con 20 equipos de fútbol base, 345 practicantes, 22 entrenadores y monitores “y con buenos resultados. Todos los equipos que han participado esta temporada han superado las predicciones”.

No quiere quedarse únicamente la directiva con lo conseguido hasta ahora, “pues estamos estudiando modificaciones de cara al próximo curso. Tenemos que corregir pequeños fallos, pero lo que esperábamos de la última fusión se ha conseguido: 345 niños jugando, contentos. A todas luces, el resultado es positivo”.

Liquidar un equipo
Sin embargo, quedan flecos de ese fútbol base que aún permanecen desunidos, “los que componemos, a día de hoy, la directiva del Santa Pola, dejamos atrás proyectos personales por el bien de este equipo. En caso del Bahía, el objetivo era bien distinto. De hecho, querían terminar con este equipo. Liquidarlo. Desde mi perspectiva, se ha equivocado. Ése ha sido el mayor escollo”.

Ése y que no deseaban que la directiva resultante de la fusión de Bahía y Santa Pola, “contara con dirigentes de etapas anteriores, en las que la gestión no ha sido muy correcta, digamos. Lo único que pedíamo es que por parte del Bahía se aportara gente nueva, que la tenían, y que no hubiera componentes que nos llevara al pasado y a las disputas que hubo en su día”. Entre otras cosas, recuerda, “los directivos actuales somos poco conocedores de la polémica. Ni nos interesa, ni vamos a entrar, únicamente deseamos savia nueva”.

Habla también de los problemas heredados, que los hubo, y bastantes. “El más gordo está encauzado, no resuelto, porque es una deuda económica importante que debemos pagar. Hemos conseguido rebajarla casi a la mitad en el plazo de seis meses, pero aún queda. Se han paralizado todos los procesos judiciales que había, se ha llegado a un acuerdo y toca cumplir los compromisos adquiridos”.

50 años de historia
La historia del club santapolero suma hasta 50 años, tuvo su culmen cuando el equipo llegó a jugar la promoción a Segunda B, “pero, a partir de ahí, la trayectoria ha sido descendente. En la actualidad, militamos en Primera Regional e intentamos salir. Como mínimo, el Santa Pola debe estar en Preferente, que es donde consideramos que pertenece, su categoría natural”.

No le duelen prendas a Jorge Diez en reconocer que, durante la época de mayor esplendor del club, dentro de la directiva militaban los actuales (o algunos de los actuales) dirigentes del Bahía, “por eso no entendemos el empeño que tienen en querer acabar con club que ellos mismos intentaron hacer grande”. También es cierto que con un presupuesto ampliamente distinto al que se maneja, “porque coincidió con una buena coyuntura económica dentro del municipio”. Este es otro de los motivos de la incomprensión que siente Jorge Díez hacia esa inquina, ese empeño de temrinar con el Santa Pola, “y no permitir la fusión total, como propusimos en su momento”.

Tras el Club Náutico, es el que más fichas federativas posee de toda la villa, un trabajo del que se siente orgulloso, “especialmente del realizado por la Junta Directiva. Yo soy la cabeza visible, digamos. También el que se lleva los palos. Pero hay un grupo de gente, que es la que lleva el peso del trabajo diario. Por eso quiero agradecerles especialmente esa dedicación, ese trabajo de varios años. Una labor pesada, importante y de gran responsabilidad”.

Santa Pola Femenino
El fútbol femenino ya ha dejado de perfilarse como una posibilidad para convertirse, afortunadamente, en una realidad. El aficionado es fiel, el público es fiel y, el club, “lo va a fomentar y es una apuesta. El fútbol femenino está en alza, tanto a nivel provincial, como nacional y en la propia localidad, que ya dispone de dos equipos. Este año hemos podido disfrutar de un gran derbi. Su auge, por tanto, pensamos que es imparable. Este año pensamos seguir apostando y hemos creado una campaña de captación para categorías inferiores”.

Actualmente, disponen de un equipo Senior, pero su objetivo es consolidar el fútbol base femenino, con todas las categorías: Alevines, Benjamines, Infantil... “esta captación se realizará los viernes del mes de junio. Un trabajo difícil, pero ya ha arrancado a nivel nacional y debemos de dar a nivel local el úlitmo empujón. Las niñas deben tener la posibilidad de jugar a este deporte con total normalidad. No ya en equipos mixtos, sino en conjuntos íntegramente compuestos por féminas”.

Episodios lamentables
Durante años, aficionados y no aficionados han podido contemplar episodios lamentables en las gradas y en el campo. Un hecho que se tiene que atajar, cortar de raíz desde los propios clubes, “liderados, sobre todo, por la Federación. Es ella quien tiene que adoptar las medidas necesarias, reunir a clubes, árbitros, padres, jugadores... todos estos estamentos, representados en la Asamblea de la Federación, que es donde se debe afrontar un problema que, en mi opinión, tiene solución”.

Quiere romper una lanza en favor de los progenitores, diciendo que “estos hechos aparecen en televisón porque, afortunadamente, son ocasionales”. Todos los fines de semana, hay miles de partidos de fútbol base en España, “y lo que se ve es uno de cada mil. Lo habitual es que transcurrran las jornadas en el Pereira, Maciá y Salinetes con normalidad. Esa es la norma pero, con un solo incidente como los que se pueden ver en los informativos, es suficiente para que todos los estamentos implicados tomen medidas. De ahí que quiera hacer un llamamiento a la Federación, para que en el seno de la Asamblea, o donde ellos consideren, se aborde este tema”.

Sobre los padres, destaca que el 99% tiene un comportamiento ejemplar en el campo, “pero a los pocos que se lo toman de una forma que no es la adecuada, que recapaciten. Por desgracia, son mayores de edad y poco podemos inculcar ya. Nosotros, por activa y por pasiva, afirmamos que lo importante no es la competición, sino la formación. Incluso dentro de nuestros equipos que se destinan a competición. A ellos, ante todo, pedimos respeto”.

Esta máxima se repite, incluso, con los jugadores del Primer Equipo, “porque para nuestra directiva, ellos son personas, no jugadores. Así se lo hemos transmitido dentro del vestuario al inicio y al final de temporada. Queremos que estén a gusto en el club. Si se asciende, nos llevaremos el alegrón. Si no consigue, como ha pasado los últimos tres años, no se ha adoptado ni adoptará ninguna medida drástica, ni con entrenadores, ni con cuerpo técnico, ni con jugadores”. El objetivo común, el cumplido, es que los mismos que han iniciado la temporada, la han finalizado, “con el mismo compañerismo, con la misma alegría y con el mismo buen ambiente. Este objetivo sí que ha sido buscado y cumplido”.

Futuro
Hablando de objetivos, sí que quiere indicar que tienen una meta por delante, y no es otra que crecer. “Nos gustaría seguir acogiendo todas las sensibilidades dentro del fútbol. Queremos abarcarlo todo. En el Senior, que el Femenino ascienda a Primera Regional y que el Senior Masculino lo haga a Preferente”.

Dos vertientes, como ya se ha dicho, que tienen que correr en paralelo: formación y competición, “pero siempre buscando los mejores medios”.

Ayuntamiento
Se termina una legislatura, cuanto menos, complicada para las relaciones entre la entidad y el Consistorio santapolero. Cuatro años que en los que el Santa Pola CF, en palabras de su presidente, “ha tenido menos apoyo del esperado, sobre todo en materia de la práctica deportiva. Si fuera el alcalde de mi pueblo, querría una población deportista: sana, saludable, con aficiones sanas. Considerar el dinero ofrecido al deporte como gasto, no es tal, es y debe ser una inversión”.

Han visto, sin embargo, que los medios económicos no a esta, sino a todas las entidades deportivas, han minorado, “por lo que no hemos sentido el apoyo ni económico, ni logístico, de épocas anteriores. Y no me refiero a la inmediatamente anterior, sino a todas las anteriores”.

El reparto de subvenciones a entidades deportivas y deportistas ha tenido muchas críticas. Buena fe, para Díez, sí ha habido, pero la forma no ha sido la correcta. “Este reparto, a través de una convocatoria, ha desembocado en una falta de proporcionalidad. Se han puesto límites que impedían que, entre una entidad pequeña y una grande, se viera reflejada esa diferencia. Nosotros entendemos que si un club tiene 345 integrantes no puede ganar solamente el doble que uno que tienen cien. Debería, al menos, precibir el triple”.

Como no ha habido proporcionalidad, “no ha existido justicia, por lo que abogamos por la firma de convenios. El Ayuntamiento ha de estudiar el tamaño, volumen y dimensión de cada uno de los clubes y adapte el convenio respectivo. En virtud de eso y de sus propias competencias, el reparto será proporcional y, por lo tanto, justo. No todos somos iguales”.

El próximo día 15, a todas luces, se formará un nuevo Gobierno local, que deberá decidir qué tipo de apoyos concede. “De momento, nosotros estamos preparando los puntos que creemos que se deben tratar en la primera reunión. Allí expondremos inquietudes y proyectos y recabaremos su apoyo. Dentro de cuatro años, podremos decidir si el cambio ha sido positivo o negativo”.

A la afición
Quiere Jorge Díez que el Manolo Maciá se cargue de ambiente, que vuelva a los llenos de antaño, “pues he sido testigo, cuando era joven, cómo no imporataba la categoría en la que militase el Santa Pola. La grada estaba llena. Por eso queremos que la ciudadanía regrese al campo y, por otro lado, que se hagan socios. Que participen de la vida activa de la entidad, que se presenten a las elecciones, que hagan propuestas. Este club no es de nadie, es de todos. Para nosotros sería una enorme ilusión el tener un aluvión de aficionados, socios, abonados o, simplemente, de gente que acuda a ver al equipo”.

Las diferencias entre socio y abonado es que el primero participa en la Asamblea, en las decisiones del Club. El abonado, sólo tiene derecho, con un precio reducido, al acceso a los partidos. Los socios, automáticamente, es abonado. “Pero queremos una gran masa social, de gente que proponga y, sobre todo, tener un relevo. Si algo tenemos claro la actual directiva es que no hemos venido para quedarnos. Tendremos nuestro ciclo y, si alguien considera que lo puede hacer mejor, tendrá nuestro apoyo”.

“Los que estamos ahí”, puntualizaba, “lo único que queremos es lo mejor para el Santa Pola”.

El precio de la cuota anual de socio es de tan solo 50 euros. El abono, esta temporada, ha sido de 20 euros (con acceso a los 15 partidos de liga que se juegan en casa), “pero con la conmemoración del 50 aniversario del fútbol federado en la villa, el club ha realizado un importante esfuerzo económico y el abono ha sido gratuito”.

Balance
“Positivo en grado máximo”. Ese es el balance de la temporada que realiza el presidente, “más cuando hemos tenido la tercera y más importante de las fusiones. En pirmer lugar, fueron Santa Pola y Atolón; seguidamente, se incorporó el Jóvenes Promesas y, en esta, sólo ha podido ser con la Peña Barcelonista (aunque el Bahía también estaba invitado). Que el Santa Pola crezca, para nosotros ya es todo un logro”.

Finalmente, quiere reiterar el llamiento a la afición para que vuelva al campo: “como socio, abonado o simple aficionado. Entre todos tenemos que conseguir que el pueblo tenga un equipo en la máxima categoría que se pueda permitir”. No quiere olvidarse que, de la misma manera, piden el apoyo a patrocinadores y colaboradores, “porque con su respaldo, más de 350 personas pueden practicar deporte en las mejores condiciones. En este caso, el fútbol”.

Desde su posición, Jorge Díez delcara que “el apoyo, tanto económico como logístico, es muy gratificante. Sólo tienen que pasarse por los campos, en los que juegan niños de cuatro a 18 años, para ver con qué alegría celebran un gol. Sin ese apoyo, sin ese trabajo, no estarían allí y sí lo harían en otros ambientes”.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 
 
 

CARTAS AL DIRECTOR

PACO CONEJERO, POR FIN!!!
Batiste 14 de agosto
RESONETO DE LA 14ª CENA DE LA LUNA LLENA
Manuel Arroyo Martín 14 de agosto
AGRADECIDO
Ramón Vaquero Alosete 14 de agosto
IL TROVATORE: RESERVAS INNECESARIAS
Carmen Ruiz LLorente 14 de agosto
SE ALIMENTA LA DESESPERACIÓN DE LA GENTE “¡CUÁNTAS VIDAS DESTRUIDAS!”
Víctor Corcoba Herrero/ Escritor 2 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.