LITERATURA
 

Carolina Iñesta dice basta a la visión de una perspectiva femenina asexuada

 
Viernes 24 de marzo de 2017 0 comentarios
 

La escritora santapolera Catherine Roberts (Carolina Iñesta) ha lanzado un nuevo libro al mercado editorial que cuenta con algunas de sus más reseñables características: la mujer como protagonista y el erotismo. De hecho, la autora señala que “dos periodistas han clasificado ‘Una buhardilla en París’ como novela erótico-feminista”. Explica esta etiqueta la autora: “En el dormitorio puede pasar lo que sea, siempre que sea consentido, pero es fuera del dormitorio donde está la diferencia entre los sueños y las ambiciones de las protagonistas. Mientras que en la mayoría de las novelas románticas o eróticas la mujeres sueñan con un príncipe azul, mis personajes anhelan ser independientes”.
‘Una buhardilla en París’, como su nombre indica, está enmarcada en la Ciudad de la Luz, en el siglo XIX, “en el París más bohemio. Poblado de actrices y pintores que buscan la modernidad, romper con la tiranía de los clásicos que propugnaba la Academia. Renoir, de hecho, fue casi crucificado en su tiempo por querer innovar y porque pintaba a nobles parisinas desnudas”.
Los amantes del arte podrán comprobar que los escenarios recuerdan a cuadros impresionistas: cafés, el Puente de las Artes, el Puente Nuevo, bailes populares en el Molino de la Galette… “instantáneas que, además, se nutren con un misterio. Porque siempre me gusta introducirlo en mis novelas. De hecho, erotismo no tengo en todos mis trabajos, pero ese enganche con la realidad oculta de la historia, sí”.
Quiere rendir Roberts un homenaje a las mujeres universitarias, “máxime en el siglo XIX, donde o te casabas o te ibas a un convento. Muy pocas universidades las admitían, en el norte de Italia (Padua, Bolonia, Florencia…) y la Complutense de Madrid, que dejó entrar a Concepción Arenal en 1842”.
Más allá del mundo universitario, “también se recoge a las primeras grandes empresarias de la época, como la modista Josephine. Algo que causa una enorme sorpresa a la protagonista, porque en Inglaterra no se podía abrir un negocio sin el permiso del marido. La clase baja no está exenta de lucha, de energía, de pugna constante por sobrevivir y sacar adelante a sus hijos. En ambos extremos del segmento económico, desde alta burguesía hasta la clase obrera, siempre ha estado la mujer defendiendo no sólo sus intereses, también los de su familia. En muchos casos, con mucha más conciencia que los maridos”.
Confiesa Roberts (Iñesta) que “con el paso del tiempo, he escogido el erotismo como puro entretenimiento. Desconectar y romper con la realidad siempre es gratificante, un divertimento”. Divertimento porque “hemos de empezar a quitar tabúes y etiquetas preconcebidas. Hablamos mucho de la igualdad, de la presencia de la mujer, pero siempre bajo una única perspectiva asexuada. Parece que no podamos ser libres, activas o conquistadoras. ¿Por qué una novela erótica no puede ser feminista? ¿No tenemos vida, pulsiones, pasiones? Además, qué mejor forma de reflejarlo que siendo nosotras, en este caso mis personajes, quienes llevemos la parte activa o intentemos aprender”.
La novela, que corre a cargo de Ediciones Kiwi, ha insertado en la solapa un mapa de París del siglo XIX, “con algunos lugares importantes en mi historia marcados. De hecho, el Café Procope sigue abierto y, quien quiera, puede tomarse lo mismo que en el siglo XIX”.
Finalmente, y por aquello de no desvelar en exceso la trama, hay que hablar de argumento. Amy, una de las protagonistas, escapa de Londres el día antes de su boda concertada, que la hubiese llevado a un destino muy cómodo, pero con un hombre al que detesta. No será fácil su libertad y experimentará en su propia piel lo mejor y lo peor del París bohemio, poblado de cabarets, actrices y atrevidos pintores impresionistas. “¿Quién será el misterioso vecino de la buhardilla que la introduce en un mundo que ella ni tan siquiera habría podido imaginar?”.
‘Una buhardilla en París’ puede adquirirse, aquí en Santa Pola, en Guilló y en cualquier librería, Carrefour, Casa del Libro, Corte Inglés, etc. Una de las autoras que recomienda el libro es Laura López Alfranca, que lo define como: “intrigante y sensual, te llevará al París de tus sueños”, o la filóloga María Gardey, organizadora del Club de Lectura de la Casa del Libro de Valencia: “Fascinante, adictiva y mágica. Página tras página, te robará más de un suspiro”. El próximo 15 de abril, Carolina Iñesta presentará su libro en la Casa del Libro de Alicante, a las 19.00 horas.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

PACO CONEJERO: DOS AÑOS Y TODOS SIGUE IGUAL
Juan Bautista Pérez Martínez, ‘Batiste’ 11 de agosto
12ª CENA DE LA LUNA LLENA EN SANTA POLA
Manuel Arroyo Martín 11 de agosto
LA ASUNCIÓN DE MARÍA
Miguel Atencia 11 de agosto
ATENCIÓN, NIÑOS EN LA PLAYA
Eva María Ruiz Fernández 11 de agosto
LEVANTE Y SUS SOMBRILLAS
Miguel Rosa Morentes 4 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.