ENTREVISTA
 

La enseñanza musical no es algo reservado a las mentes más jóvenes

 
Viernes 18 de noviembre de 2016 0 comentarios
 

Sin límite de edad y sin ningún tipo de requerimiento previo, toda persona que desee aprender música puede hacerlo en la Escuela de Música Mestre Alfosea, reconocida por Conselleria aunque, como bien indicaba su directora, Sara Pedro Asensi, “no podemos dar el título de haber cursado cuatro años, el Grado Elemental, pero les preparamos para obtenerlo en el Conservatorio, pues cursamos las mismas enseñanzas”.
Este Grado Elemental está dirigido, aunque abierto a todas las edades, a niñas y niños entre los ocho y los doce años, “pero, como muestra de su carácter abierto, tenemos en el primer curso a un señor de más de sesenta”. Para el público más joven, llevan varios años con la iniciativa de Jardín Musical, “con grupos desde los tres a los siete, donde se acercan a la música descubriendo los sonidos, el sentido del pulso, marcar el ritmo en canciones y, cuando llegan a los siete, damos una breve introducción al lenguaje musical, que lo verán en las enseñanzas elementales, para que el cambio no les sea tan radical”.

A cualquier edad
Además del nivel elemental, cualquiera puede seguir estudiando en la Escuela Mestre Alfosea, “hasta cualquier edad, porque todos los profesores tienen el certificado superior en su especialidad. Algunos incluso varias, más masters”. Los catorce docentes cubren desde al educando infantil como las especialidades de viento madera (flauta, clarinete y saxofón); viento metal (trompeta, trompa, bombardino, trombón y tuba); percusión y cuerda (guitarra, violín, violonchelo, contrabajo), más piano y canto.
Con el objetivo de adaptarse al currículo de las enseñanzas elementales, también ofertan coro y orquesta (conjunto musical).

Acceso a la Banda
Por otro lado, recuerda Sara Pedro que cualquier persona que estudie en la Escuela puede hacer las pruebas de ingreso a la Banda Unió Musical, algo que recomienda encarecidamente a todos los músicos, “porque es muy positivo. Aprendes a tocar en grupo, a escuchar a los demás, a no ser el protagonista siempre, se trabajan temas como la afinación y los planos sonoros y, muy importante, sigues las indicaciones de un director y te sales del repertorio que estudias en el libro”.
Sugiere, por añadidura, a quienes estudian piano, canto o guitarra, “que cojan un segundo instrumento, bien un viento, bien percusión, para ingresar en la banda y ampliar su campo”. Esto en el lado artístico, a lo que hay que añadir que “se viaja, se hacen intercambios con otras agrupaciones, se conoce a más gente y se adquiere un fantástico grupo, porque te socializas en un entorno donde la música es la protagonista”.

Efectos positivos
Como música y profesora, incita a todos los padres a que sus hijos se adentren en este mundo, “porque está demostrado que los niños que estudian música, o que comienzan temprano su acercamiento a la misma, su capacidad de psicomotricidad es mucho mayor”. El motivo es simple: el músico ha de leer una partitura, tocarla y usar distintas partes de su cuerpo. “En el piano, con una mano tocamos una cosa, con la otra, algo que no tiene nada que ver, usando los dos pies y leyendo dos pentagramas, uno en clave de sol y otro en clave de fa. Entraña dificultad y los hemisferios cerebrales aprenden a disociar lo que hace una parte y otra”.
Todo esto por no hablar de la gran similitud entre el lenguaje musical con la matemática, la vibración con la física del sonido, “y la historia. Aprender cómo surgen los instrumentos, las partituras, qué ha significado la música en qué momento, comenzando a estudiar por el barroco hasta hoy en día”.

Baja valoración
Una disciplina apasionante que, en palabras de la directora de la Escuela Mestre Alfosea, “el gran público no valora. Quizás sea por culpa de la tele, que promociona a cantantes que salen de la nada, quienes en su inmensa mayoría no tiene nociones musicales. Todo el mundo conoce a esa gente, pero muy pocos a un cantante de ópera. En comparación, este tipo de personajes abarcan más el interés que el que puede generar una banda de músicos formados y comprometidos, con muchísimas hora diarias de trabajo y estudio para poder tocar”.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

Despilfarro de agua
Miguel Ángel Bermúdez 15 de septiembre
PROFES DE RELI UNIDOS
Profesores de Religión de la Provincia de Alicante 15 de septiembre
LAS DOS, LAS TRES
Bernardino Gago Pérez 11 de septiembre
LAS VÍCTIMAS SON NECESARIAS
Pedro Morante Gutiérrez 11 de septiembre
IN MEMORIAM
Vicente Luis Valero 1ro de septiembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.