ARTE
 

La luz del alma de Miguel Hernández se ve reflejada en los cuadros de Ballesta

 
Viernes 28 de abril de 2017 0 comentarios
 

El evento que tendrá lugar este sábado, 29 de abril, a las 20.30 horas, en el Baluarte del Duque y Museo del Mar tendrá, a buen seguro, repercusión internacional (ya abrió esta misma semana en prensa nacional italiana). No sólo porque se presentarán la pinturas de Antonio Ballesta que giran en torno a los poemas de Miguel Hernández, Lorca y la filosofía de María Zambrano, también porque Santa Pola contará con la presencia de dos nominados al Premio Nobel de Literatura: Pier Franco Bruni (que participará a través de una videoconferencia en directo desde Italia) y Germain Droogenbroodt, el poeta flamenco, que será acompañado a la guitarra en su intervención por el maestro Vicent Ballester, todo un profesor y erudito de este instrumento.
En el acto se fusionarán la poesía, la pintura y la reflexión filosófica. Tres personajes que se ponen en diálogo y que, gracias a esta exposición, servirán para rendir homenaje a Miguel Hernández, en su “año hernandiano” y realizar un canto a la libertad y la belleza. Mucho talento a nuestro alrededor, que tienen la vista puesta en los grandes poetas y pensadores españoles, especialmente en los pocos conocidos en el ámbito internacional, como el malogrado Hernández.
Reflexiones, ideas, que se configuran como afluentes que acuden a la corriente principal, que es la creación artística, el pensamiento y la difusión de las voces críticas. Valeriano Venneri, comisario de la exposición, echaba la vista atrás y recordó que, los grandes ríos, comienzan en pequeños saltos de agua. En este caso, más que salto de agua fue “comiendo alcachofas, en un acto organizado por la Universidad de Alicante”. Allí se conocieron y sentaron las bases de un proyecto en el que la misma UA colabora (a través de la Cátedra Arzobispo Laeces) en la promoción y difusión de imagen gráfica.

Insigne Ballesta
El mismo Venneri definía a Ballesta como “insigne”, de la misma forma que a Bruni, “amigo que ha impulsado fuertemente el proyecto”. No quiso olvidarse de las esculturas de esparto de Raúl Civanto, que complementarán la presentación del trabajo de un artista “capaz de plasmar reflexiones tanto filosóficas como poéticas en sus obras”.
Ha sido todo un mecano, todo un puzzle de piezas el que se ha tenido que encajar, “de forma apasionante, he de decirlo, pues son grandes personajes los que nos visitarán”. Venneri destaca que tanto poesía como filosofía son disciplinas orales, “que no podemos ver, por lo que me fascinó el hecho de que Ballesta las haya hecho visibles. Gracias a su formación clásica, reflexiona y da importancia al momento creativo. Es un arquitecto que, al final, construye su obra”.

Monje cartujo del arte
Un monje cartujo del arte. Así se define el protagonista de esta exposición de gran calado. Un prolífico creador e interpretador. Sin barreras hacia los textos, el pensamiento o la música. Con leves trazos, es capaz de captar el dolor de la muerte del hijo de Hernández, reflejando desde sus manos a los puñales de La Verónica, eco de la formación religiosa del poeta. “La segunda parte de la muestra está protagonizada por Lorca, que no venía a Santa Pola. Ha sido gracias al trabajo y la insistencia de Valeriano y María José (Cerdá, directora del Museo del Mar)”, explicaba el artista, quien añadía que “la figura de Zambrano entronca con la amistad hacia Lorca y con la conexión a Hernández”. A partir del sábado, el espíritu de los tres se fusionará en las salas del Museo del Mar.
Poco, si no nada, hay que no pueda traducir en arte Antonio Ballesta y no duda en criticar el proceso de copia eterna que supone internet, “porque no hay muchos que hagan en estudio interior y, desde su alma, sean capaces de traducir íntimamente su alfabeto pictórico”. De la racionalidad, viva en su mundo interior, “acaba desapareciendo en mi proceso creativo para derivar a la abstracción, a la intuición. Se conjugan las dos y son capaces de traducir cualquier tema: religioso, poético o de cualquier índole”. De hecho, está preparando una exposición de cien cuadros sobre las partituras del barroco y el clasicismo.
Dar la voz a los que no la tienen; reflejar la realidad de los menos agraciados, de ese sector de la sociedad que la sostiene y levanta, pero que sólo protagoniza los titulares de la crónica negra es el trabajo que ha puesto en marcha Germain Droogenbroodt, primero en traducir al holandés la obra de Miguel Hernández, “un poeta desconocido, casi marginal, fuera de España o Iberoamérica”.
Con el objetivo de dar promoción, además de fusionarlo con la pintura, los poemas de Hernández han aparecido en la revista de la Editorial POINT (Poesía Internacional).

Un hombre social
Del poeta de Orihuela alaba su aspecto social, capaz de transmitir la miseria (común en todas las partes del mundo) y de cómo sobreviven quienes la padecen. “En general, esto no lo vemos mucho en los medios de comunicación”. De hecho, la mayoría de lo publicado en su editorial pertenece a poetas que “en sus países no han tenido la posibilidad de darle promoción, como puede ser el más importante poeta palestino”. Hernández, para Germain, tiene tomado “el pulso de su pueblo”. Habla de los aceituneros con la misma libertad que los poetas de hoy “hablan de las injusticias sociales. Ellos no se deben a ninguna línea editorial y todos saben que no van a ganar dinero con la poesía. Así, denuncian y exponen los problemas de la gente sencilla, como Miguel Hernández”.
Germain se ha ofrecido ha dar un pequeño recital de la obra de Hernández no sólo en castellano, también en catalán, flamenco, francés, italiano, “porque vivimos en un mundo sin fronteras”, donde la voz de las gentes no ha de ser callada “por los poderes fácticos”.

Ilusión ante la obra
Tanto Anna Antón, concejala de Cultura como la primera edil, Yolanda Seva, se sentían “ilusionadas” por la posibilidad de exponer “unos poemas pictóricos que, a ti Antonio, pueden parecerte fáciles de hacer, pero que no se encuentran. Es un placer poder tenerlos aquí”.
Muchas veces se ha comentado que el Castillo es un marco incomparable, “pero ahora parece que, gracias a la incansable labor de toda la gente que compone el Museo del Mar, hacen posible que vengan a nuestro pueblo este tipo de iniciativas”, en palabras de Antón.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

Despilfarro de agua
Miguel Ángel Bermúdez 15 de septiembre
PROFES DE RELI UNIDOS
Profesores de Religión de la Provincia de Alicante 15 de septiembre
LAS DOS, LAS TRES
Bernardino Gago Pérez 11 de septiembre
LAS VÍCTIMAS SON NECESARIAS
Pedro Morante Gutiérrez 11 de septiembre
IN MEMORIAM
Vicente Luis Valero 1ro de septiembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.