NOMBRAMIENTO
 

Cristóbal Zaragoza es nombrado “Hijo Adoptivo” junto a su familia y amigos

 
Viernes 17 de diciembre de 2021 0 comentarios
 

El pasado domingo tuvo lugar un hecho que no se realizaba desde hace más de 100 años en el municipio, el nombramiento de “Hijo Adoptivo” de Santa Pola. Ese honor y merecido distintivo recayó en el reconocido doctor y cirujano, Cristóbal Zaragoza Fernández.
Cristóbal tiene 70 años, y a los 20 se fue a Valencia para cumplir su sueño, estudiar medicina, para convertirse en médico y poder ayudar a la gente.
Durante todo ese tiempo no ha dejado nunca su vínculo con Santa Pola, pueblo que ha abanderado por donde ha ido, manteniendo sus amistades de niñez y juventud. Así lo han dejado patente los innumerables amigos que lo acompañaron en los actos que se celebraron el pasado domingo con motivo de su nombramiento.
El Ayuntamiento formó el Pleno para realizar el acto institucional, en el cual se formalizó el nombramiento que con anterioridad se había aprobado por unanimidad de los grupos políticos. Los portavoces de los distintos grupos tomaron la palabra para expresar su apoyo al reconocimiento otorgado.
Una vez finalizada la parte más institucional, se desplazaron al Calvario para darle una sorpresa, ya que frente a la casa donde vivió se ha colocado una placa en su honor y allí declaró sentirse “abrumado es quedarme muy corto. Para mi esta zona es muy importante, es la primera casa que tuvimos en mi familia” y donde pasó muy buenos momentos.
Posteriormente se realizó un tercer acto más distendido y cargado de emotividad en el Baluarte del Duque, donde la concejala Trinidad Ortiz como instructora del expediente leyó los motivos del nombramiento.
Francisco López Bonmatí, amigo de Cristóbal, expuso alguna de las vivencias de juventud, y de cómo con unos 15 años Zaragoza ya realizaba visitas para pinchar a los pacientes. Se rememoraron los bailes del Batiste, la inauguración del Bochiot en el 68, posteriormente el Apolo, y las escapadas a Benidorm.
El nombramiento de Hijo Adoptivo fue a propuesta de los antiguos alumnos de Don Ramón, y en representación de ellos, Maru Pomares, expuso la gran satisfacción que ha supuesto el que la iniciativa que tuvieron se haya podido materializar. “Es un orgullo tener entre los antiguos alumnos de Don Ramón, un “. De la mano de Adrián Ortiz García, también amigo y exalumno, se le hizo entrega de un pergamino enmarcado de recuerdo. Posteriormente, María Luisa Banegas Perea amiga de la pandilla de Cristóbal, le hizo entrega de una pequeña imagen de nuestra patrona, a la que le correspondió con unas bonitas palabras, extensibles también a su esposo Rafael Bonmatí.
Miguel Zaragoza, hermano de Cristóbal tomó la palabra para agradecer la decisión de hacer a su hermano “Hijo Adoptivo”, ya que con ello le han hecho muy feliz, y destacó cuatro aspectos por los que su hermano se merece el reconocimiento. El primero por tener la valentía de marcharse lejos para estudiar y lograr su sueño, ser médico cirujano; después la fase de investigación, cómo avanzar y cómo hacer cirugía menos invasiva; y por otro lado la parte formativa, formando al resto de cirujanos con esas técnicas que había aprendido, y la parte divulgativa de cómo ha ido a diferentes países del mundo, y cómo ha dejado plasmados sus conocimientos, pero sobre todo con la parte que se queda, es con la parte humana, humanizando la sanidad, la medicina, el acto quirúrgico, dando un trato cercano y personal.
Con sus palabras, Cristóbal reconoció que estos momentos son una de las alegrías más importantes que ha recibido en su vida, y que para él es una enorme responsabilidad el hecho que conlleva. “Me habéis hecho muy feliz, eso me permite decir a todo el mundo, que soy de Santa Pola, que soy santapolero, y eso es uno de los honores más importantes que me han sido concedidos, dando las gracias a sus amigos y compañeros de colegio que han sido los promotores de esta concesión, a todos mis conciudadanos, al Ayuntamiento de Santa Pola, y muy especialmente a su alcaldesa, Loreto Serrano Pomares y al resto de corporación.
Mención especial a mi madre y a mi padre que desde donde estén se sentirán henchidos de alegría, orgullo y satisfacción al observar que Santa Pola, a la que querían entrañablemente, acoge a su hijo como propio y le concede este nombramiento tan insigne.
En Santa Pola vivieron, formaron su familia y murieron mis padres, momento en el que quedé huérfano. Hoy dejo de serlo con vuestra elección al adoptarme como hijo del municipio de Santa Pola, al que como manifiesto de amor y en contraprestación deseo servir y honrar aún más a partir de ahora.
Hoy me concedéis el honor de ser hijo de nuevo y, con ello, me permitís la emoción y la alegría de volver a tener una madre y un padre por quienes inquietarme contándoles lo bien o lo mal que me va en la vida.
En verdad, jamás pensé que iba a tener a tantas personas que me apreciaran y a las que yo apreciara tanto”.
Para finalizar, la alcaldesa le entregó el Escudo de Oro del Ayuntamiento de Santa Pola, el diploma oficial donde consta que es Hijo Adoptivo, y una reproducción de la placa que se ha colocado en su honor en la plaza del Calvario.
“Me habéis emocionado, me habéis llenado de orgullo, me habéis hecho llorar y me habéis hecho sentir el hombre más feliz que se puede ser” declaró finalmente Zaragoza.

 
 

Portafolio

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

A LAS TRABAJADORAS SOCIALES DE SANTA POLA
Carlos A. Pinto 23 de diciembre de 2020
A ROBERTO LÓPEZ
María del Carmen López Pomares 23 de diciembre de 2020
CUANDO EL KARMA EMPIEZA A DEVOLVER A CADA UNO LO SUYO
Roque Miguel Alemañ Bonet 20 de noviembre de 2020
OBITUARIO JULIO BAEZA
Manuel Ortuño Cerdá-Cerdá 20 de noviembre de 2020
Es una vergüenza
Elvira Castro Plaza 6 de marzo de 2020

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.