HALLOWEEN
 

Del nabo a la calabaza, una historia de inmigración

 
Viernes 28 de octubre de 2016 0 comentarios
 

Cuando los cientos de miles de inmigrantes irlandeses llegaron a los Estados Unidos a mediados del siglo XIX se encontraron que en su nueva tierra de acogida no se sembraban ‘nabos’, una hortaliza que era imprescindible para una de sus celebraciones: el “All Hallows Eve” (Víspera de Todos los Santos) una antiquísima y tradicional fiesta de origen celta conocida como “Samhain” y en la que se evocaba a los fallecidos y se celebraba el final de las cosechas.
Para ello se realizaban unos rudimentarios farolillos utilizando nabos que se vaciaban y se encendía su interior como si de linternas se tratase y las cuales debían permanecer encendidas toda la noche, con el fin de procurar no hacer enfadar a los espíritus (cabe destacar que el pueblo celta era muy supersticioso y basaba muchas de sus historias y creencias en leyendas, dioses y difuntos, algo que se heredó en todas aquellas regiones que recibieron su influencia).
Al encontrarse los irlandeses que no disponían de nabos, y ante la imposibilidad de celebrar los primeros Halloween sin éstos hasta que pudieran tener una producción propia plantada por ellos, echaron mano de un producto de temporada y que se cosechaba ampliamente en todos los Estados Unidos: la calabaza. Estas últimas pueden encontrarse en Frutas y Verduras Chulay, calle Villena, nº 13, en Playa Lisa.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

CATALUÑA TIENE UN CÁNCER
Pedro Morante Gutiérrez 7 de septiembre
DUELE, PERO HAY QUE DECIRLO
Pedro Morante Gutiérrez 7 de septiembre
QUEJAS DE UNA VECINA DE SANTA POLA
Vera Gutiérrez 7 de septiembre
13ª CENA DE LA LUNA LLENA
Manuel Arroyo Martín 31 de agosto
POBLE MEU!
Loreto Cascales Martínez - Presidenta PP Santa Pola y Diputada Nacional 31 de agosto

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.