EXPOSICIÓN ‘EL MAR ES...’
 

Porque la creatividad y el espíritu de denuncia no tiene edad

 
Viernes 17 de marzo de 2017 0 comentarios
 

La creatividad no tiene edad”. Así de tajantes y un poco indignadas se expresan Sol Pérez y María Jesús Soler. Sentadas al amor de un café caliente e intentándose proteger del azote de la torrencial lluvia desgranan la que es una exposición donde la plástica tiene su marcada dosis de protagonismo. Pero también el significado o la denuncia, “porque cuando llegas a una cierta edad, si eres artista, te apartan”, reflexiona María Jesús, quien añade que “no cuentan con que, cuando llega la madurez, se ha ganado mucha más compenetración. Son tantas cosas las que te envuelven cuando eres joven, que no tienes serenidad”.
Detrás de la muestra ‘El mar es…’ se esconde un año y medio de trabajo, “siendo la primera vez que exponíamos juntas”. Y han conectado, pues se complementa la parte más alegórica con la más plástica, la denuncia, como bien puede ser la instalación que se encuentra a la entrada del Museo del Mar, de María Jesús Soler, así como las texturas, el uso de distintos materiales, la plástica misma que desprenden las cerámicas de Sol Pérez.

Mucho que decir
Por lo tanto, aquel que diga que la experiencia no tiene nada que decir en un mundo gobernado por la tiranía de lo efímero y la juventud está más que equivocado. La denuncia en cada una de las botellas que cuelgan de una gran red verde. Países en conflicto, seres humanos luchando por sobrevivir, como corchos flotando en un bol de agua azul. Real, descarnado, cruel. “A lo que se suman los cuadros donde me centro en la destrucción del ártico”.
Cuadros llenos de mensaje, sí, pero también de urdimbres y materiales como el polvo de mármol, el vidrio o el cristal de Murano. “A través de la cerámica”, explicaba Sol, “conseguimos un medio de expresión que ofrece, si el artista conoce la técnica y los materiales, un mundo casi infinito de posibilidades plásticas. Por ejemplo, podemos trabajar los barnices, las tierras, las texturas… y conseguir un erizo que ha estado mil años en el fondo del mar”. Otra cosa es que la juventud se aproxime para poder aprovechar conocer la cerámica a fondo, “porque ser ceramista hoy en día es algo así como estar fuera de órbita”.
Tanto a una como a otra les gusta experimentar, jugar con la materia prima y “poner en ella sentimientos, aunque sea en la obra más figurativa”, destaca María Jesús.

Lo que yace en el mar
Volviendo al mar, al reclamo, y a los sentimientos, para Sol yace en el fondo del Mediterráneo un sabor a infancia, “porque no me puedo desentender de la parte subjetiva, lírica. Me acuerdo cuando buceaba, cuando me enseñó mi padre, que era un gran buceador. Mis trabajos reflejan recuerdos y emociones, los colores, que son maravillosos. Eso es lo que pretendo transmitir”… y, como bien dijo en el transcurso de la entrevista, “cuando llegas a una edad no te importa si el público lo aceptará o no. Eres artista porque tienes la necesidad de comunicar, de transmitir”.
También la infancia de Soler estuvo marcada por el Mare Nostrum, “un mar que ha estado siempre en el centro del conflicto. Mi punto de vista es más poético y extiendo el tono a lo reivindicativo, porque nos estamos cargando el planeta. Pero no todo es denuncia, ojo, también hay un punto de crítica”.

Que disfruten basta
Aseguran ambas que “si conseguimos que la gente disfrute, si hemos sido capaces de transmitir vivencias a través de la plástica, para nosotras será un éxito”. Porque la muestra, aunque ha sido dividida en pintura, escultura y cerámica, guarda una armonía, “una coherencia que no es fácil de conseguir entre dos artistas, porque las obras no entran en conflicto, se complementan”, afirmaba María Jesús.
Del mismo modo ocurre con la menina de María Jesús que preside en la entrada, la cual no entra en conflicto con el epicentro marítimo de la exposición, pero nos recuerda que son dos las mujeres, grandes mujeres, quienes con los pies muy en la tierra nos enseñan que la ilusión, la reivindicación y la juventud no sólo se hayan en la fecha del carné de identidad.
La muestra estará hasta el próximo 16 de abril en el Museo.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 
 
 

CARTAS AL DIRECTOR

UNA TARDE CON JOSÉ IRALA VIDAL
Margarita Tomás López 18 de agosto
PEDRO SÁNCHEZ Y EL CIS
Pedro Morante Gutiérrez 18 de agosto
SOMBRILLAS VOLADORAS
Pedro Morante Gutiérrez 18 de agosto
PACO CONEJERO: DOS AÑOS Y TODOS SIGUE IGUAL
Juan Bautista Pérez Martínez, ‘Batiste’ 11 de agosto
12ª CENA DE LA LUNA LLENA EN SANTA POLA
Manuel Arroyo Martín 11 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.