LITERATURA
 

El escritor Álvaro M. Ibáñez Mora toma como escenario la isla de Tabarca en su novela

 
Viernes 18 de mayo de 2018 0 comentarios
 

Alvaro M. Ibáñez Mora (Albacete, 1986) ha escogido el pequeño archipiélago de Tabarca para desarrollar el argumento de su nuevo libro “La venganza de las olas”, publicada con la editorial Sargantana. Tras dos poemarios y una novela titulada “Lo último que se pierde”, el albaceteño regresa al panorama literario con una novela negra de suspense con aires locales. La trama, de género policiaco y de misterio, relata una serie de escabrosos asesinatos que suceden en este punto bucólico de la Costa Blanca. Estos hechos son silenciados para no influir y desanimar a los lugareños y al propio turismo, algo que se hará insostenible. Un particular inspector, Beltrán, será la pieza fundamental para resolver la inseguridad que se cierne sobre la isla.

La presentación de la obra tendrá lugar en Tabarca el sábado 19 de mayo a las 12:30 horas en el museo Nueva Tabarca coincidiendo con el Día Internacional de los Museos y acudirá el jefe de patrimonio integral del ayuntamiento de Alicante y director del museo Dr. D. José Manuel Pérez Burgos. Los asistentes podrán ver el audiovisual “Nueva Tabarca y el mar” y se hará una ruta monitorizada por los senderos patrimoniales a las 11:00 horas y a las 16:30 horas. El domingo 20 de mayo a las 12:00 horas el escritor también presentará el libro en Santa Pola, en el Baluarte del Duque - Castillo Fortaleza y estará acompañado por el médico, exalcalde (1991-1999) e investigador Pascual T. Orts Antón quién actualmente es presidente de la sociedad deportiva Club Náutico de Santa Pola y será el encargado de presentarlo.

¿Qué le llevó a elegir la isla de Tabarca para ambientar su última novela?

La primera vez que viajé a la isla fue, como miles de turistas cada verano, para realizar una excursión. Sin embargo, la sencillez de la isla y su magnífico entorno natural me atrajo hasta el punto de tener la necesidad de conocer qué era ese pequeño pueblo en medio del mar, más allá de lo que supone un enclave turístico. Una vez que comencé a conocer su historia, pensé que era el escenario ideal para mi siguiente trabajo, tejido con el misterio del aislamiento que provoca el mar y la realidad de una historia humana que se ha ido sobreponiendo a las adversidades que el mismo provoca.

¿Tuvo que conocer a fondo el enclave alicantino para plasmarlo en la trama?

Mis novelas desarrollan una trama ficticia, pero debo resaltar que siempre llevan mucho de verdad. Por una parte, el contexto en cuanto a lugar, establecimientos, rincones de la isla… es totalmente real, y por supuesto la obra aprovecha para informar a todos aquellos lectores que no conozcan Nueva Tabarca cuál es su origen, el de sus habitantes, y lo duro que ha debido ser para todas las generaciones hacerla suya.

¿Cómo ha sido el proceso de creación?

La escritura de la novela, en mi caso, se debe siempre a una inspiración. No hay duda que un entorno tan bello e idílico como Nueva Tabarca evoca siempre sensaciones e incita a la creatividad literaria en las personas que tenemos esa sensibilidad. Son muchos los artistas y variadas las disciplinas que han sucumbido a la necesidad de crear cuando se han enfrentado a la isla. No obstante, también es necesario decir que “La venganza de las olas” debe mucho a la perseverancia a la hora de escribir, quizá más que mi anterior trabajo (que era más exuberante en lo creativo). En ese sentido, creo que es un libro muy estructurado y que consigue dosificar al lector para llevarlo de la mano, ansioso, hasta el final.

¿Es el género negro el que más le representa como escritor?

Si hablamos de mi faceta como novelista me identifico con el género de misterio, policíaco, con tintes de género negro. Me gusta añadir ese matiz que implica “con tintes de” porque en verdad no soy escritor de novela negra. He leído a autores de ese género y, aunque respeto su trabajo y la afición de todo su público, prefiero leer y crear una literatura menos explícita y escabrosa. En mis libros se pueden encontrar crímenes con cierta espectacularidad, sucesos intrigantes… pero intento huir de cualquier descripción que pueda incomodar a alguien.

¿Qué respuesta está teniendo de los lectores que ya han leído la historia?

Desde la presentación del libro el pasado 21 de abril he tenido la suerte de recibir buenas opiniones de las personas que se han animado a leer el libro. Algunas de ellas me han llegado personalmente y otras a través de las redes sociales o mensajes privados de estas. El género de misterio tiene muchos seguidores, y cuando está ambientado en un lugar que conocen y pueden visitar, se produce un aliciente especial que invita a la lectura. De hecho, en la firma realizada en Fnac-Murcia se agotaron los ejemplares de mi novela.

Tiene publicados dos poemarios, ¿entra en sus planes retomar la poesía?

La poesía era el género que utilizaba para evadirme de los problemas tremendistas que todos hemos tenido en la adolescencia, esas circunstancias que tienen su importancia pero que pasan a ser relativas con el paso de los años. Además, es un género muy transparente y, hoy por hoy, me encuentro más cómodo con la barrera que me brinda la novela. La literatura es para mí una forma de expresarme, y hay más gente dispuesta a escuchar a un novelista que a un poeta. Por último, tampoco se puede decir que haya abandonado el género poético, pero más bien queda destinado a intervenciones puntuales del mundo cofrade (otra de mis pasiones), ya que es un formato más apropiado para ello.

En la anterior novela que publicó en 2015, “Lo último que se pierde”; centrada en Sevilla y en su sentimiento cofrade, había mucho de experiencia personal… ¿Le suele ocurrir con los temas que trata a menudo?

Siempre. Cuando escribo una novela dejo mucho de mi vida, de mi día a día, de mis sentimientos y opiniones en sus páginas. De hecho creo que adolezco de la creatividad necesaria para abordar algo que me resulta totalmente ajeno. Como he dicho en la pregunta anterior, la novela me permite una barrera, un anonimato, la posibilidad de hablar, sentir y opinar a través de mis personajes, y eso me confiere un margen muy atractivo.

¿Cree que la literatura atraviesa malos tiempos?

No solo es mal momento para la literatura, sino para otras muchas artes. El mercado está saturado, y yo estoy contribuyendo a ello. La tecnología y medios actuales facilitan el acceso a todos los escritores, casi sin filtro. Si a eso le añadimos los objetivos comerciales que persiguen ciertas editoriales valorando más el nombre del autor y sus seguidores en RRSS que la calidad de lo que publican, obtenemos una mezcla explosiva. Para terminar diré que es muy difícil abrirse un hueco porque el público, habitualmente, si dirige a comprar libros de autores consagrados y que tienen la posibilidad de realizar una promoción a la que otros no llegamos. Eso no siempre está ligado a que nuestras obras carezcan de calidad literaria, sino a la falta de recursos; por eso deseo que todas aquellas personas que oigan hablar de “La venganza de las olas” le den la oportunidad de la lectura. Estoy convencido que sus líneas les atrapará desde los primeros compases y les llevará a un viaje inolvidable.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

MOCIÓN SOBRE LOS TRANSPORTISTAS
LUISA SEMPERE 15 de junio
APROVECHATEGUI
PEDRO MORANTE GUTIÉRREZ 1ro de junio
AGUR (ADIÓS), JOSÉ MARÍA ÍÑIGO
MIGUEL ÁNGEL BERMÚDEZ Miguel ángel Bermúdez 1ro de junio
DEJADEZ PLAYA LISA
JUAN PASCUAL IBÁÑEZ 1ro de junio
CUANDO ESPAÑA ESTÁ EN PELIGRO
PEDRO MORANTE GUTIÉRREZ 21 de mayo

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.