OFRENDA POÉTICO MUSICAL A LA VIRGEN DE LORETO
 

Espinosa, aquel maestro sentado al piano que tuvo a Santa Pola en sus partituras

 
Miércoles 14 de agosto de 2019 0 comentarios
 

El pasado jueves 8 de agosto a las 21.00 horas, en el Auditorio de El Palmeral, tuvo lugar la VII Ofrenda Poético Musical en honor a la Virgen de Loreto, organizada por Caricia Musical de Santa Pola que, a su vez, presentaron el disco ‘Antonio Espinosa, antología 1975-2017’. El objetivo de este acto es homenajear a grandes figuras de Santa Pola y divulgar el patrimonio de Santa Pola, esta vez de la mano de la vida y obra de Antonio Espinosa. 
El acto se abrió con la canción ‘Virgen de Loreto’ que interpretaron las niñas del coro Natascha y Nerea. En la parte poética, se leyeron varias cartas y se dieron apuntes de la biografía del maestro. En la musical, se escucharon en directo diez composiciones. Además, se estrenaron dos obras. Una de Antonio Espinosa: el pasodoble ‘De Santa Pola yo soy’ que ensalza a la Virgen y al lugar que lo vio nacer. La segunda, fue una obra de la Asociación Caricia Musical en honor al maestro, ‘Será que estás aquí’. 

Cómo ser un maestro
Además de Quislant y Alfosea, Antonio Espinosa, con sus 40 composiciones y un sinfín de apariciones como director musical, es el tercer gran puntal musical de la localidad. Nacido el 12 de diciembre de 1938, dio sus primeros pasos musicales en 1941 en la Banda Santa Cecilia junto a su padre y hermanos, donde tocaba el triángulo. Recibió clases de la pianista Josefina Quislant y bebió musicalmente de los hermanos Quislant y de sus hermanos. 
Una vez en Madrid, sus hermanos ejercieron como músicos y Antonio se matricula en el Real Conservatorio de la Calle San Bernardo, donde estudió trompeta y piano. Al finalizar sus estudios, regresa a Santa Pola, y continúa su formación musical en Alicante, donde iba en bicicleta, y donde recibió clases de composición, violín con José Alfosea, de quien aprendió el arte de escribir y dirigir para una banda de música. Más tarde, llegó a tocar en la banda municipal de Alicante y a finales de los años 50 funda la primera orquesta de baile de Santa Pola, que amenizaba el Casino. 

Cinco años en Oriente Medio
Uno de los puntos de inflexión en la carrera de Antonio Espinosa sucedió cuando los hermanos Campos de Guardamar le invitan a tocar en la orquesta de José Lozan y marcha a Madrid, donde tendrá la oportunidad de viajar a distintas ciudades del orbe. En 1962 fundan ‘Los seis de España’, que tocará hasta 1967 por Chipre, Irán y Líbano. De ahí son originales piezas como ‘Noches de Nicosia’, gracias a la que la orquesta cosechó grandes éxitos. 
En 1963, el maestro Alfosea compone un pasodoble con el nombre de la orquesta y en 1964 la Plegaria a la Virgen de Loreto, que evoca a sus hijos ausentes, en referencia explícita a los hermanos Espinosa. Fue grabada en una cinta en Teherán y Alfosea pudo escucharla antes de morir. Y en 1965 el tío Lorito la reprodujo con un altavoz en todos los pasos de la procesión. Durante su gira en Oriente Medio desde 1962 a 1967 actuaron acompañando los mejores espectáculos de varietés, en la Televisión de Chipre y en la radio de Teherán. En definitiva una orquesta familiar que viajaba con esposa e hijos, algunos nacidos allí, como su hijo José Emilio. 

El sueño en Santa Pola
Ya de vuelta a España actuaron en diferentes localidades y se disolvieron en 1970. Carmen Sevilla incluso dijo de ‘Los Seis de España’ que la habían “acompañado mejor que la Orquesta de Radio Televisión Española”. 
Espinosa puso entonces su mirada en su villa natal y creó la Coral Levantina con casi 80 voces, de la que fue fundador en 1975 y presidente hasta 2017. Dirigió el Motete un 7 de septiembre de 1975 restaurando el concierto en honor a la Virgen de Loreto y aquel día interpretó la obra de Alfosea para darlo a conocer. 
Ya con la coral, Espinosa comenzó a cosechar grandes éxitos. En primer lugar, con las óperas, como Tosca, que se representó en Elche acompañando al tenor Pedro Lavirgen. Además llevó a la coral por Murcia, Madrid, Almería... en un total de 800 representaciones. En el año 1976 llegaron las grandes zarzuelas como ‘La Gran Vía’, ya en 1978 Antonio funda y dirige la Banda Unión Musical, gracias a la ayuda de sus hermanos y amigos, estrenada un 7 de septiembre de 1978. Gracias, por tanto, a Espinosa Santa Pola contaba con coral y con banda después de años de silencio desde 1959 en que se había diluido la Banda Santa Cecilia. 
Durante todos sus años, participó activamente en la vida musical de la ciudad con la coral de la tercera edad y la infantil, con conciertos solidarios, composiciones para las fiestas y para diversos días señalados del año. En 2013 fue pregonero de las fiestas y se le dedicó un parque. En agradecimiento, Antonio Espinosa donó al pueblo de Santa Pola la partitura de ‘Salve a la Virgen de Loreto’. 

Carta de Pascual Antonio
Rafael Bonmatí, que leía la carta de Pascual Antonio, recordaba, en su presentación, cómo, durante su infancia, pasaba la banda y los niños corrían detrás y evocaba unas palabras de su padre, que decía que los habitantes de esta “terreta” llevan la música, la pólvora y la fiesta en sus venas y que este homenaje era el preludio de las fiestas. 
En su carta, Pascual Antonio ensalzaba la figura del “maestro”, un maestro que lo fue porque así se lo concedieron sus discípulos y la opinión pública por su valía, porque, “cuando un principiante debe ejecutar una obra, éste le dice “gracias” al director tras haber recibido las instrucciones necesarias”. Este espíritu de agradecimiento impregnaba la carta de Pascual Antonio. Una gratitud ante la obra ingente que Espinosa creó “para regalarla a su pueblo”, una gratitud que se plasma en “que sus composiciones no caigan en el olvido, que siempre haya una voz o un clarinete que le den vida. No debe acudir la nostalgia de su ausencia porque sigue presente y audible a través de otros amantes de la música que reconocen su gran aportación al mundo musical”. 
A lo largo de esas letras, Pascual Antonio recordaba la imagen del maestro “sentado al piano tocando notas nacidas de su creatividad y emotividad, de noches de insomnio y de noches de inspiración”. Para finalizar, recalcaba la necesidad de un catálogo de su obra, dedicada al mar, a Santa Pola y a la belleza de la mujer. 

Recuerdos de infancia
No pudieron faltar las palabras que las niñas del coro dedicaron a Antonio Espinosa. En ellas, las niñas recordaban sus clases de canto con Espinosa, cómo él les enseñó a amar la música, cómo lo que aprendieron se lo deben a él y cómo se emocionan cuando escuchan su música. 

Pepe y Rafael
Cuando Antonio Espinosa nació sus hermanos “ya eran músicos”, según decía el propio maestro. Espinosa nunca olvidó la labor de sus hermanos. A Pepe le dedicó el pasodoble ‘A la banda’, por su labor de compositor para la coral y para la banda. Su hermano Rafael enseñaba música a los niños. 
Uno de los momentos más emotivos de la noche fue cuando Caricia Musical, en manos de Mariano Manzanaro, hizo entrega de una copia de la portada del disco ‘Antonio Espinosa, antología 1975-2017’ a la familia Espinosa. La portada es obra de Daniel Valero Cantó, tío del director de Caricia Musical, Federico Valero. 
Pepe, entre lágrimas, agradecía la labor que Federico Valero había hecho por su hermano. El hijo del maestro Espinosa, José Emilio, como su padre, se ponía las gafas para hablar con cariño de su padre y para mostrar su agradecimiento y cariño por Mariano y Federico. De su padre recordaba “que tenía el corazón muy abierto, y siempre me hablaba de muchas cosas”.
La concejal de Fiestas, Nely Baile, subió al escenario para recibir el cuadro de manos del director Federico Valero, quien pidió que se expusiera en la Casa de la Cultura por ser un lugar donde Antonio Espinosa actuó tantas veces.

Amenizada
La velada estuvo amenizada por Federico Valero, que interpretó un fragmento del pasodoble titulado ‘A la banda’, con Letra de Contreras; por la pieza ‘Para tí mujer’ a cargo de Mariano Manzanaro; ‘Noches de Santa Pola’ interpretada por Vicen Fuentes, con letra de Contreras; por el Himno a la Coral Infantil Virgen de Loreto; por el pasodoble ‘De Santa Pola yo soy’ a cargo de María Asun Diego, por ‘Una historia de amor’ a cargo de Vicen Fuentes y por ‘Mi pueblo’, interpretada por Juan Valero.

Un librodisco para Antonio
Como colofón al acto, Caricia Musical puso a la venta un librodisco dedicado a Antonio Espinosa con algunas de sus canciones y con su biografía, desde sus orígenes incluídas sus giras con ‘Los seis de España’, llena de anécdotas y fotografías. Para la confección de este libro disco, que ha llevado tres años de trabajo, han participado el hermano del maestro, Pepe, la Coral Infantil Virgen de Loreto, Juan Rodríguez, Paco Carbonero del grupo Los Romeros, María Amelia del grupo Sal Marinera, la Asociaciación Musical Mare de Déu de Loreto, Milagros Román, Trini Gabarrón, Pascual Ruso Alba, Anabel Rodríguez, Tomás Sempere, Andrea Medina, Tere Garri, María Palomares, Tomás Alemañ, Ana María Sevilla, Juan Valero, Francisco Martínez, María Asunción Diego, Carmina, Vicen Fuentes, Clyde Cummberth, José Aurelio Abad, Marina Valero, José Aurelio Pérez y Mariano Manzanaro.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 
 

 

CARTAS AL DIRECTOR

OCTUBRE, MES DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA
AECC SANTA POLA 8 de noviembre
¡URGENTE! PLAYAS LIMPIAS, OCÉANOS LIMPIOS
Miguel Ángel Bermúdez Gómez 8 de noviembre
PACO CONEJERO, POR FIN!!!
Batiste 14 de agosto
RESONETO DE LA 14ª CENA DE LA LUNA LLENA
Manuel Arroyo Martín 14 de agosto
AGRADECIDO
Ramón Vaquero Alosete 14 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.