FÚTBOL AMERICANO
 

Intensidad y compañerismo para “todos los perfiles físicos”

 
Viernes 5 de mayo de 2017 0 comentarios
 

Como si de un caballero medieval se tratase, Juan Antonio García, tiene que lucir armadura antes de saltar al campo. Armadura que volverá a vestir mañana sábado, 6 de mayo, en la semifinal del Playoff Nacional frente al Madrid Toros, a las 19.00 horas, en el campo municipal Antonio solana, en Villafranqueza (Alicante). Este santapolero, de veinte años y estudiante de Cocina en el IES Cap de L’Aljub, cambió hace dos años el fútbol por el fútbol americano. De militar en las filas del Bahía o del Santa Pola ha pasado a formar parte de las casi 130 personas que componen el Alicante Sharks. “Un cambio a mejor, sin duda alguna”, declara ilusionado.
Mejor en intensidad, mejor en diversión y “mejor en compañerismo. Eso lo primero. No sólo a nivel de equipo, también dentro del campo. Es como hace treinta o cuarenta años en el mundo del fútbol en España: somos todos amigos”. No puede dejar de sorprenderse por “cómo está la cosa ahora. Insultos, peleas, provocación. No sólo fuera, también dentro del campo”. En fútbol americano hay contacto… mucho contacto, “porque un rival de 130 kilos te puede placar en carrera. En la cintura. A unos 30 kilómetros por hora y sientes como te crujen las entrañas”.

Sin maldad
Pero no hay maldad o ganas de lesionar, “sólo es contacto, el juego en sí. Te pregunta si estás bien y te ayuda a levantarte. Y a por la siguiente, tan amigos”. Con ello no quiere decir que no haya juego sucio, “somos personas y los hay buenos y malos”. El contacto no es una agresión, “aunque si no se tiene la mentalidad de pez, la frialdad de ver las cosas jugada a jugada, puedes llegar a explotar y exponerte a ser expulsado durante meses. Tanto a nivel federativo como del propio club. Así, te puede placar la misma persona quince veces por partido y no sientes rencor personal”.
Pero… ¿por qué cambió de deporte a uno tan minoritario? “Por el compañerismo y la humildad. Aparte de que es mucho más divertido y completo”, contesta. El fútbol americano requiere estudio, saberse jugadas, covers, formaciones, engaños, motions, entre otros. “Más estudiar al contrario, persona a persona. Si frente a ti se encuentra un señor de dos metros defendiendo su posición has de saber cómo placarlo, frenarlo, entorpecerle el paso, envolverlo. Técnicas distintas con jugadores distintos. En cada jugada puedes tener un rival diferente al anterior”.
En este momento, los Alicante Sharks han terminado la fase regular. Invictos, con sólo doce puntos encajados (sinónimo de una gran defensa), preparándose para disputar los playoff a nivel nacional, semifinales, contra un equipo de Madrid. De conseguir la victoria, pasarían a la final, dos semanas más tarde. “El nivel competitivo cambia según el equipo. Por desgracia, en Alicante sólo somos nosotros en Senior, por lo que nos hemos tenido que desplazar hasta Zaragoza para jugar. Dependiendo de las personas que componen tanto el nuestro como otros conjuntos, puede haber rookies de primer año con veinte y veteranos de cuarenta que vienen de jugar en Estados Unidos. Pero son duros, todos”.

La dureza otorga humildad
Insiste en el hecho de la dureza, “que otorga humildad”, porque jugar el fútbol americano es estar dispuesto a que te plaquen una y otra vez, “y a levantarte una y otra vez”. En su caso Juan Antonio juega en varias posiciones: fullback, running back, kicker, punter. “He jugado tanto en la línea de defensa (el año pasado), como en ataque. Un fullback es alguien que coge el balón tras la línea de ataque y, como el pistón de una pistola, tiene que romper, atravesar la melé que se forma para ganar yardas. O abrir paso al running back (un tipo que corre mucho y necesita espacio) para que pueda avanzar las diez necesarias yardas para volver a tener cuatro oportunidades para recorrerlas”.
Su paso por el fútbol le ha dado piernas, por lo que tiene velocidad, aún pesando cien kilos (ha tenido que ganar quince de masa muscular, llegó a pesar 106 midiendo 1,75), “y específica. Grandes músculos, mucha potencia y capaces de pasar de cero a cien en centésimas de segundo”. Lo dice ilusionado, contento, “porque el fútbol americano supone no un reto para mí, sino para todos los jugadores. Cada posición requiere una condición física, de forma pormenorizada”.

Llamada a tod@s
De hecho, lanza una llamada a los chicos grandes: “¿pesas 110 kilos y mides un metro sesenta? No pasa nada. ¿Pesas ochenta kilos y mides dos metros? Tampoco pasa nada, también hay sitio. El primero va a para la línea de defensa y, el segundo, para receptor o safety”. Una de las cosas grandes que tiene el fútbol americano, “es que no discrimina por físicos o pesos. Aquí hay muchos equipos dentro de un equipo. Defensa y ataque, más equipos especiales de kick off, field goal, punt y extra point”.
Finalmente, quiere recordar que los Alicante Sharks abren la puerta a todo el mundo. Quien quiera más información puede ponerse en contacto en: sharks@alicantesharks.es, o en su muro de Facebook.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 
 
 

CARTAS AL DIRECTOR

De la Venus de Willendorf a la Nancy
Antonio Baile Rodríguez 23 de junio
PIEZAS DE LA HISTORIA NO CONTADA
Vicente Sempere Orts 16 de junio
¡OJO, PELIGRO!
Miguel Ángel Bermúdez 16 de junio
GRACIAS AL IES SANTA POLA
Cristina Caballero González 16 de junio
INDIGNANTE
Isabel García Revenga 16 de junio

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.