ARTE
 

Frutos María: apuesta por la investigación y la “nueva vida”

 
Viernes 29 de abril de 2016 0 comentarios
 

Frutos María, cuya muestra en la Sala de Exposiciones del Castillo termina el próximo 1 de mayo, apuesta por la naturaleza, las texturas, en el arte. El comisario de la misma, Valeriano Venneri, lo define como un “artista completo, porque hace escultura, pintura e investigación”. Frutos María bucea en el arte, “en los materiales, sobre todo, su tratamiento”. Primero, investiga. Luego, experimenta: “ejecutar lo que se ha pensado”.

Esta adhesión a la innovación puede verse especialmente en la parte de pintura, “madera, hierro, corcho” y, en pintura, emplea mucho resina, arena, pigmentos e, incluso, “hay una obra de ceniza natural y carbón”.

¿Por qué jugar con los materiales y texturas? Porque le parece “una necesidad por la que deberíamos de apostar. Trabajar más con lo natural que con lo moderno, con lo sintético. Así la obra tiene más calidad y nunca se hace vieja, es eterna”. Eterna no sólo por el concepto, también por el material, pues “sus características permiten que aguanten muchísimo tiempo sin necesidad de restauración”.

Frutos proviene de la tierra, de la naturaleza. Nacido en un pueblo agrícola de Burgos, donde estuvo rodeado de los grandes espacios abiertos de Castilla, aplica “una nueva vida, un nuevo uso a esta materia prima, haciéndolas existir de otra forma”.

Esto se muestra especialmente en su escultura. Sus piezas, sobre todo de hierro, provienen del reciclado. “Así, trabajando la forma, le vuelvo a dar vida a lago que estaba tirado”, declara y lo expone de tal forma en algunos títulos de unas piezas que han pasado de ser un desecho a tener el concepto de calidad artística.

Confiesa que un momento importante, que le ha marcado en toda su trayectoria, fue su más tierna juventud, “cuando me hacía los juguetes. Cogía un trozo de madera y de éste sacaba una forma, haciéndolo un juguete, un cuadro o un elemento de decoración. Exactamente igual con los hierros, incluso los remachaba y sacaba un beneficio de un objeto abandonado en la basura”.

Esa pulsión artística no ha sido canalizada por escuela alguna, “siempre autodidacta. Visitando museos, lectura de arte, el diseño, muy importante para que las obras salgan bien y no hagan daño a la vista”.

No se ha quedado en sus orígenes, pues el hecho de ser indómito por naturaleza lleva el tamiz de la reflexión, la investigación. Aún así, es bien claro, hace de su arte “el arte que me gusta, que se me da bien, que me sienta bien y que lo hago a gusto. Acero y madera, todo lo que lleve algo de básico, orgánico, primario”.

Venneri, por su parte, remarca que mucha de su obra escultórica esta marcada por la arquitectura, específicamente la arquitectura urbana, “ya que muchas de las piezas expuestas son bocetos de esculturas de grandes dimensiones. Frutos María ha ejecutado varios proyectos entre ellos, una obra con la friolera de 44.5 metros de altura, “un proyecto para Emiratos Árabes, el cual espero retomar. Llevaba bajo título Armonía”.

La escultura de Frutos tiene que mirarse como se hacía con la clásica, “girándole en torno”. Porque tiene varias perspectivas, interactuando con ella, mirando debajo, por todos los lados. “Interior y exteriormente”.

Apuesta por la democracia en el arte, el arte urbano, “pero la crisis lo ha echado para atrás. Después, no se han vuelto a retomar las grandes esculturas en el espacio público”.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

ASESINOS DE MUJERES
Pedro Morante Gutiérrez 2 de noviembre
RECORDANDO A LOS DIFUNTOS
Miguel Atencia Pérez 2 de noviembre
SOLERES AL PODER
Pedro Abascal 2 de noviembre
LOS POPULISMOS Y LA ULTRADERECHA
Pedro Morante Gutiérrez 19 de octubre
DISTINCIONES, ¿POR QUÉ?
Miguel Ángel Bermúdez 19 de octubre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.