ENTREVISTA
 

Una villa, sin medios de comunicación, está condenada a perder su esencia

 
Viernes 26 de mayo de 2017 0 comentarios
 

El 4 de junio de 1992, va a hacer 25 años, se presentaba en la Casa de Cultura el que fuera el primer medio de comunicación privado del siglo XX en nuestro pueblo, la revista “Escenas de Santa Pola”, cuyo primer ejemplar vio la luz al día siguiente. Con tan sólo 26 años, José Juan López, que ya había tenido experiencias con el mundo de la comunicación (seis años en corresponsalías de prensa y radio, entre ellos La Verdad e Información), decide asumir un gran reto personal y profesional. “Me daba mucho coraje que Santa Pola no tuviera su propio medio y hubiese tal carencia de información”.

La época, precisamente, no era boyante. Crisis económica y duras condiciones para el comercio y la pesca. “Tomé una decisión arriesgada, aposté por hacer en la vida lo que me gustaba y, de paso, crear algo que fuese positivo para mi pueblo”, declara.

Junto a él, que asumió la iniciativa empresarial (apoyado por su tíos Feliciano y Rafaela, del Horno de Paquito, quienes también le dejaron una casa en la calle Madrid, su primera redacción), le acompañaban un grupo de amigos con la misma inquietud, más sus dos hermanos, Antonio y Armando. “Compré un ordenador 386, que necesitaba un carrito para llevarlo de un sitio a otro; un programa de maquetación y horas y horas para sacarle las tripas y comenzar así con los bocetos”.

Tras intensas jornadas de laboratorio periodístico, salió el número uno, “mucha gente nos decía que era imposible llenar una revista con temas del pueblo”. Un reto más en el que, gracias al esfuerzo, “pudimos demostrar que sí era posible”. La información hiperlocal, circunscrita a una ciudad como la nuestra, es dura y difícil, “más cuando no había costumbre de comunicar, ni siquiera en el Ayuntamiento. De ahí que apostásemos por la información institucional, para lo que había que patearse los despachos de concejales o grupos políticos; y, por otro lado, queríamos darle mucho protagonismo a personas, colectivos, instituciones del pueblo, a gente que hacía cosas en cualquier ámbito y que merecían relevancia”.

A esta dificultad, hay que añadirle el toque humano, “porque se necesita tiempo para tratar con cariño entrevistas al cartero del pueblo, al zapatero, al guardia de toda la vida, a las mujeres que comenzaron con las fiestas patronales…”. Personas que merecían ser inmortalizadas, “de ahí que sea uno de nuestros grandes legados, el haber conseguido casi un estudio antropológico, porque esas páginas rescatan cómo era la Santa Pola de tiempos pasados”.

Los problemas del municipio, más o menos, se mantienen: “el desempleo era importante; hubo un gran parón en la construcción, la pesca iba a menos y el comercio, si ahora es complicado, imagínate antes”. Las oportunidades eran escasas y no eran los veranos aquellos de los 70 y 80, “cuando se podía hacer el agosto, literalmente, para aguantar el resto del año”.

Políticamente, se venía de tres legislaturas de gobierno del Partido Socialista, “y llegó la sorprendente victoria del PP en el 91, que gobernó en minoría y en constante inestabilidad en el Ayuntamiento, porque Pascual Orts tenía en frente a dos animales políticos: Salvador Antón y Tomás Baile. Era complejo llegar a acuerdos y la tensión se palpaba en el ambiente”. Extrapola “con sus diferencias”, a lo que existe a día de hoy, “entonces gobernaba un solo grupo en minoría y ahora se gobierna con mayoría pero entre cinco grupos distintos”.

Escenas vivió tres etapas, las dos primeras como semanario de junio’92 a mayo’94 y de julio’94 a agosto’96, para modernizarse años después entre 2003 y 2008 apostando por el color y la periodicidad mensual. A la par el municipio también evoluciona, se moderniza, abre y diversifica, “pero aún queda mucho camino por recorrer, proyectos del 92 aún pendientes como el campo de golf (proyecto estrella del Plan General de 1986) o la piscina municipal (desgraciadamente paralizada)”, aún colean.

Destaca José Juan la regeneración del Castillo y su entorno, “uno de los grandes triunfos de la época que eliminó las construcciones a su alrededor y lo convirtió en el centro cultural y cívico que es hoy en día, un auténtico icono para nuestro pueblo”.

Otro de los retos, en aquella época, era la desestacionalización turística. No depender tanto del verano. “No se ha avanzado tanto, el modelo residencial es potente pero la escasez de plazas hoteleras nos resta muchas oportunidades”. Un problema que viene de épocas casi pretéritas, los 60 y 70, “y perdimos la oportunidad en los 80, pues el Plan General del 86 no apostó por crear hoteles en primeras líneas, y cuando se ha querido corregir ha sido tarde y hoy en día es muy difícil generar expectativas para los inversores, ojalá alguien dé con la tecla algún día”.

Apuesta este comunicador por el valor del periodismo local, “a día de hoy, con las nuevas tecnologías cualquiera puede comunicar, pero informar de forma veraz ya es más complicado. El rigor periodístico se pierde a menudo, porque no todo lo que se publica está contrastado y las redes sociales son una gran ayuda, pero también pueden generar confusión”. El segundo escollo al que se enfrenta la prensa local “es su mera subsistencia económica, tremendamente complicada a día de hoy”.

Por estos dos motivos, considera “vital” que un pueblo apoye a sus medios, “que son vehículos de transmisión de valores, costumbres e historia propios”. Su desaparición, “provocaría que éstos se diluyesen” dentro de otras propuestas generalistas. “La información local, en este mundo tan globalizado, es cada vez más necesaria para preservar nuestra identidad como pueblo, y los ciudadanos han de valorarla y aportar su grano de arena”.

Todo evoluciona, por supuesto, “y todos tenemos la posibilidad de elegir, de colaborar y de implicarnos”, de ahí que alabe las posibilidades que ofrece la comunicación digital: “a día de hoy, internet y las redes ya están integrados en nuestras vidas y los medios se han de adaptar sí o sí”.

Con motivo de los 25 años de la fundación de “Escenas de Santa Pola”, la Casa de Cultura acoge hasta el próximo 9 de junio una exposición que recorre la trayectoria de este medio local a través de sus portadas, artículos, objetos y curiosidades. Pura historia de nuestro pueblo que vale la pena recordar.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

Playas en Santa Pola
Miguel Ángel Gómez 1ro de diciembre
Servicios bancarios, cada vez menos
Miguel Ángel Bermúdez 1ro de diciembre
Supresión de estacionamientos para discapacitados
Virgilio Gómez Arjona 17 de noviembre
Separatismo
Manuel Arroyo Martín 7 de noviembre
Lo que debe hacer Puigdemont
Pedro Morante Gutiérrez 7 de noviembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.