VIOLENCIA DE GÉNERO
 

Santa Pola llora y condena el vil y brutal asesinato de dos de sus vecinas

 
Viernes 16 de enero de 2015 0 comentarios
 

Desgraciadamente, una vez más hemos de denunciar, hablar, maldecir la violencia de género en Santa Pola. A mediodía del lunes (día 12 de enero), en la calle Jazmín, en la urbanización Los Limoneros, situada en la partida Balsares un hombre de 68 años de edad acabó con la vida de su ex mujer y de su ex cuñada, de 70 y 64 años, respectivamente. Finalmente, y tras dejar una nota autoinculpatoria, el varón se suicidó ahorcándose.

Para ahondar más en la tragedia, el hijo de la segunda de las víctimas fue quien halló los tres cadáveres en el interior de la vivienda horas después del luctuoso suceso, dando aviso correspondiente al 112. Según fuentes policiales, el presunto homicida habría sido denunciado por violencia de género por su ex mujer, concretamente, por maltrato psicológico continuado, en agosto de 2013, tal y como señalaba la agencia Europa Press.

Con una barra de hierro

El delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, Serafín Castellano, aseguró que el presunto asesino habría terminado con la vida de las dos mujeres de forma brutal, a base de golpes con una barra de hierro. Del mismo modo, confirmó que había resultado absuelto en un juicio por la denuncia presentada por la finada, celebrado en noviembre del año 2013. Tras esta sentencia absolutoria, la orden de alejamiento que pesaba sobre el mismo se hallaba, por tanto, inactiva.

El Cuerpo Nacional de Policía mantiene abierta la investigación con el objetivo de esclarecer las circunstancias del suceso. Por otro lado, Castellano ha condenado una violencia que “es la más dura y atroz” que se pueda ejercer “contra la vida, la libertad y la dignidad de las mujeres”. Añadió que “la lucha contra la violencia de género no ha de tener cuartel”, por lo que ha desplegarse la máxima atención y seguimiento a cada uno de los casos.

Víctimas invisibles

El año pasado, la Comunitat Valenciana registraba seis fallecimientos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, frente a los nueve de 2013. Víctimas que se suman a las otras “víctimas invisibles”, que no son otros que los hijos menores, que quedan huérfanos de madre, tras ser brutalmente asesinada. A este respecto, y dado que las mujeres asesinadas eran familiares directos de un alumno del IES Cap de L’Aljub, se celebraba esta semana un acto de repulsa, en concreto, una concentración silenciosa a las puertas del centro educativo, donde se guardó un minuto de silencio, a las 11.00 horas, leyéndose, además, un manifiesto contra la violencia machista.

De crueles y cobardes

El martes, el hall del Ayuntamiento de Santa Pola acogía una concentración en la que se agolpaban representantes de todos los grupos, vecinos y trabajadores municipales. Ana Blasco, edil de Mujer, afirmaba que “ni podemos, ni queremos acostumbrarnos a este tipo de noticias. Este caso nos toca de cerca y nos aprieta más el corazón por el hecho de que tanto las víctimas como su presunto asesino estaban empadronadas en Santa Pola”.

A través de la lectura de un manifiesto quiso dejar clara la más absoluta de las repulsas, dejando constancia de lo “tremendamente cruel que puede llegar a ser una persona como para sesgar de un plumazo la vida de la mujer con la que compartió gran parte de su vida y, no contento con ello, la de su cuñada. Un acto cruel y cobarde que no cabe en nuestra lógica ni en nuestra filosofía de vida”.

No están solos

Un emotivo recuerdo para las finadas, Teresa y Natividad, “dos mujeres inocentes, víctimas de la barbarie”. De cara a los familiares, quiso recordarles que no están solos, “por lo que quereos arroparles en su desconsuelo “. Finalmente, aseguró que seguirán luchando por conseguir una sociedad más justa, que dignifique y devuelva su dignidad a todas las mujeres.

Por su parte, Miguel Zaragoza, alcalde de la villa marinera, afirmó no encontrar sentido a este tipo de muertes porque, “si es por una cuestión de edad o por una larga enfermedad, con el tiempo, la aceptamos. Pero de esta forma es imposible, no se puede asumir”. Agregaba que “sabeos donde estamos, pero más dónde queremos llegar. Queremos la igualdad real entre hombres y mujeres, por lo que no cejaremos en nuestro empeño para conseguirla”.

Implicación de la sociedad

De cara a esa igualdad, pidió la implicación de toda la sociedad, “de familiares, de amigos, de vecinos, para que den un paso adelante, no se queden callados y denuncien la violencia”. Volviendo a los progenitores, destacó que “éstos han de ser los encargados de ofrecer un comportamiento ejemplar a sus hijos y de educarles en valores. Valores que son y serán reforzados por las instituciones educativas”.

 
 

Portafolio

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

PACO CONEJERO, POR FIN!!!
Batiste 14 de agosto
RESONETO DE LA 14ª CENA DE LA LUNA LLENA
Manuel Arroyo Martín 14 de agosto
AGRADECIDO
Ramón Vaquero Alosete 14 de agosto
IL TROVATORE: RESERVAS INNECESARIAS
Carmen Ruiz LLorente 14 de agosto
SE ALIMENTA LA DESESPERACIÓN DE LA GENTE “¡CUÁNTAS VIDAS DESTRUIDAS!”
Víctor Corcoba Herrero/ Escritor 2 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.