TRADICIÓN
 

Fervor local ante la llegada del Septenario cantado de Los Dolores de la Santísima Virgen

 
Viernes 16 de marzo de 2018 0 comentarios
 

Del 17 al 23 de marzo a las 19 horas en la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, tendrá lugar el Septenario cantado de Los Dolores de la Santísima Virgen y, al finalizar, se interpretará la ‘Salve Dolorosa’ del maestro José Quislant Botella. Siete días previos al viernes de dolores, se reza este septenario con música. En el caso del pueblo de Santa Pola, esta devoción surge a mediados del siglo XIX de la mano de la familia Quislant, formada por compositores y músicos locales. El septenario se convirtió en un fervor muy seguido en la villa marinera. Se han encontrado carteles con información de este acto del año 1928.
Esta familia es la encargada de dirigir este septenario hasta el año 1952, fecha en la que fallece el último miembro, Doña Jose Fina Quislant. Este momento desemboca en que la tradición se pierda en el municipio. No es hasta el año 2002, cuando Oscar Baile Ubassy vuelve a saber de ella y lucha por recuperarla, “cuando descubrí esta tradición empecé a luchar por conseguir rescatarla con muchísimo interés. Pero hasta el año 2014 no pudimos cantar el Septenario, cuando logramos formar el Coro de Los Dolores. Un coro que ha ido creciendo hasta los 20 componentes actuales. Lo que se va a escuchar en la Parroquia son composiciones que tienen más de 100 años. Tenemos el privilegio de deleitarnos con obras que se perdieron en Santa Pola y que hemos podido recuperar”.
El Septenario se trata de una devoción muy arraigada a la iglesia con origen en la época medieval. Contempla, de manera devota, los siete dolores que la Santísima Virgen sufrió a lo largo de toda su vida, cuyo máximo exponente recae en la Orden de los Servitas. Esta tradición se mantiene a lo largo de los siglos, pero no es hasta el XVII y el XIX cuando alcanza el máximo apogeo y se decide añadirle música. La Salve Dolorosa es una joya musical que en el año 1917 el maestro José Quislant Botella, director del coro parroquial, compuso a la Dolorosa de Santa Pola para que cada día del septenario, al finalizar, se cantara. El año pasado cumplió 100 años, es una pieza genuina de Santa Pola que tan solo dura 3 minutos. El último día se aprovechará para interpretar piezas antiguas que se cantaban en la Parroquia y en las Monjas Carmelitas de Santa Pola, y se cantará la Misa de Réquiem del maestro José Quislant Botella.
El municipio no es el único que cuenta con esta tradición, pueblos como Crevillente, Torrevieja, Aspe o Andalucía, también realizan el Septenario de los dolores de la Santísima Virgen. Pese a que esta devoción es similar, en cada localidad se realiza de diferente manera, dependiendo de la tradición del lugar en el que se produzca. La lectura de los dolores es la misma, pero se modifica la pieza musical.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

MEMENTO MORI
Pepe Martínez Fuentes. Un simple vecino de Santa Pola. 6 de julio
MOCIÓN SOBRE LOS TRANSPORTISTAS
LUISA SEMPERE 15 de junio
APROVECHATEGUI
PEDRO MORANTE GUTIÉRREZ 1ro de junio
AGUR (ADIÓS), JOSÉ MARÍA ÍÑIGO
MIGUEL ÁNGEL BERMÚDEZ Miguel ángel Bermúdez 1ro de junio
DEJADEZ PLAYA LISA
JUAN PASCUAL IBÁÑEZ 1ro de junio

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.